“Disculpe las molestias, estamos retroescavando”

0 42

No hay ningún chileno que a lo largo de estas últimas décadas no se haya encontrado detenido en una larga fila, al término de la cual se podía leer un amable mensaje: “Disculpe las molestias, estamos trabajando para Ud.”

La indignación por la espera dependía de la credibilidad en la prometida “mejora”. Si se trataba del ensanche de una autopista, de la ampliación de un estacionamiento o de la construcción de una nueva plaza, lógicamente que la molestia duraba poco. La esperanza en la mejora nos consolaba un tanto de los incómodos retrasos.

Quienes hoy circulan raudos por la norte sur o por la circunvalación de Américo Vespucio ya habrán olvidado todo el tiempo que duró su ampliación.

Es precisamente ésta la “lógica” con la cual nos quiere convencer el Gobierno. Las molestias que reflejan las encuestas, son pasajeras, pues ya vendrá la “obra fina” al final de la cual los chilenos nos daremos cuenta de los frutos que la “Nueva Mayoría” consiguió alcanzar.

Sin embargo, sólo el 15% de los encuestados por la CEP está de acuerdo con esta obra. La verdadera mayoría la rechaza categóricamente, al punto de calificar a la Presidente con un 3.3,  la nota más baja obtenida por un Presidente desde 1990.

A pesar de los resultados, la “Jefa de Obras” declaró que ella continuaría con la empresa retroexcavadora: “vamos a seguir trabajando con mucha fuerza para cumplir con los compromisos que tomamos con los chilenos cuando salimos electos”. Tales declaraciones parecen mostrar que se olvidó de las primeras que ella formulaba. Según éstas las reformas se hacían por mandato del electorado que con un 62% de los votantes le había dado el poder de hacerlas. Hoy que el electorado indica que no las quiere más, ella se olvida de atender las demandas democráticas y se obstina en continuar.

Dejando aparte este patético empecinamiento y el desbande de los partidos que integran el actual gobierno, conviene hacer una reflexión sobre los resultados de la última encuesta CEP.

En primer lugar, afirmar que un rechazo tan mayoritario y enfático se deba a una incomprensión de los resultados finales de la obra gubernamental, equivale a decir que la gran mayoría de los chilenos somos incapaces de un juicio ponderado.  Tal afirmación equivale a un verdadero insulto al sentido común de la población, y no hace sino aumentar el divorcio entre la ciudadanía y las autoridades.

En segundo lugar, es importante destacar que los “ratones” ya están abandonando el barco que los cobijó, antes de que éste se hunda. El notorio apoyo a las posiciones de un diputado Boric o Jackson anuncia la creación de un nuevo referente de izquierda aún más dura que la actual NM. No se olvide que el diputado en cuestión acaba de anunciar en su Facebook, su adhesión al “territorio liberado” del Estado de Chile, “Hoy estuvimos en el territorio liberado de Temucuicui…”

El mismo diputado Boric visitó en la misma ocasión a la machi Francisca Linconao,  que se encuentra en la cárcel acusada por el crimen del matrimonio Luchsinger.

Todo lo cual parece anunciar el aparecimiento de un conglomerado político semi anárquico y separatista, tipo “Podemos” de España, con cuyos líderes, por otra parte, no esconden sus relaciones y connivencias.

A lo anterior, se debe agregar que el 62% de indecisos levanta una incógnita sobre la orientación y las opciones a las cuales este porcentaje se podrá inclinar en las futuras elecciones.

Y, por último, el hecho de que los partidos de oposición no hayan conseguido galvanizar el descontento con la izquierda, muestra que su discurso no ha sido lo suficientemente coherente ni claro para representarla.

En definitiva, la encuesta deja un sabor dulce y agraz. Dulce, pues muestra que el canto de sirena de la “Nueva Mayoría”, no consiguió arrastrar hacia al abismo a la gran mayoría de los chilenos. Agraz, pues el surgimiento de una nueva izquierda más radical podrá engañar a muchos en una aventura todavía peor que la actual. Aunque cueste creerlo…

©Credo Chile

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.