Violentos y semi pacíficos.

0 647

La nueva captura de Emilio Berkhoff, el auto declarado indigenista revolucionario con casi una tonelada de cocaína base, equivalentes a 4 millones de dosis y avaluadas en 8 mil millones de pesos, marca un nuevo hito en su historial criminal.

No sabemos cómo será el proceso, ni cuánto tiempo pasará en prisión efectiva. Sin embargo su apresamiento en conjunto con otros cómplices, todos con antecedentes penales, y el inmenso cargamento de droga deja varias cosas -más o menos dichas y más o menos calladas- a la luz del día.

La primera de ella es la vinculación del terrorismo indigenista del sur con la droga y con los grupos terroristas internacionales.

Varias veces el Gobierno de Chile fue informado por el de Colombia de las relaciones de las FARCs con los movimientos indigenistas y comunistas chilenos.

La droga y su comercialización ha sido en todos los países latinoamericanos la fuente del financiamiento del aparato guerrillero, al punto que se acuñó la expresión del “narco guerrillero”.  Colombia es el decano en la materia, y ha sido el maestro de los chilenos.

A este propósito, se recordará que el año 2015, Radio Bío Bío de Santiago informó que “tuvieron acceso a más de 290 correos electrónicos (del computador del líder de las FARC Raúl Reyes) que evidencian estrecha relación entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, (…)   con militantes del Partido Comunista chileno. Dichos emails dan cuenta de apoyos en instrucción guerrillera a mapuches, creación de grupos de apoyo internacional, difusión comunicacional de las FARC y gestiones políticas que se le encargaban a militantes comunistas para fines de la organización clandestina”. [i]

Por lo tanto, la tonelada de droga de Berkhoff y secuaces no constituye ninguna novedad, pero sí una demostración de cuánto está instalada en Chile la nefasta experiencia guerrillero-terrorista colombiana.

Súmese a lo anterior que ya han pasado 20 años en que los organismos de inteligencia del Estado han sido literalmente pulverizados y la guerrilla sureña no ha hecho más que crecer en violencia y descaro.

Por su parte, las constantes libertades otorgadas por la Justicia al mismo Berkhoff, hoy nuevamente detenido, muestran la permisividad de ese Poder del Estado en no hacer cumplir la ley y en perjuicio de la seguridad de los chilenos.

Para revertir esta situación el actual Gobierno presentó hace pocas semanas un proyecto de ley que busca reorganizar el aparato de inteligencia del Estado y le dio extrema urgencia.  Sin embargo, el presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara, diputado Jorge Brito (RD), no puso en tabla su discusión, y todos los diputados de oposición -desde el PC hasta la DC- manifestaron que no se podía estudiar la iniciativa en el período de coronavirus…

Diputado Jorge Brito (RD)

O sea, sabotaje a cualquier iniciativa que intente reponer el estado de derecho en la Araucanía.

Esta es la segunda cosa que queda clara a los ojos de todos. La connivencia entre los delincuentes y los semi pacíficos, sean ellos políticos, jueces o participantes de la “segunda línea”.

Mientras estos personajes continúen enquistados en los repliegues del aparato estatal; sea del Congreso, los Tribunales, o las universidades, difícilmente se conseguirá neutralizar la acción de los violentistas, pues siempre éstos encontrarán un juez indulgente, o un diputado que denunciará la represión excesiva de los Carabineros.

En realidad, más peligrosos que los Berkhoff y cía., son los “semi pacíficos” ubicados en lugares estratégicos.

Urge dividir las aguas. O se está con el orden y la vigencia del Estado de Derecho, o se está en contra. No caben terceras posiciones.

Es lo que Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó: “Sea tu lenguaje Sí, sí; no, no; pues lo demás viene del maligno”, (Mateo 5:37).

Sí, los “semi pacíficos” hacen parte del “maligno”, tanto o más que los violentos; con la “ventaja”   -para ellos- de no asustar a los incautos.

¡Cuántos chilenos venimos hace tantos años prefiriendo la “calma” y escondiendo la cabeza en la arena! Lo que no ha impedido que en el horizonte las nubes estén cada vez más cargadas de tormentas.

Es la lección que nos deja este nuevo episodio del terrorismo criminal.

Credo; pasado, presente y futuro de Chile

Quien quiera ver el detalle de esa correspondencia basta buscarla en https://www.biobiochile.cl/noticias/2015/07/31/los-estrechos-lazos-entre-las-farc-y-el-pc-chileno-que-fueron-plasmados-en-casi-300-correos.shtml Se sorprenderá.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.