Cuba: ¡el peor final! Chile se encamina al mismo abismo.

13 668

hombresQuienes vieron las películas de Hollywod de los años 60’,  se recordarán que ellas terminaban siempre con un “happy end”. Era el triunfo del “bueno” sobre el “malo”.
El restablecimiento de relaciones diplomáticas, ocurrido en esta semana entre EEUU y Cuba, es lo contrario de un “happy end”. No existe ni un malo ni un bueno, todo se arregla olvidando medio siglo de esclavitud y no se pide ninguna señal ni garantía de que el supuesto “malo” cambie de comportamiento.

Peor aún, si Cuba no es el “malo”, forzosamente ese papel lo asumen los EEUU. Son ellos los “culpables” de la situación económica de Cuba por el aislamiento a que sometió la isla. Al final, Fidel Castro aparece como el “invencible” que derrotó al inmenso imperio del Norte.

Este final, si se puede hablar del final de una  tragedia sin fin, representa una inmensa injusticia.

En primer lugar, una injustica contra todas las víctimas del régimen castrista que murieron en los paredones de fusilamiento o en el océano intentado huir de la isla prisión. Una injusticia también contra todos los países de Latinoamérica, en especial Chile, que sufrieron la guerrilla y el terrorismo organizado desde Cuba. Y por último, una injusticia para las próximas generaciones cubanas. Ellas deberán acostumbrarse a ver impunes a los carceleros de sus padres y a continuar en un régimen de  semi-presidio. Prueba de lo anterior es que, esta misma semana en que se reanudaron las relaciones, cuatro deportistas cubanos en Canadá pidieron asilo político a esa nación. Ellos saben que nada cambiará realmente.

¿Cuál será el futuro de Cuba? Lo más probable es que esta nación se encamine por una triste fórmula, similar a la de la China o Viet Nam. Es decir la mantención de un gobierno comunista que controla todo, pero que tolera  un poco de  economía pseudo capitalista, donde las personas podrán tener algo más de dinero a cambio de que no protesten por su falta de libertad.  .

De este modo,  la tragedia cubana continuará, con la bendición del Cardenal Ortega, por no se sabe cuántas generaciones más. O sea, será una agonía interminable por la cual casi nadie se inmuta ni se aflige.

***

Ser o no ser, el dilema del PC chileno

Mientras los castristas celebran su “victoria” en Cuba, sus cómplices chilenos se muestran cada vez más esquivos a la hora de identificarse con el actual Gobierno.

Para nadie es un misterio que el PC considera a sus aliados como meros “compañeros de ruta”. Es decir políticos que les pueden servir transitoriamente para alcanzar el poder total.

Fue así que el PC se unió a la ex Concertación para crear este engendro llamado Nueva Mayoría.  La criatura, a poco andar, está demostrando que no crecerá y que morirá pronto. Los comunistas, que ven de lejos, ya no quieren identificarse con este engendro que ellos mismos crearon. De ahí el repetido postulado de Tellier, de estar “en la Moneda y en la calle”.

Esta semana pareció, sin embargo, que la calle les parece más cómoda que La Moneda.

Eseñorn realidad al Gobierno le está saliendo todo mal. Su Reforma emblemática, la de educación, casi hizo agua esta semana, y no por la acción de la derecha –cuyo comportamiento fue confuso-  sino

de sus propios diputados que lo rechazaron en la Comisión y lo aprobaron en Sala por movidas de último momento del Gobierno. La división de “realistas” (diríamos mejor “gradualistas”) y “retroescavadores” quedó patente y amenaza la sobrevivencia de las otras reformas consideradas por el Programa como “intransables”.

La Reforma Laboral, por ejemplo,  corre el riesgo de pasar por la misma situación en su discusión parlamentaria, pues los favorables a avanzar sin transar, no quieren ningún tipo de moderación, ni si quiera las propuestas por el ex Ministro DC.

El problema es que los “realistas” en el fondo quieren lo mismo que los “retroscavadores”, sólo que saben que mientras más rápido avancen, más difícil será mantener las riendas del Poder. Es, por lo tanto, un problema solo de velocidad con que se lleva el programa de destrucción de Chile.

En el fondo, ya se recreó la misma situación que llevó al suicidio de Allende. Sus elementos más radicales (Mir, Mapu, Izquierda Cristiana, PS, etc.) no querían ninguna concesión ni diálogo. Los dialogantes, tampoco querían que las reformas se detuvieran. Así, el País no podía caminar ni para adelante ni para atrás y se empantanó en esta situación, en medio de la miseria generalizada cuyo desenlace  es  por todos conocido.

bache

***

A rio revuelto, ganancia de pescador.

En nuestros días, los sectores extremistas que quieren llevar el Programa hasta el final, (PPD,PC, sectores del PS y de la DC), saben que cuentan con un 30% de voto “duro” de la izquierda, y quieren  llevarlo para su propio molino. De este modo, lo que se está verificando dentro del Gobierno, es una lucha por saber quién se queda con los votos duros, que representan el filete de la izquierda. Las partes blandas, es decir la DC y otros compañeros de ruta,  parecen no ser del apetito general.

Por eso, la supuesta moderación y la cautela de los Ministros Burgos y Valdés de poco o nada han servido. Los Ministros no han sido capaces de tomar una sola medida que signifique un cambio real y serio de la situación de empantanamiento en que se encuentra el País. Y ya se han comprado las antipatías de sus propios representantes del Parlamento  e incluso de personeros del Gobierno.

En medio de este panorama, es fácil prever que los que saldrán ganado serán los aprovechadores de siempre, es decir a quienes poco les importa si el País se hunde, con tal de que consigan imponer sus postulados ideológicos.

¿Será necesario indicar los nombres?

 

No vale la pena,  los veremos aparece cada vez más en el noticiero nacional como los campeones del neo proletariado.

 

©Credo Chile

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.