¿Enfrentamiento o diálogo concesivo?

0 181

Esta semana se han definido los campos en el panorama de los partidos de la oposición al Gobierno.

Las permanentes rencillas al interior del bloque opositor se apaciguaron para dar luz, el martes pasado, a un documento conjunto titulado La oposición avanza hacia una mejor coordinación”.

El documento en cuestión propone en seis puntos lo que será su actitud en lo que resta del mandato actual y ciertamente lo que constituirá el programa de gobierno de ese conglomerado para las próximas elecciones nacionales.

De ahí que sea importante conocer los puntos principales de ella:

1.- Con relación al sistema de pensiones, afirma apoyar unareforma al sistema de pensiones propuesta (…) que asegure la ampliación del pilar solidario, el reforzamiento del rol del Estado y que no entregue ni un peso más a las AFP, si no que abramos paso al desarrollo de un auténtico sistema de seguridad social”.

En una palabra: más Estado, menos particulares.

2.- Sobre materia tributaria propone: “impedir que se lleven adelante modificaciones que reduzcan los recursos indispensables del Estado para abordar necesidades sociales crecientes”.

Nuevamente, más Estado…y más impuestos.

3.- En materia de Educación: 3. No aceptar ningún retroceso a la Ley de Inclusión (…), y no las soluciones simples y efectistas que propone el Gobierno, como es el caso de “Aula Segura”.

Ídem: más Estado, menos derecho de las familias.

4.- Sobre la reforma laboral:Construir acuerdos mínimos frente a la agenda laboral, sobre la base del fortalecimiento de la organización sindical y la negociación colectiva”.

Más poder sindical y más presión a los inversionistas.

5.- Con relación al conflicto mapuche con participación del terroristas: “Ejercer nuestra mayoría parlamentaria para que el Congreso abra espacios institucionales de diálogo con los Pueblos Indígenas, especialmente con el Pueblo Mapuche, avanzando hacia el reconocimiento de la realidad multicultural de un país que debe caminar hacia una integración que acepte la construcción de un Estado plurinacional”.

Es decir la fórmula boliviana-venezolana.

6.- Aborto: “también impulsaremos medidas que nos permitan avanzar en la dirección de una sociedad más participativa, justa y equitativa, especialmente en la igualdad de derechos que moviliza hoy a las mujeres en nuestro país”.

Como se sabe una de las exigencias de la manifestación feminista del 8 de marzo pasado fue precisamente la aprobación del “aborto libre, gratuito y seguro”.

En resumidas cuentas, el documento en cuestión constituye una verdadera “declaración de guerra” al más puro estilo del socialismo bolivariano.

La pregunta que queda en el aire es si la oposición conseguirá someter a todos sus parlamentarios detrás de esta agenda bolivariana, o si, a los tres diputados DC que manifestaron su discrepancia no se les sumarán otros por el camino, incluso del PR.

***

Por su parte, la respuesta del Presidente Piñera ha sido invitarlos a diálogos con él en la Moneda. Convites que han sido recibidos con la mayor de las reticencias, sólo aceptados para no ser considerados como “obstruccionistas” y que dejan al Presidente en primera línea de fuego, lo que le puede costar el prestigio de todo su Gobierno si fracasa.

En realidad, la estrategia gubernamental parece ingenua y peligrosa. Sería como si el Presidente Guaidó llamase a Maduro, por el bien del país, a una conversación para ponerse de “acuerdo” en quién es el Presidente venezolano.

En Chile tenemos una muy triste experiencia de la política de dialogo que llevó la DC con los socialistas, que condujo a Allende al poder y a nuestra Patria al borde del abismo.

Lo que parece más sensato es “llamar a los bueyes por su nombre”. Quienes firmaron esta declaración quieren llevar al País por los mismos rumbos de la agónica Venezuela.

Sí, lo que está en juego en Chile es saber si nuestro futuro próximo será el del socialismo bolivariano o el de los países que se han alejado de esa lacra.

Y lo más urgente es advertir a la población que todavía no percibe esta disyuntiva a apoyar las iniciativas en pro de las libertades individuales, del derecho de propiedad, del derecho de nacer y de todos aquellos que nos conducen a una Patria verdaderamente cristiana y fuerte.

Lo demás lo vemos diariamente en la TV con los reportajes sobre Maduro…

Credo; pasado, presente y futuro de Chile.

 

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.