Roussef, Maduro, Bachelet, etc.

0 26

Las proporciones territoriales y económicas de Brasil convierten a esa nación en una potencia insoslayable dentro de Iberoamérica. Sus ocho millones de kilómetros cuadrados constituyen la mitad de todo el resto de los países sudamericanos.

Por este motivo la destitución de su ex Presidente, Dilma Rouseff, es un acontecimiento político que interesa no sólo a esa nación, sino a todo el resto de los países que forman el Continente.

Para nadie es un misterio que el “bolivarianismo”, un proyecto de “retroescavadora” a nivel latinoamericano, volaba con la fuerza de dos poderosos motores. Uno era el de los petrodólares de Chávez y otro, más silencioso, pero no menos efectivo, era el ex Presidente Lula y posteriormente de Dilma Rouseff.

Con recursos más o menos ilimitados que emanaban de los gobiernos de estas dos naciones, fueron surgiendo los gobiernos de Kichner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador , Lugo en Paraguay, Ortega en Nicaragua, y un largo etc. todavía no enteramente precisado, que incluye el avión de ME-O como un “pelo de la cola”.

La semana pasada Roussef fue declarada impedida de ejercer el poder y un millón de personas se dieron cita en Caracas para exigir lo mismo a Maduro en Venezuela.

Así, el avión del “bolivarianismo” se encuentra con sus motores fundidos, sus pilotos enfrentando a la Justicia y sus tripulantes huyendo a destinos más seguros.

Por su parte, el proyecto de “bolivarianismo” nacional llamado “retroescavadora” adolece también de un total descrédito y el gobierno de la NM cuenta sólo con un 8% de adhesión, es decir, el gobierno menos mayoritario de la historia política post 1990. La ex presidente Roussef llegó a declarar, después de su destitución, que Bachelet estaba en la misma situación que ella.

La pregunta que los aludidos actuales mandatarios y ex presidentes prefieren eludir es por qué pasaron de un apoyo que parecía ser mayoritario a un repudio tan generalizado. La pregunta se impone por sí misma, algunas consideraciones pueden ayudar a responderla.  

***

En los regímenes de democracia representativa el Poder se alcanza con el apoyo de la mayoría de los votantes y esta mayoría se obtiene cuando los electores consideran que las propuestas de sus candidatos los interpretan en sus anhelos.

Ahora, como la política está cada vez más desprestigiada, las personas ya no confrontan a los candidatos con sus aspiraciones más nobles en el campo de los principios, sino con lo que ellos prometen a corto plazo. Y como los políticos perciben esta situación, se limitan a ofrecer soluciones fáciles, rápidas y aparentes para problemas complejos y de difícil solución. Es lo que se llama el “populismo”.

Pero el problema se suscita cuando, a poco andar, el gobierno electo no sólo no soluciona lo que había prometido, sino que, peor aún, agrava mucho más la situación general del país.

Entonces los incautos, que en su gran mayoría habían votado guiados por las promesas fáciles y rápidas, retiran de inmediato su confianza y los gobiernos pierden la sustentabilidad.

Sin embargo, estos gobiernos “populistas” no se resignan a perder el Poder y se obstinan en continuar con sus proyectos utópicos. Así se van transformando en gobiernos cada vez más dictatoriales en lo político, más dirigistas en lo económico y más separados del país real en lo social.

Es lo que ocurrió con todos los gobiernos “bolivarianos” y es lo que está ocurriendo con la NM.

A nivel nacional, el ex Presidente Lagos pretende convencer con una candidatura que mantenga la “retroescavadora”, sólo que en manos de un maquinista más diestro.  Por su parte, Piñera hasta ahora juega el mismo “esconde/aparece” de Sarkozy en Francia, apariciones y reservas que naturalmente terminarán en el lanzamiento de su candidatura.

Lo que, hasta ahora, está completamente ausente del escenario político es alguien que, como el niño de la fábula, denuncie que “el rey está desnudo”. O sea, que sepa interpretar los anhelos de orden y estabilidad que constituyen el sustrato de la mentalidad nacional y se oponga decididamente a todas las quimeras del socialismo y comunismo.

©Credo Chile.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.