Tradición y Acción por un Perú mayor

0 59

Estimados amigos:

La Comisión de Familia, Infancia, Vida y Bioética de la Conferencia Episcopal Peruana ha publicado en las redes sociales de Internet un oportuno recordatorio de nuestros deberes cívico-políticos, en forma de diapositivas.

En resumen, nos dice que es deber de los ciudadanos “cooperar con la autoridad civil al bien de la sociedad” y que tenemos una “corresponsabilidad en el bien común”, la cual nos exige moralmente “el ejercicio del derecho a voto” (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2239 y 2240).

Además, sintetiza varios peligros a cuya legalización el católico debe oponerse, y que deben ser considerados al escoger nuestros candidatos:
* Aborto
* Uniones homosexuales
* Manipulación de embriones
* Eutanasia
* Socavamiento de la patria potestad (especialmente al inculcar a los menores la aberrante ideología de género)

Nosotros añadiríamos a esta lista las IDEAS SOCIALISTAS en materia socioeconómica, como la pretensión de retroceder al modelo del Estado-empresario, o promover una visión histórica en que los terroristas marxistas del pasado aparecen como idealistas que buscaban la Justicia.

La publicación recuerda que “la conciencia cristiana … no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral” (Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, aprobada por S.S. Juan Pablo II, n.4).

Las diapositivas evocan el contundente rechazo del Papa Francisco a que se enseñe a los niños que el género es eligible (independientemente del sexo), y cita otros textos eclesiásticos que muestran, por ejemplo, que es inmoral y dañino dar reconocimiento legal a las uniones homosexuales u otras formas de convivencia no matrimonial.

Agradecemos a los excelentísimos miembros de dicha comisión episcopal por su orientación a los fieles peruanos.

Que la Santísima Virgen y los santos peruanos nos inspiren las decisiones adecuadas, que permitan al Perú prosperar en armonía con su identidad cristiana, y no decaer bajo el yugo regresivo de ideologías anticristianas.

Atentamente,

Renzo Álvarez A.
Secretario
Tradición y Acción por un Perú mayor

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.