Monumento histórico a la pobreza

0 61

La polémica suscitada respecto a la declaración como monumento histórico de la “villa San Luis”, merece un análisis más sereno; pues, detrás del hecho –claramente expropiatorio- se esconde otro aspecto que no ha sido debidamente considerado.
Es natural que las sociedades quieran guardar memoria de sus éxitos y logros pasados. Esta evidencia se verifica desde los obeliscos y las pirámides de los egipcios, hasta la “casa Italia” de Valparaíso, (cada uno guarda lo que puede).
Sin embargo, igualmente verdadero es que las sociedades quieran borrar de su memoria los signos de sus derrotas, de los tiempos aciagos, de los fracasos que experimentaron. No se guarda como “monumento histórico” una casa destruida por un terremoto, ni los restos que dejó un tsunami. Al contrario, las sociedades con vida, de inmediato tratan de revertirlos, reconstruyendo lo devastado por las inclemencias naturales o provocadas.
La declaración como “monumento histórico de la villa San Luis es un contrasentido, pues, constituye un “memorial” a la pobreza producida por la economía marxista de la UP.
En efecto, el conjunto arquitectónico tiene todas las características de una pequeña Moscú: construcciones bajas, feas, grises y tristes.
Al lado de ellas, se yerguen las construcciones de la economía privada (capitalista dirían los socialistas). En ellas se aprecia todo lo opuesto. Los edificios (de un gusto discutible) muestran riqueza, prosperidad y bienestar para quienes ahí trabajan.
Se diría que la medida de mantener el resto de esas construcciones de la UP corresponde más a la intención maquiavélica de parte de alguna autoridad anti socialista, con el objetivo de dejar memoria de lo que produjo el socialismo en Chile.
Pero no fue así. La campaña por declarar monumento histórico a la mencionada villa de la UP, se orquestó precisamente desde la izquierda. Como para perpetuar la memoria de lo que ellos hicieron y pretenden volver a producir: pobreza igualitaria para todos.
Las generaciones más recientes, aquellas que no sufrieron los amargos frutos de la UP, pasarán por ahí y podrán comparar los resultados de la economía marxista y los de la economía privada.
Desde ese punto de vista, y a pesar del carácter confiscatorio (como no podía dejar de ser) de la declaración como monumento histórico de la villa, quizás vale la pena que ella quede “Ad perpetuam rei memoriam” del fracaso histórico del socialismo en Chile.

Aborto: ¿Derecho u obligación?
Otro asunto, que se diría estar muy lejano del hecho anterior, fue la discusión del ejercicio de la objeción de conciencia en el proyecto de ley del aborto que se ventila en el Congreso.
Los promotores de esta iniciativa de muerte, no se cansaron de repetir –al comienzo de su tramitación- que la iniciativa no obligaba a nadie, sino que permitía a aquellas personas que lo deseasen, a practicar o realizarse un aborto. Desde ese punto de vista, decían ellos, el proyecto ampliaba las libertades individuales.
Llegada la discusión al punto en que se encuentra hoy, se reveló el verdadero carácter del proyecto. La “libertad” será sólo para quienes quieran asesinar al niño no nacido. Ella no se podrá ejercer por parte de quienes se quieran omitir –por razón de conciencia– a hacerse cómplice del asesinato.
Así, se demuestra que por detrás del aparente carácter liberal de la iniciativa gubernamental, lo que existe es precisamente lo opuesto. Colocar una piedra más en la verdadera dictadura de la “cultura de la muerte”.
Nos podrá preguntar el lector: ¿Qué hay de común entre la declaración de monumento histórico de la villa San Luis, con la limitación -casi completa- del ejercicio de objeción de conciencia en la práctica del aborto?
La respuesta es simple: el socialismo omnipresente, que por un lado pretende reducir a todos a la pobreza y, por otro lado, promueve la amoralidad y el fin de la familia.
Lo que está en juego en las próximas elecciones es saber si queremos volver a la “villa San Luis” para todos los chilenos, o a progresar en los rumbos de la civilización cristiana, en el respeto a la propiedad privada y al derecho de nacer.
Credo Chile

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.