Un excelente fallo y una inquietante intervención extranjera

0 168

En las vísperas de día de la Inmaculada Concepción, mientras miles de chilenos piadosos y con fe caminaban rumbo al Santuario de Lo Vásquez para  pagar sus promesas, agradecer algún favor recibido o pedir por una necesidad apremiante a la Madre de Dios, el Tribunal Constitucional daba a conocer un fallo categórico en el que se declara que la objeción de conciencia institucional es un derecho que pueden ejercer las instituciones de salud, sin perjuicio de que presten servicios con fondos públicos.

Lo anterior cierra las puertas a los abortistas que pretendían obligar a los hospitales privados a practicar abortos, negándoles hacer uso del derecho de objeción de conciencia para restarse a matar seres no nacidos.

Cuando se discutió y posteriormente cuando se aprobó la ley de aborto la ex Presidenta Bachelet sostuvo que la ley no obligaría a nadie a practicarlos; que sólo facultaba a quien lo quisiera hacer, que aumentaba las libertades individuales, etc.

A poco andar, establecieron protocolos que en la práctica hacían imposible que un hospital pudiera ejercer sus derechos de objeción y quisieron disminuir incluso las objeciones del “personal médico” dejando reservado el derecho exclusivamente a los facultativos, cosa que fue desecha en la discusión del Congreso gracias a los parlamentarios y senadores pro vida.

La relación del Fallo del Tribunal Constitucional con la Fiesta de la Inmaculada Concepción es más que elocuente. El principal título que la honra entre todas las creaturas, es la de ser “Madre de Dios”, Aquella de quien nació Dios.

De ese Sí que Ella dijo al Arcángel San Gabriel cuando le anunció que de Ella nacería el Mesías, se encarnó el Verbo. De ese “Sí”, dado por la Santísima Virgen,  participan todas las madres al dar a luz a un hijo. Hay por lo tanto entre el “Sí” de María y el “sí” de la más humilde de las madres, una perfecta armonía.

Por todo lo anterior, el Fallo del Tribunal Constitucional, si bien no atiende todos los anhelos de quienes tienen Fe, al menos representa un paso en la dirección verdadera. Y el desconcierto producido entre los abortistas muestra que sus consecuencias no serán pequeñas.

Una inquietante intervención extranjera

 

En sentido opuesto al comentario anterior, causa una grave inquietud la intervención del Embajador cubano en el territorio de la Araucanía, quien ha visitado en varias oportunidades la zona y la semana pasada promovió un acto en el cerro Ñielol, en conjunto con familiares del fallecido comunero Catrillanca.

Para nadie es un misterio que un embajador del comunismo cubano en Chile, no puede ser un mero diplomático.  En el caso específico del embajador  Jorge Lamadrid, de acuerdo a información proporcionada por el cubano experto en inteligencia de su país, Enrique García y publicada por el portal “El Libero”: “Jorge Lamadrid Mascaró pertenece a la Dirección de Inteligencia Militar cubana. Este servicio de inteligencia es el del Ministerio de las Fuerzas Armadas de Cuba, pero desde el año 1989 trabaja de manera entrelazada con la DI, Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior”.

Por su parte el gobierno colombiano en repetidas oportunidades y desde hace muchos años viene advirtiendo sobre la infiltración del movimiento guerrillero de su país, las Farcs, con los subversivos de esa zona del sur de Chile.

En resumidas cuentas, la situación que sufre la Araucanía, más que un tema sólo de seguridad interior del Estado, es también un asunto de RREE. El Gobierno chileno debería iniciar una investigación exhaustiva de las andanzas del Embajador cubano en el territorio nacional y, en el caso de que detecte que efectivamente está promoviendo la agitación social, expulsarlo de inmediato como persona “non grata”.

¡Ya basta de la intromisión cubana en Chile!

Credo; pasado, presente y futuro de Chile

 

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.