¡A la luz de las llamas se vive en una Venezuela sin los servicios más básicos!

¡Ayuda a detener el caos que vive el vecino país!

¡Venezuela necesita la visita de la Alta Comisionada Bachelet!

Carta abierta a la señora Bachelet.

Sra. Michelle Bachelet Jeria

Alto Comisionado de los DDHH de la ONU


Valoramos las recientes declaraciones suyas y el envío de una comisión del Alto Comisionado de los DDHH de la ONU.


Sin embargo, no basta.


El Gobierno de Maduro ya no es reconocido por la comunidad internacional, con excepción de los países de la órbita marxista. Es necesario que su oficina se sume a esa condenación internacional reconociendo oficialmente la violación permanente, masiva y sostenida de toda la población venezolana por parte del Estado y la ilegitimidad del estado de cosas actual.


Pedimos que su Oficina solicite el envío de las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas a Venezuela, para que restauren el estado de orden público y vigilen la convocatoria a nuevas elecciones presidenciales, transparentes, informadas y con observadores internacionales.


Sra. Bachelet, le pedimos que continúe dando los pasos necesarios para evitar un derramamiento de sangre en la vecina nación venezolana, que eventualmente puede contaminar a todo el Continente.


Derramamiento de sangre que no solo se limita a las consecuencias de una eventual guerra civil, o a las acciones violentas perpetradas por los esbirros y fuerzas armadas del régimen autoritario de Nicolas Maduro contra la inocente y desarmada población civil de Venezuela, también se suman a estas muertes las causadas por la más cínica desidia del desgobierno.


Desidia que ha llevado a un apagón nacional de proporciones nunca antes vistas en Venezuela ni en la región, casi 80 horas se mantuvo a la totalidad del territorio nacional en penumbras y sin ningún tipo de acceso a la luz eléctrica, sumándose a las fallas usuales del servicio de agua, a la falta de gas para cocinar y a la escasez de combustibles para los vehículos.


Una situación cuanto menos catastrófica, violatoria del más importante derecho humano, del derecho a la vida. Tristemente los hospitales no escaparon de esta coyuntura, también se quedaron sin electricidad y los generadores de respaldo en muchos casos fallaron, significando esto las complicaciones de miles de pacientes que tenían sus esperanzas de vida puestas en respiradores, incubadoras, máquinas de diálisis o cualquier aparato médico que necesite electricidad para funcionar.


Los muertos a día de hoy por consecuencias directas de este apagón se cuentan por cientos, ante la mirada indolente de la dictadura, que los invisibiliza y los borra de las cifras oficiales como si nunca hubiesen existido mientras se quitan la responsabilidad de la falla eléctrica y la achacan a un sabotaje externo y no a su propia ineficiencia y al nulo mantenimiento que han hecho al sistema.


Si un gobierno tiránico, satrapa, dictatorial, cruel, ineficiente, que ni siquiera puede garantizar los servicios públicos más básicos a su población y que mata por acción y por omisión no amerita una visita de la Alta Comisionada, nos preguntamos que podría ameritarla.


Todos los días que pasan agravan más la situación. Hágalo de inmediato por el bien del Continente Latinoamericano, llamado por el Papa Juan Pablo II, el “Continente de la Esperanza.”

Enviar mail a Michel Bachelet

Si al igual que nosotros, te indigna esta situación, te invitamos a manifestarte a través de un correo directo.

Credo, pasado y futuro de Chile.

Por un Chile autentico, cristiano y fuerte.

Logo

Copyright 2019 © Credo Chile