El controvertido Informe de la Dra. Bachelet

0 333

Cuando un paciente concurre a una cita con el médico normalmente espera tres cosas. En primer lugar que entienda los síntomas de su mal; en segundo lugar que le diga el nombre de su enfermedad y en tercer lugar, que le mande un tratamiento viable de recuperación de su salud.

Fue lo que ocurrió a nivel internacional. La paciente se llama Venezuela y el médico es la Dra. Bachelet. Dada la cercanía ideológica de la médica en cuestión con las causas del mal que aquejaba a la paciente, pocos esperábamos que la descripción de la sintomatología fuera tan clara y lapidaria. Ella no dejó dudas al respecto: Venezuela sufre una grave carencia de vigencia a los derechos de las personas en todos los ámbitos.

Sin embargo, hay algunos aspectos de la consulta que quedaron en un claro obscuro. En primer lugar la médica debería haber señalado claramente cuál es el virus que se encargó de destruir todas las defensas de la inmunidad de esa paciente, es decir el socialismo montado por la dupla Chávez-Maduro, teledirigida desde Cuba.

Al respecto no hubo ninguna palabra esclarecedora. Tal omisión es importante, toda vez que existen muchos pacientes aquejados del mismo “virus” que quieren someter a sus poblaciones a la misma erosión que sufre la paciente Venezuela. Entre ellos se encuentra Evo Morales en Bolivia, la Argentina de los Kirchner, y el matrimonio Ortega en Nicaragua.

Otro aspecto que dejó de desear en el referido Informe de la Dra. fue el no haber denominado el mal que aqueja a esa nación. Ella, siendo Presidente de Chile, no dejó de nombrar, sin cansarse, a la “dictadura” militar como la peor causa de la violación de los DDHH en Chile, ¿por qué entonces no nombró en esta ocasión a la “dictadura” de Maduro como la principal causa de la violación de los derechos de los venezolanos?

Por último, quedó un sabor amargo al momento de dar la receta. Ella dejó el tratamiento en manos del principal culpable de la situación de miseria que vive Venezuela: el Gobierno de Maduro.

¿Cómo se puede entender que al mismo tiempo que ella señala como causante de las violaciones a los DDHH al actual gobierno, le encargue solucionar una crisis creada por su propia gestión? ¿Por qué no sugirió una demanda a la Corte Penal Internacional, tribunal de justicia permanente cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra, de agresión y de lesa humanidad?

Por último, otro aspecto que no se comprende es la tardanza en hacer la consulta. Si los males denunciados en su Informe son tan graves como ella dice, cosa que no dudamos, ¿cómo entender que ella haya demorado tanto en resolverse a hacer la visita? Tal demora obviamente que contribuyó a agravar el mismo mal denunciado, y en cuanto tal, ella es también culpable de la situación que denuncia.

Las reacciones

Otro aspecto interesante para observar fueron las reacciones a que dio lugar el Informe. En primer lugar, del causante del mal. El gobierno Maduro protestó por la “parcialidad” del Informe presentando como descargo 70 consideraciones que no fueron introducidas y que son las versiones propias sobre la situación que sufren los venezolanos. Sus descargos no hacen más que confirmar lo acertado del Informe.

Además y como una prueba incontrovertible de que el virus del “socialismo bolivariano” es una peste que aqueja a muchas naciones, varios Jefes de Estado contaminados por el mismo mal, como Rusia y China a nivel mundial y Nicaragua, Bolivia, y, en grado menor, México y Uruguay, a nivel latinoamericano, también se cuadraron a favor del régimen dictatorial de Venezuela. “Dime con quién andas y te diré quién eres”

En el plano nacional, y recordando las declaraciones del PC a favor de la ex URSS, el Partido Comunista chileno, como no podía dejar de ser, también se alineó a favor de Maduro y condenó a los Estados Unidos como los culpables de la situación que asola a los venezolanos. ¿Cuándo no?

Por su parte el Senador Insulza, que en su calidad de Secretario General de la OEA no hizo nada para evitar los abusos sistemáticos denunciados en el Informe, esta semana se quejó de que no fueran admitidos todos los venezolanos que quieren entrar a Chile. Si tuviera un poco más de vergüenza, él debería reconocer su total inoperancia cuando debió intervenir, o al menos quedarse callado.

Y el sempiterno lacayo del sistema bolivariano, Senador Navarro, en vez de reconocer su actitud de cómplice de la situación denunciada en el Informe, declaró que éste no se debería desechar “a priori”. Si él dice que no se debe desechar “a priori”, quiere decir que le concede cierta veracidad, y si contiene, al menos, una cierta verdad de la situación de opresión y miseria que vive Venezuela, ¿cómo explica su actitud de incondicional y ciego apoyo a los dictadores Chávez-maduro?

El Partido Socialista, domicilio político de la Dra. Bachelet, se encuentra en un tal descoyuntamiento interno que sólo consiguió enterarse del Informe este lunes.

Estas son las consideraciones que nos parece importante puntualizar, junto con nuestra “no sorpresa” por el hecho de omitir la causa – socialismo bolivariano – ni remedios adecuados para esta enfermedad mortal. 

Credo; pasado, presente y futuro de Chile

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.