Obispo de Estados Unidos alienta a las parejas casadas a permanecer abiertas a la vida

0 20

«Dios necesita ser parte de todo tu matrimonio, las 24 horas de los 7 días de la semana», insistió el obispo.

El obispo Joseph Strickland de la diócesis de Tyler, Texas, incluyó un poderoso mensaje sobre la verdad del plan de Dios para la vida humana en su homilía del domingo en la solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista.

«Necesitamos a Dios en todos los aspectos de la vida matrimonial», explicó, al mismo tiempo que recordó que «los actos conyugales deben estar abiertos al don de la vida.

Combinando el sacrificio que hizo Juan el Bautista con la enseñanza profética y perenne de Humanae Vitae en el período previo al 50 ° aniversario del documento, el Obispo Strickland desarrolló con armonía la enseñanza sobre el llamado de Dios para el amor casto y el arrepentimiento y propósito de enmienda cuando no se logra.

Los católicos que usan anticonceptivos deben abstenerse de recibir a la Sagrada Comunión, dijo él también, hasta que alineen sus vidas al plan de Dios.

Vivir según el plan de Dios, y no según el mundo

«La misericordia de Dios siempre está con nosotros», dijo el obispo Strickland, «pero su misericordia nos llama a alejarnos de la falsedad y abrazar la verdad sin importar cuán desafiante sea para todos nosotros vivir vidas castas».

Los padres de San Juan, Zacarías e Isabel, son modelos para las parejas modernas, dijo el obispo, porque escucharon la voz del Señor y no del mundo con respecto a su matrimonio y su hijo.

«El “mundo” le dijo a Zacarías y a Elizabeth que estaban locos por hacer la voluntad de Dios en su matrimoni»”, dijo. «Tristemente, el mundo de hoy, al igual que el mundo de Zacarías e Isabel, les dice a los católicos que están locos por hacer la voluntad de Dios en su matrimonio».

Hermosos frutos al cumplir el plan de Dios

Observar los Mandamientos de Dios en todos los aspectos de la vida matrimonial es difícil y desafiante, dijo el obispo, pero da hermosos frutos.

Cuando la gente pregunta por qué Dios debe ser parte del matrimonio, sin darse cuenta han tocado el corazón del problema, agregó.

«No es que Dios necesite ser parte de la unión matrimonial», dijo el obispo Strickland. «Más bien, Dios necesita ser parte de todo tu matrimonio, las 24 horas de los 7 días de la semana».

«Necesitas a Dios en tu vida matrimonial», dijo. «La unión matrimonial es solo una parte de su vida juntos como esposo y esposa. Dios está presente y desea elevar todos los aspectos de su vida conyugal. Y para muchas parejas, Él es excluido de sus momentos más íntimos».

Hoy, muchas personas reconocen que Dios debería estar en el matrimonio, agregó, pero aún le cierran la puerta a los momentos más importantes de su vida juntos.

La unión matrimonial que une a marido y mujer en la intimidad también los hace capaces de generar nueva vida, de participar con Dios en su creación, dijo el obispo Strickland. «Qué hermoso es eso».

La anticoncepción va en contra del plan de Dios

Luego detalló cómo la anticoncepción artificial impide el plan de vida de Dios.

«Un acto matrimonial que afecta intencionalmente la capacidad de transmitir la vida frustra el diseño sagrado y el hermoso plan de Dios», dijo el obispo de Texas.

Citando el documento pionero del Papa Pablo VI , promulgado el 25 de julio de 1968, Strickland compartió cómo cualquier acción tomada durante las relaciones sexuales para prevenir la procreación es intrínsecamente pecaminosa e inmoral.

«Esas son palabras desafiantes que el mundo escuchó hace 50 años», dijo, «pero traen una belleza de lo que Dios desea para cada pareja a cada persona».

En los 50 años desde que se publicó por primera vez Humanae Vitae, se ha desarrollado una larga lista de métodos anticonceptivos artificiales, explicó el obispo.

«Debo decir que todos son intrínsecamente malvados, incorrectos y gravemente pecadores», declaró Strickland. «Soy muy consciente de que la Iglesia no ha logrado enseñar esta verdad y, como su obispo, estoy comprometido a compartir esta hermosa enseñanza para el mundo de hoy».

Expresó la esperanza de que los católicos puedan aprender más sobre la hermosa verdad que la Iglesia enseña y abrazarla con los corazones abiertos.

«Este es el plan de Dios para toda la humanidad», dijo el Obispo Strickland. «Como católicos, podemos llevar al mundo a creer que somos guiados por la verdad revelada de Dios, la verdad de que el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre del Hijo de Dios en este altar y tantas otras doctrinas y dogmas que son importantes para que florezcamos en el plan de Dios».

El obispo fue sincero sobre la necesidad de que los católicos que usan la anticoncepción reconozcan y examinen este acto pecaminoso, se arrepientan y renuncien a recibir la Comunión hasta que lo hagan.

«Las parejas católicas que continúan utilizando los métodos de la anticoncepción artificial deben examinar sus corazones y reconocer que esto es pecaminoso», dijo. «No deberían recibir la Sagrada Comunión sin confesarse y hasta que dejen de usar anticonceptivos artificiales».

La Iglesia considera que es responsable de que las parejas se abstengan de la unión matrimonial cuando sea necesario a través de la Planificación Familiar Natural, dijo el obispo, pero deben hacerlo mientras siempre buscan la voluntad de Dios y abrazan a los niños que Dios les presenta como el mayor regalo y el fruto de su amor en el matrimonio.

 

Fuente:

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=32586

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.