“VAMOS ORGANIZANDO LA REVOLUCIÓN”

1 667

 

Pasando hace pocos días atrás por la Avda. Vivaceta en Santiago,  me encontré con el cartel que ilustra este comentario: “En la Universidad, el Liceo y la Población, VAMOS ORGANIZANDO LA REVOLUCIÓN. GAP 22 años”.

De inmediato me vino la pregunta: ¿Este cartel está anunciando lo que realmente están haciendo; o, están queriendo mostrar algo que gustarían de hacer pero que no lo consiguen? ¿Este cartel es un resabio de nostálgico de los años 70 o es una realidad que las apariencias no nos permiten ver con toda claridad?

Algunos hechos ocurridos en esta misma semana me dieron la respuesta a la interrogante. Pasemos a verlos.

1.- Visita de dos parlamentarios al asesino y secuestrador Palma Salamanca.  

El hecho, de pública notoriedad, constituye un escándalo por donde se lo mire. Dos miembros del Congreso se entrevistan con el asesino de un miembro del Senado,  desconociendo no sólo el Estado de Derecho, del cual ellos son representantes, sino también negando la mínima solidaridad que deberían tener para otro miembro del mismo Poder Legislativo.

Peor aún fue la reacción del conglomerado de partidos de la ex Nueva Mayoría. En mayor o menor medida, todos terminaron minimizando o adhiriendo. El PC denominó como “destempladas” las críticas a la reunión.

Probablemente la moción de censura a los parlamentarios Boric y Maite Orsini no terminará sino en un corto comunicado y sin medidas concretas. Con lo cual, ya no serán sólo dos Parlamentarios a ensuciar la honra de la Cámara, sino que la Cámara como un todo quedará en una connivencia con el crimen.

En conclusión, el Estado de Derecho perderá su nítida diferencia con el Estado de caos o de beligerancia.  Exactamente lo mismo que ocurrió en la década de los 60’.

“Vamos preparando la Revolución”.

2.- Violencia por ocasión de la mmuerte de un joven mapuche en operativo de Carabineros.

Como consecuencia de un hecho que hasta el momento no ha sido dilucidado enteramente,  como fue el robo con intimación a las profesoras de la Comuna de Ercilla,  con resultado de muerte para el joven Camilo Catrillanca, se desató una verdadera ola de odio, violencia y atentados a la propiedad, perfectamente sincronizados, a lo largo de todo el País.

Una de las profesoras asaltadas declaró con posterioridad al robo: “Allá todos los días hay tipos de guerrilla. Escuchamos de nuestra escuela todos los días disparos, todos los días. Y gritos para allá y para acá, el helicóptero… entonces ya estamos acostumbrados. Pero siempre era como ‘en el otro lado’, no era acá, a nosotros”.

Sin embargo, el Presidente del Colegio de Profesores no apoyó a las víctimas de su gremio, pero sí criticó la represión de Carabineros.  Similar actitud tomó el ex intendente y actual Senador de la DC, Huenchumilla y todos los representantes de la oposición, exigiendo el regreso inmediato del Presidente.

Es claro que los Carabineros no deben ultrapasar el marco legal en el ejercicio de su misión. Sin embargo, no se puede poner en pie de igualdad los eventuales excesos de Carabineros con el acoso de los terroristas. Pues, lo que motiva a los primeros es la defensa del Estado de Derecho y a los últimos, la desarticulación del Estado.

En definitiva: “Vamos preparando la Revolución”.

 

3.- Tramitación del Proyecto de “Aula Segura”

Todo el País tomó conocimiento a través de los medios de comunicación del completo desborde de la violencia al interior de varios e importantes colegios de la zona Metropolitana.

Como se sabe, delante de este clima de verdadera revolución al interior de colegios el Ejecutivo presentó el proyecto “Aula Segura”, como un modo de revertir la situación.

Después de varias semanas de discusión, de cambios y de negociación, el proyecto salió a luz, con verdaderos “dolores de parto” y disminuido, en toda la medida de lo posible, los mecanismos represivos del colegio delante de los alumnos violentistas.

¿Cómo entender que políticos conscientes puedan poner trabas a una iniciativa que sólo busca que los alumnos que no quieren estudiar puedan ser expulsados de esos establecimientos, en beneficio de la gran mayoría que sí quiere estudiar?

La única respuesta es: “Vamos preparando la Revolución”.

***

Finalmente, no me quedó más que concluir que quienes redactaron el cartel en comento no son nostálgicos de los 60’ sino agitadores muy activos, bien organizados y con un objetivo claro: Hacer la Revolución.

¿Lo conseguirán?

Dependerá de Ud., de mí y de la gran mayoría de los chilenos de paz, delante de esta agresión.

Credo; pasado, presente y futuro de Chile.

 

Déjanos tu opinión

1 Comment
  1. Julio Basoalto Vergara says

    No me preocupan estas extemporáneas y minúsculas manifestaciones. Si bien a nombre de la “democracia” se toleran estas torpes expresiones, la gran mayoría de los chilenos las rechazan con mucha fuerza y su acción solo queda reducida a emblemáticos lugares y establecimientos invadidos solo por ellos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.