Pompeo y los pirómanos

0 161

No hay duda que Pompeo –fiel a su nombre- vino a intentar apagar un incendio intencional de carácter continental.

¿El nombre de los pirómanos?

En el plano internacional, el primero se llama China que, con su inagotable dinero, fruto de un trabajo de semi-esclavitud, está comprando medio mundo. El segundo es Rusia, hoy triste pero activa comparsa del primero. El tercero, el más insignificante pero no el menos peligroso, se llama Maduro, que se encarga de abrir las puertas del Continente a sus cómplices.

Entre los pirómanos internacionales y nacionales se encuentra la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Sra. Bachelet, quien en esta semana a propósito de Venezuela estampó una frase para el bronce: “sería bueno” viajar a ese país en un “plazo corto”.

En el plano nacional los pirómanos son los mismos de siempre. El más evidente es el PC que en esta semana “rompió vestiduras” contra la DC por el apoyo a la idea de legislar sobre la reforma tributaria. A su lado, con una actitud de supuestos “incorruptibles”, están los del FA, menos bulliciosos pero siempre listos para dejar caer la guillotina sobre sus aliados “sospechosos”.  

Lo que une a todos estos pirómanos es el deseo de ver incendiarse al mundo organizado en el respeto a la libre iniciativa y al derecho de propiedad privada. De esa sociedad, ellos no quieren aprender nada y buscan destruirla hasta sus fundamentos. En una palabra, reducirla a cenizas para establecer el régimen de miseria que hoy viven los todos los países sometidos a la ideología marxista.

¿Una prueba?

Al mismo tiempo que las izquierdas, capitaneada por el PC, se indignan por la aceptación de la idea de legislar en la reforma tributaria, nada dicen de la situación de miseria en que se debaten diariamente los venezolanos que no han conseguido escapar y que sufren el hambre, la sed y la obscuridad.

Ni tampoco se oye una palabra de censura a la situación de opresión laboral, pésimos sueldos, ninguna asistencia social, hacinamiento, etc. en que viven los millones de obreros que –como en las antiguas galeras– reman para producir la riqueza que administra el todopoderoso PC chino.

Por estas mismas razones el pirómano Teillier se declaró contrario a la visita del Sr. Pompeo:”Y yo creo que a eso viene Pompeo, a tratar de establecer su hegemonía sobre (el Grupo de Lima)”

Sí, el Sr. Pompeo tiene una difícil misión en el Continente, porque además de las permanentes acciones para encender a América Latina como a un nuevo Vietnam, sus aliados parecen tímidos frente a esa embestida.

Así, el Presidente Piñera, primero a ser visitado por la alta autoridad norteamericana, quiso dejar en claro que su actitud en apoyo a una Venezuela libre se limitaba sólo a las acciones “democráticas y pacíficas”. 

Curiosamente el Presidente, al hablar de solución pacífica, no se refirió a la presencia de tropas rusas y cubanas en ese país. ¿Cómo pretender que se llegue a acuerdos “pacíficos y democráticos” con las fuerzas de seguridad e inteligencia de Cuba que se han infiltrado en los más altos niveles de gobierno y de las fuerzas de seguridad de Venezuela? ¿O con un despliegue de 99 soldados uniformados y dos gigantescos aviones militares de transporte de Rusia que recién aterrizaron en Venezuela?

Curiosa omisión.

Otro “aliado” del Sr. Pompeo, el Presidente Duque de Colombia, intenta inútilmente dialogar con los remanentes de la guerrilla más asesina de la historia del Continente y se muestra lento en la erradicación de los campos de coca que posee la guerrilla como principal fuente de financiamiento.

En una palabra, los pirómanos, a pesar de las apariencias, tienen grandes ventajas. Los cuidadores del campo miran para el lado mientras ellos empapan de bencina sus antorchas incendiarias.

Algo similar a lo que ocurre en la Araucanía, donde los atentados incendiarios ya no causan la menor sorpresa y se han transformado en una permanente pesadilla de quienes allí intentar trabajar honradamente.

Por el bien de nuestro País y del Continente le deseamos éxito al Sr. Pompeo.

Credo; pasado, presente y futuro de Chile.

 

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.