Opiniones divididas en la Iglesia por traslado del terrorista Santrich

11

La polémica sobre el traslado de Zeuxis Pausias Hernández Solarte (Jesús Santrich), del hospital El Tunal a la fundación Caminos de Libertad, llegó este fin de semana al seno de la Iglesia. Altos cargos de la curia católica manifestaron su descontento por la decisión de la Conferencia Episcopal de acoger al exguerrillero, acusado de narcotráfico, por razones humanitarias.

Una de las más importantes voces de rechazo es la de monseñor Pedro Mercado, presidente del Tribunal Eclesiástico, quien dijo: “Me preocupa la situación de salud de Santrich, pero a mi juicio debieron buscarse opciones distintas dentro de los cauces ordinarios existentes en el sistema judicial y penitenciario colombiano, y no crear esta situación única y excepcional”.

Y monseñor Alirio López, recordado por su programa distrital Goles en Paz, expresó: “Me aparto de la decisión de la Conferencia Episcopal de recibir a Santrich en la fundación. Me parece que esto traerá consecuencias morales y jurídicas. (…) Me parece que están abusando de la actitud samaritana de la Iglesia”. López opinó además que Santrich debería volver a un centro de reclusión y ser extraditado. 

“Él no tuvo en ningún momento un gesto humanitario con los secuestrados bajo su poder, que también aguantaban hambre. Y si la Fiscalía y la DEA lo encontraron culpable de tráfico de drogas, que asuma las consecuencias”, afirmó.

Sin embargo, los religiosos consultados aclararon que no hay una fractura en la Iglesia católica. “No creo que deba hablarse de divisiones. Hay en la Iglesia, como en todas partes, opiniones distintas sobre este tema, pero siempre dentro de un clima de libertad, respeto y comunión jerárquica”, concluyó monseñor López. 

La Conferencia Episcopal difundió el viernes un comunicado en el cual explica que Santrich se encuentra desde las 10 de la noche del jueves 10 de mayo en la sede de la fundación Caminos de Libertad, que se encarga de acoger, orientar, capacitar y atender a las personas privadas de la libertad en las cárceles y a los ex presidiarios, así como a sus familias.

También dice que se aceptó la solicitud de recibir a Santrich a condición de que se cumplan cabalmente los estatutos de la fundación, en el sentido de que se entienda este gesto como un asunto humanitario y en coherencia con el principio de la Iglesia de defender la vida humana, y de que se respeten las decisiones de orden judicial –en el ámbito nacional o internacional– que se tomen en relación con el caso.

“Con esta acción humanitaria no se pretende en modo alguno obstaculizar los procesos judiciales a los que se encuentra vinculado Santrich, quien deberá responder, en cuanto su salud lo permita, a los requerimientos de los organismos competentes del Estado”, subraya el documento.

En contraste con sus colegas, monseñor Hugo Alberto Torres, obispo de Apartadó, dijo que este caso no da para tanto escándalo. “Lo entiendo más como un acto de misericordia. El principio de solidaridad y caridad va más allá de las situaciones de índole política. Yo respaldo la decisión”, afirmó.

Es importante recordar que desde que se anunciaron los diálogos de paz entre las FARC y el Gobierno Nacional, la Iglesia católica fue enfática en que su postura sería de apoyo a la construcción de paz en el país.

Sobre la polémica en el Episcopado por el caso Santrich, ya empezaron a circular mensajes falsos en las redes sociales. Por ejemplo, uno asegura que el ex guerrillero no podrá ser extraditado por estar en un territorio que es “del Vaticano”.
Hernán Olano, reconocido vaticanista, aseguró que el líder de la FARC solo se puede asilar si lo recibe la Nunciatura (la embajada del Vaticano). 

Durante un plantón en Miravalle, Caquetá, para pedir la liberación de su compañero, Iván Márquez manifestó que la muerte de Santrich sería también la muerte del proceso de paz.

 

Fuente:

http://www.eltiempo.com/vida/educacion/malestar-en-iglesia-por-traslado-de-jesus-santrich-a-fundacion-caminos-de-libertad-216860

Cargando Comentarios de Facebook...