¿Qué buscan los incendiarios de la estatua del General Baquedano?

0 503

Siguiendo la consigna de la diputada Pérez: “vamos a quemarlo todo”, la estatua del General Baquedano terminó incendiada este viernes pasado por una horda de unos 600 desconocidos que ululaban consignas anárquicas.

Al mismo momento ardía la tumba al soldado desconocido que se encuentra a los pies del monumento.

Tanto el General Baquedano, cuanto el soldado desconocido, representan el heroísmo nacional, la entrega a la Patria hasta dar su vida, la disciplina y todos las virtudes militares y cívicas que han hecho grande a Chile.

Precisamente por eso estos energúmenos quisieron que ellos fueran devorados por el fuego. Los autores de este crimen de lesa patria quisieron dejar de manifiesto que lo que ellos quieren no es sino destruir el pasado con todo lo que él representa de sacrificio, de generosidad y de espíritu cristiano.

¿Con qué objetivo? ¿Para construir qué?

Nada. La consigna es destruir, no hay llamado a levantar nada, no hay propuesta sino la demolición sistemática y permanente del Chile y de los chilenos de bien y pacíficos. Encima de los restos calcinados pondrán un mástil torcido de una bandera pseudo mapuche u homosexual, o una estrella satánica. Ahí habrán concluido su “obra”.

La misma de aquellos que en la Araucanía queman siembras, matan carabineros, amedrentan a la población civil y se van tomando los espacios que otrora pertenecían al Chile de siempre.

Nerón, cuando quemó Roma para ver cómo ardía, no pensaba tampoco qué construiría después. Él sólo quería ver el incendio de la ciudad imperial.  Después culparía a los cristianos de haber provocado el fuego y los crucificaría en los caminos de acceso a la misma ciudad incendiada.

Los videos que muestran el criminal incendio de la estatua del General Baquedano dejan ver, en lo alto del Cerro San Cristóbal, a los pies del cual está la Plaza Italia, la Imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción.

El contraste es impresionante, mientras las llamas devoran la estatua, desde las alturas del cerro la Imagen de la Santísima Virgen parece contemplar desolada, como hijos de esta nación que otrora fue cristiana, profanan sus símbolos.

Tales escenas recuerdan la Pasión de Nuestro Divino Redentor, en su camino al Calvario.

La Iglesia nos enseña que “Cristianos alter Christus”. Todo cristiano es otro Cristo, en la medida en que sigue sus pasos y sus ejemplos. Quienes quemaron la estatua, lo hicieron por el odio a las virtudes que ella representa, y en cuanto tal por odio al Autor de todas las virtudes que es Dios Nuestro Señor Jesucristo.

Por ello, lo ocurrido en este viernes pasado, bien podría ser comparado con una Estación del Vía Sacra que está sufriendo los restos de civilización cristiana en Chile.

Juan Antonio Montes

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.