¿Centro o izquierda? La fatal disyuntiva de la DC

0 44

No cabe duda que las declaraciones del ex Ministro del Interior y ex diputado DC, Jorge Burgos produjeron una verdadera conmoción no sólo al interior del conglomerado mal llamado Nueva Mayoría, sino también dentro de las mismas filas de ese partido.

Lo sostenido por Burgos parece simple de entender. La coalición que formó la NM con la participación del PC no ha resultado provechosa pues los comunistas coparon la agenda gubernamental,  con las consecuencias conocidas.

Para completar el cuadro, desde la perspectiva del PC, la diputada Vallejos considera que las declaraciones de Burgos, “Apuntan hacia lo mismo de los sectores más conservadores: desarmar a la Nueva Mayoría, el proyecto que más transformaciones le ha entregado a nuestro país. Muchos quisieron retornar a lo que fue la antigua Concertación, y parte de hacer este golpe al Partido Comunista, es una táctica para eso.”

Lo que queda claro detrás de esta conmoción política es que lo que se juega es la continuidad del proyecto Nueva Mayoría y de la propia DC como partido político, con un programa propio.

Como la continuidad de la NM depende en buena medida de la capacidad de la DC de definir sus principios “intransables”, aboquémonos a ver qué posibilidades existen de que la DC sea capaz de definir sus valores y que ellos sean verdaderamente “intransables”.

Hasta ahora lo único que parece claro para todos los DCs es que ellos son un partido de “centro izquierda” y que deben permanecer como tales. De ahí su incomodidad de estar unidos con la extrema izquierda.

Pero ¿qué quiere decir claramente ser de centro izquierda?

De los dos conceptos, centro e izquierda, el único claro es el de la izquierda, pues ella tiene un horizonte definido; la abolición de la propiedad privada y de la libre iniciativa y el papel omnipresente del Estado en la vida del País. Ejemplos concretos de la realización de este programa son hoy Cuba del nonagenario Castro y Venezuela del tirano Maduro.

Lo que no parece claro es lo del “centro”, pues éste  no es sino un punto intermediario entre dos extremos opuestos.  Si,  por un lado, el extremo izquierdo está suficientemente definido por el PC y la política de la retroexcavadora; el extremo opuesto, el de la derecha, está completamente desdibujado y casi inexistente.

Ahora, cuando el extremo derecho no está definido y el extremo izquierdo sí lo está, forzosamente el “centro” -para mantenerse como  tal- debe correrse hacia la izquierda, pues de lo contrario pasará por estar inclinado a la “derecha”.

Y, como la política chilena se ha venido izquierdizando a través de los sucesivos gobiernos de la Concertación, querer hoy volver al panorama de los años 2000, representa un giro a la derecha, por más que este giro sea conducido por un Lagos o algún DC moderado.

De este modo, lo único que le queda a la DC como futuro político es definirse y aclarar sus principios “intransables”. Pero estas dos características, la definición y ser intransable, han sido precisamente las que más ha rehusado la DC desde su fundación. Para definirse y ser intransable, se necesita tener certezas, tener principios, y, de acuerdo a lo expresado por el Senador I. Walker, la DC siempre las ha abominado.

Por eso mismo, ella siempre navegó en la indefinición, manteniendo, eso sí, un rumbo definido: la izquierda. Ahora que ella llegó a puerto con esta unión de convivencia espuria con el PC, si quiere sobrevivir como partido propio y no como “cola del carro” de la izquierda, deberá rehacer todo el camino histórico desde donde partió.

Lo anterior, equivaldría a una conversión a lo Clodoveo: “dobla tu cabeza, fiero sicambro, adora lo que has quemado y quema lo que has adorado”.

Lo que ha “quemado” la DC han sido los principios cristianos que afirman el respeto a la familia, a la propiedad privada y a las instituciones que hicieron grande a Chile. Lo que ha “adorado” han sido el oportunismo y todas las reformas de carácter socialistas que niegan los valores cristianos de la sociedad.

¿Será capaz la DC de una conversión así? No lo sabemos, para Dios nada es imposible; pero si no lo hace, está condenada fatalmente a desaparecer, para provecho de la izquierda, auténticamente izquierdista.

© Credo Chile

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.