La Araucanía y el nudo gordiano

0 579

Cuenta la leyenda que cuando Alejandro Magno (356-323 a. C.) se dirigía a conquistar el Imperio persa, tras cruzar el Helesponto, conquistó Frigia, donde le enfrentaron al reto de desatar el famoso nudo gordiano. Este nudo era conocido porque nadie podía desatarlo. Alejandro Magno resolvió cortarlo con su espada, diciendo, de acuerdo a la narración de Curcio Rufo: “Es lo mismo cortarlo que desatarlo”. Esa noche hubo una tormenta de rayos que simbolizó, según Alejandro, que Zeus estaba de acuerdo con la solución.

Esta leyenda tiene más relación de lo que puede aparecer a primera vista con la situación en la Araucanía.

Existe allí también un verdadero “nudo gordiano” que ninguna autoridad pública ha sido capaz de desatar. Tal “nudo” está compuesto de varias cuerdas que se entrelazan de modo cada vez más apretado.

Una de esas cuerdas es el fondo de malestar difuso de descendientes de mapuches inconformes con las políticas públicas del Estado en su favor y que mantienen una hostilidad permanente a todo lo que sea “huinca”.

Otra cuerda está constituida por la situación de precariedad económica en que viven muchas familias de campesinos de origen mapuche, azuzadas por sectores ideológicos que les explican que la causa de su pobreza se encuentra en que ellos no disponen de su territorio en autonomía.

Sin embargo, la cuerda “maestra” y que ha conseguido destruir el estado de derecho en la región, la constituye el terrorismo subversivo aliado al narcotráfico, que ha sabido disimular sus objetivos bajo los ropajes de la “causa mapuche”.

El enlace de todas estas “cuerdas” está asfixiando la región. Los emprendedores, agricultores, camioneros e incluso los propios mapuches no identificados con la rebelión, están llegando a una situación en la cual, o ellos se defienden por sus propios medios, o terminan teniendo que salir de la región, o muertos.

Frente a este cuadro que es patente para todo el País, el presidente Piñera no ha tenido el coraje de replicar la actitud del gran Alejandro, “cortar el nudo con su espada”.

Pero, me preguntará el lector, ¿qué quiere decir con “cortar el nudo con su espada”?

La respuesta es simple. De las tres o cuatro cuerdas nombradas, hay una sola que es la más letal y la que constituye el motor del conflicto: el terrorismo aliado al narcotráfico. Ella es letal porque tiene armas, recursos provenientes de la droga, entrenamiento guerrillero y voluntad de destruir al Estado de derecho.

Las otras cuerdas, compuestas por el descontento y la pobreza de sectores mapuches, la acompañan en silencio, intimidados por su capacidad destructiva y admirados por haber conseguido mucho de lo que sectores de ellos también quieren, o sea la expulsión de los huincas de la Región.

Cortar el “nudo gordiano” consiste en que el Ejecutivo enfrente con toda la resolución y con todos los recursos que lo dota la ley, la cuerda del terrorismo/narcotráfico. Las otras “cuerdas” son secundarias y podrán ser atendidas posteriormente en algunas de sus legítimas aspiraciones.

Pero mientras no se corte la cuerda del terrorismo y del narcotráfico, ella no sólo asfixiará a la Región de la Araucanía, sino que crecerá como una hidra, que terminará convulsionando a todo el territorio nacional.

Fue lo que ocurrió con el Sendero Luminoso en el Perú; con las Farcs y el ELN en Colombia y lo que está amenazando incluso la tranquilidad del Paraguay, donde el pequeño Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), calculado en no más de 100 hombres y mujeres tiene en vilo a las autoridades de ese País.

El problema es que para “cortar” esa cuerda se necesita resolución y valentía para enfrentar a la izquierda nacional e internacional, que en el fondo hace parte de las mismas hebras lo componen. Y si hay algo de lo que el presidente Piñera parece carecer es de resolución y valentía.

Ciertamente que él no pasará a la historia como lo hizo Alejandro, conocido como “el magno”. Muy probablemente sea lo contrario, quien tanto quiere ser estimado, podrá pasar a ser llamado: “el insignificante”.

Juan Antonio Montes Varas

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.