Marcha por las dos vidas: un acto de militancia

0 297

La marcha en contra del aborto y en defensa de las dos vidas que tuvo lugar el pasado sábado fue, sin duda un acto de militancia.

Los cerca de 10.000 participantes, en general constituidos por grupos de familias que marcharon junto a sus pequeños hijos enfrentaron dos grandes adversarios.

El primero, la apatía e indiferencia con que fue recibida por los medios de comunicación. Si se compara el inmenso despliegue publicitario que los medios de comunicación, sin excepción, dieron a la marcha feminista del pasado 8 de marzo, con la parca o nula propaganda que dieron a la Marcha por las Dos Vidas, demuestra que quienes a pesar de ello se hicieron presentes, lo hicieron por auténtica convicción.

El segundo adversario era el miedo. Nadie de los presentes desconocía que la última marcha en defensa de la vida, realizada en octubre pasado en ese mismo lugar, por la Alameda partiendo de la Plaza Italia, terminó en una brutal agresión organizada por parte de quienes se dicen favorables a la libre expresión.

Carabineros estaba tan consciente del riesgo que corrían los manifestantes que dispuso una protección proporcionada a la amenaza. Esta vez los abortistas prefirieron no presentarse, pues sabían que los participantes estaban dispuestos a enfrentarlos, con la serenidad y la entereza de quien sabe está en la buena causa.

Es probable que algún lector nos diga que eran muy pocos participantes, si se compara con la de las feministas.

Respondemos que es verdad. Pero lo que interesa más no es la cantidad, sino la convicción de los participantes. Y quienes enfrentan la apatía y el riesgo de ser objeto de atentados, son personas con verdadera convicción.

¿Cuántas de las asistentes a la marcha del 8 de marzo conocían todas las reivindicaciones de sus organizadoras?

Ciertamente que no era una mayoría de ellas.

Lo que se concluye es que el combate que está por delante será entre dos minorías. La compuesta por quienes están seriamente convencidas de que hay que defender el derecho de nacer y hacen esfuerzos para promoverlo;  y la otra compuesta por quienes, al contrario, están por la muerte libre, general y gratuita de los niños por nacer.

¿De cuál minoría querrá Ud. hacer parte?

Muy bien si opta por la vida. Pero recordemos: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”.

Y no hay duda que Su voluntad es que tomemos parte activa en este combate de “vida o muerte”

Credo; pasado, presente y futuro de Chile

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.