“Levante las manos y entregue el botín”

0 172

La fórmula clásica de los ladrones para intimidar y conseguir quedarse con el botín consiste en dos pasos simples: “levante las manos”, es decir no reaccione; “entregue el botín”, o sea sólo así Ud. salva su vida.

Fue ésta misma fórmula la empleada por cinco senadores la semana pasada para quedarse con un botín de $347 mil millones de pesos. El botín en cuestión ciertamente es el más grande de la historia de los robos en Chile.

Sin embargo, como corresponde a ladrones expertos, estos senadores camuflan la operación de latrocinio con el nombre de “nacionalización”. Es decir los fondos de ahorro de los chilenos confiados a las AFPs (el botín en cuestión), no pasan directamente a sus bolsillos particulares, sino al “Estado”. Pero como el “Estado” es administrado por los políticos, a poco andar, si se materializa el robo, ellos contarán con esa módica suma de dineros para comprar votos, financiar campañas políticas (nacionales e internacionales), atender necesidades urgentes del “Estado”, como permanentes viajes de comisiones y mil otras medidas “de bien público” que ellos copiarán a Argentina y Venezuela que hace mucho ya dieron el mismo “golpe” y para lo cual podrán ser instruidos vía “zoom” por los expertos en este tipo de operaciones.

El resultado será siempre el mismo: los particulares egoístas -Ud. y yo- quedaremos sin los ahorros para nuestra vejez; y el “Estado” -siempre generoso y buen administrador- quedará rico para atender las necesidades de “todos y todas l@s chilen@s”.

¿Le parece justo?

La Presidenta de la CUT afirmó el pasado 1° de mayo que sí, que es lo mínimo que se puede pedir. Los políticos de toda la izquierda, si bien no se suman a este asalto, miran con cómplice indiferencia y no pocas ganas que se materialice, sin que ellos se tengan que “ensuciarse las manos”.

Pero, quizá lo más increíble en toda esta operación es la insensibilidad de las víctimas.

Sí, delante de un robo de esta naturaleza, debería haber por parte de todos los que han puesto su confianza en esos instrumentos de ahorro previsional y que serán “expropiados”; un verdadero clamor de indignación.

Tal indignación pública no se ha oído. El silencio en cuestión se puede deber a dos causas.

La primera es que los afectados consideren insignificante al ladrón: Apenas 5 senadores que presentan un proyecto inconstitucional. La segunda es la confianza en las instituciones y la estabilidad nacional.

Sin embargo, ninguna de estas dos razones es convincente.

En efecto, si es verdad que sólo cinco senadores es poca cosa, no deja de ser menos cierto que el movimiento “No + AFPs” cuenta con el respaldo de un sinnúmero de resentidos y envidiosos que consideran una injusticia la existencia de fondos de pensiones que no sean del Estado y que no sean “solidarios” con los que no cotizan. Todos ellos, con Messina a la cabeza, cumplirán el rol de darle respaldo social a este proyecto.

Por otra parte, la confianza en la estabilidad de las instituciones y de las disposiciones constitucionales es el más precario de los respaldos. Si hay algo en lo que hoy no se cree, ni se respeta, son precisamente las disposiciones constitucionales y en general, todas las instituciones del Estado.

Es urgente hacer oír nuestra voz indignada delante de esta y otras iniciativas inconstitucionales. Le pido que envíe urgentemente esta protesta al Presidente del Senado.

FIRME AHORA

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.