El PC, ¿más de lo mismo?

0 238

La semana pasada concluyó una reunión de todos los PCs del Continente en la ciudad de Montevideo, entre los cuales, ¡no podía faltar!, el nacional.

Su declaración final interesa no tanto por lo novedoso de ella sino porque da luz a los objetivos finales de esa corriente. Y como, en el caso chileno, los comunistas están comandando la oposición política, es importante conocer cuáles son los objetivos finales hacia los cuales se orientan.

Digamos en primer lugar que la declaración parece sacada de los años 60’. De ahí para acá, los comunistas del Continente “nada aprendieron ni nada olvidaron. Es el mismo lenguaje de la Guerra Fría, los mismos personajes, bien más encanecidos, y lo único que cambia son los nombres de los países que hoy empuñan la bandera roja.

Pasemos a resumir la larga y pesada declaración final.

1.- Como siempre, la causa de todos los males que aquejan a Latinoamérica es la crisis del capitalismo. La única novedad de 2019 es la introducción de un párrafo ecológico: son las empresas internacionales las que “depredan la naturaleza, amenazan la existencia del planeta y la sobrevivencia del ser humano”.

2.- Los comunistas constatan con preocupación el avance de las corrientes de centro derecha en América del Sur y proponen su estrategia para contrarrestarla: “superar la fragmentación existente, promoviendo la más amplia unidad de las fuerzas sociales y políticas para enfrentar al imperialismo y al neoliberalismo combatiendo el sectarismo y el dogmatismo, (…). Reforzando nuestra identidad política y programática”.

En lenguaje nacional, el párrafo anterior quiere decir: revivir la Nueva Mayoría. Es curioso sin embargo, que al mismo tiempo en que se llama a “combatir el dogmatismo” se dice que hay que “reforzar nuestra identidad”, lo que sólo se puede explicar si quienes deben renunciar al “dogmatismo” sean sus “compañeros de viaje”, en el caso chilenos los DC, PS, PPD, etc.

3.- Después de hacer un saludo nostálgico al “Foro de Sao Paulo”, como el mejor instrumento aglutinador de las izquierdas, pasa a saludar a los monstruos originales: “Nuestro respaldo pleno a la Revolución Cubana, que trajo en la práctica la construcción del socialismo en la América Nuestra, bajo la guía de Fidel, Raúl, Vilma, Camilo y el Che y la nueva generación de revolucionarias y revolucionarios cubanos”. De esa “nueva generación” poco se conoce, a excepción de Díaz Canel, una especie de “palo blanco” de octogenario Raúl Castro.

4.- A continuación, la declaración pasa a enumerar cuáles son los países en los que aún brilla la herencia castrista y a los cuales el PC respalda” con entusiasmo: Venezuela de Maduro, Bolivia de Morales, Nicaragua de Ortega y México de Obrador. 

5. Si esos son “los buenos”, naturalmente que “los malo” son “Jair Bolsonaro, acompañado de los sectores más conservadores de la sociedad brasileña, incluso de tendencias pro fascistas”.

6. Concluye la declaración con un llamado a “defender la democracia (que para ellos solo significa la victoria de su secta comunista) como herramienta para consolidar un continente de paz y justicia social en camino al socialismo”.

No habríamos cansado a nuestro lector con este rancio discurso -salvo la inclusión del vocabulario de género- si no fuera que son éstas las ideas que conformarán cualquier unidad de las izquierdas nacionales en los sucesivos enfrentamientos eleccionarios de la vida política nacional.

Como botón de muestra se pueden leer las declaraciones del (la) nuevo (a) Presidente (a) “trans” de la FECh, Sr. (a). Emilia (o) Schneider, en las elecciones formuladas el mismo día en que los comunistas firmaban la suya: “estamos contentos y contentas porque nuestro proyecto, el proyecto del Frente Amplio y, en particular, de mi candidatura a la presidencia, gana (…) Nosotras y nosotros queremos que para que la Fech vuelva a adquirir relevancia para nuestros compañeros tiene que ser una voz importante en el debate y, en ese sentido, no queremos que los estudiantes se queden sin voz en el debate nacional, en especial, en un tema tan importante como la gratuidad”.

Sólo le faltó precisar que su “triunfo” fue con una abstención del 75% de los estudiantes.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.