Ayer y hoy, dos promotoras de la perversión de los niños

1 857

La polémica ocurrida esta semana recién pasada con relación al video producido y difundido con fondos fiscales por la Protectora de los derechos de la Niñez, Patricia Muñoz, terminó con su retiro por parte del organismo en cuestión.

Se diría que fue un total éxito de quienes lo cuestionaron, pues, consiguieron que sea retirado de circulación. Sin embargo, creemos que no es tal.

En realidad, lo que hubo no fue sino un medio paso atrás para poder dar otros dos adelante.

Veamos un poco los antecedentes ideológicos de la encargada de esta Dirección estatal, dedicada, en teoría, a proteger los derechos de los niños.

Favorable al aborto.

En primer lugar, cuando, Patricia Muñoz, en 2018 asumió su cargo, ella declaró: “El que está por nacer no es un niño”. Al ser consultada por CNN si no le parecía que como defensora de los derechos del niño su postura era “una contradicción”, Muñoz respondió: “Yo protejo al niño nacido (…)  El que está por nacer no es un niño“.

¿Cómo se puede entender que quien se autoerige en Defensora de los Derechos de la Niñez, les niegue el primero y el más elemental, que es el de nacer?

Derecho de tener padre y madre.

Otro derecho fundamental de los niños, consagrado incluso por la Convención internacional de los derechos del niño, es el de nacer en el seno de una familia y tener padre y madre. Ahora, para que se pueda cumplir este derecho, obviamente se debe promover la familia natural y cristiana, en cuyo interior los niños nacerán y crecerán con la debida protección.

Patricia Muñoz, al contrario, considera que lo importante es promover lo que ella llama derechos sexuales y reproductivos, lo cuales, además de incluir el aborto, significan, en la práctica, el amor libre y la destrucción del concepto de familia.

Bajar la edad de consentimiento para relaciones homosexuales.

Pero no es todo. El pasado jueves 3, mientras se cuestionaba el referido video, Muñoz firmaba un acuerdo con el lobby homosexual, para, según informa la página de ese lobby, acordar “diversas medidas y acciones para  garantizar en Chile la plena igualdad de derechos de los niños, niñas y adolescentes lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queer (LGBTQ+)”.

De acuerdo a la misma información, Muñoz se comprometió a trabajar para obtener la derogación del artículo del Código Penal que impide relaciones homosexuales con menores de 18 años.

De este modo, de ser derogado el artículo en cuestión, los niños, a partir de los 14 años podrán ser víctimas de perversión sexual por parte de homosexuales, y no habrá recurso legal para sancionarlo.

Educación Sexual Integral.

Por último, la misma oficina del Estado para defender los Derechos de la Niñez tuvo una activa participación en pro del proyecto de ley -finalmente rechazado- que pretendía introducir una llamada educación sexual promiscua, desde la pre infancia y con total prescindencia  del rol de los padres en la educación moral de los hijos.

Retrotraer a la Revolución bolchevique.

Los conceptos promovidos por la Directora de los Derechos de la Niñez, Patricia Muñoz, coinciden -casi exactamente- con los sostenidos durante la revolución bolchevique de 1917, por la marxista Alejandra Kollontai.

Esta teórica de la revolución rusa propagó la idea de un nuevo orden familiar, que consistía en que las relaciones sexuales deberían ser tan libres y sin consecuencia como tomarse “un vaso de agua”. “Para Kollontái el amor también tenía que ser liberado y las uniones civiles debían tomar el lugar del matrimonio tradicional”.

Ella sostenía además, que “la ‘nueva mujer’, debería liberarse de la opresión del matrimonio, del trabajo doméstico y de la crianza de los niños. Todas estas tareas las tenían que realizar (…) el Estado”.

Las consecuencias de estas políticas, iniciadas durante los primeros años de la revolución bolchevique, fueron tan desastrosas para la población, que debieron ser posteriormente moderadas por Lenin y el Politburó.  ¡Paradoja inverosímil! Sin embargo, hasta hoy, la población rusa es la única en Europa que, en números absolutos, decrece.

Kollontai en la URSS en 1917 y Muñoz en Chile en 2020; un mismo modo de destruir las raíces cristianas de la sociedad.

Como se ve, el tema del video no es sino un “pelo de la cola” en la teoría y en la acción de este nefasto personaje, a la cabeza de un cuestionable organismo estatal. Haberlo retirado de la página web no es sino medio paso atrás para avanzar dos más.

Credo; pasado, presente y futuro de Chile.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.