Nueva ley adelanta la pérdida de libertades en Hong Kong de cara a que expiren en el 2047.

0 41

El Universo de Guayaquil                                7 de julio de 2020

La ley de seguridad nacional impuesta por China en Hong Kong otorga al poder central poderes judiciales sin precedentes en la excolonia británica. El texto, promulgado el 30 de junio, es considerado por sus detractores como el ataque más grave a las libertades de la “región administrativa especial” desde su devolución a China en 1997. Según Pekín, la norma ha sido adoptada en reacción a las masivas manifestaciones contra la influencia del Gobierno que sacudieron por meses el año pasado al territorio autónomo y que fueron disminuyendo este año a causa de la pandemia del COVID-19.

La nueva ley está compuesta por 66 artículos y reprime cuatro tipos de crímenes como son la secesión, la subversión, el terrorismo y la colusión con fuerzas exteriores y extranjeras. Las condenas por incumplirla pueden ir desde penas de un mínimo de 10 años hasta cadena perpetua e imposibilita a los condenados a presentarse a elecciones ni ser empleados públicos. La oposición hongkonesa y numerosos países occidentales han expresado su temor a que la ley abra una nueva era de represión política, pues textos similares se aplican para perseguir a los disidentes en China continental. En virtud de un compromiso alcanzado por Reino Unido con China para la devolución de Hong Kong en 1997, la región gozaba de libertades civiles, así como una autonomía legislativa y judicial hasta 2047, en lo que se denominó “un país, dos sistemas”.

“La nueva Ley de Seguridad que China está imponiendo a Hong Kong constituye un claro golpe a su autonomía y un gesto que demuestra que esta potencia en ascendencia no va a esperar al año 2047 para recuperar la absoluta soberanía de su territorio más próspero. La disputa por el control de Hong Kong se inserta en una pugna de Occidente contra China por detener o desacelerar su avance”, dice a este Diario el analista político ecuatoriano Fernando Casado. Tan solo 24 horas después de que la ley haya sido promulgada por el presidente Xi Jinping, cerca de 400 personas fueron detenidas y más de una decena bajo la nueva norma jurídica. Ayer, una semana después, se desarrolló la audiencia de la primera persona que fue encausada por delitos previstos en la nueva ley.

Tong Ying-kit, de 23 años, fue acusado de terrorismo y de incitación a la secesión, y fue detenido de forma preventiva por haber lanzado su moto contra un grupo de policías, hiriendo a tres de ellos y portar una bandera pro democracia. En el apartado de terrorismo, la ley establece delitos como el sabotaje de los medios de transporte en respuesta a que durante las manifestaciones del año pasado los participantes atacaron varias veces el metro de Hong Kong. El joven activista pro democracia Joshua Wong hizo un llamado a todo el mundo para que apoyen por solidaridad a los hongkoneses. “Tenemos que hacer saber al mundo que ahora es el momento para apoyar a Hong Kong”, apuntó.

En rechazo a la ley, Reino Unido anunció la semana pasada que ofrecerá a parte de los residentes de Hong Kong un acceso más fácil a la ciudadanía británica, una decisión que podría allanar el camino para que más de 3 millones de hongkoneses se instalen en el país. “Desde el 1 de julio que entró en vigor la Ley de Seguridad se ha redoblado la represión de China y una vez iniciada la limpieza de subversivos, ahora comienza la previsible huida de los perseguidos al Reino Unido o a la isla rebelde de Taiwán, que ya han manifestado su voluntad de acogerles”, refiere Casado.

La Unión Europea, Estados Unidos y Canadá también han expresado su rechazo a la norma y han anunciado sanciones en contra de funcionarios chinos; sin embargo, el Gobierno se ha mantenido firme en decir que la nueva ley “no es asunto suyo”, elevando las tensiones con las demás naciones. En tanto, en las otras categorías de la ley como la de “colusión con el extranjero”, se establece que serán castigados los actos “de incitación al odio hacia el Gobierno de Hong Kong o de China” o “la manipulación o el sabotaje electoral”.

Otro punto que ha generado polémica es que bajo la ley se pueden transmitir a la justicia en China continental casos que impliquen a “un país extranjero o elementos exteriores”, una “situación grave” o una “amenaza mayor e inminente” para la seguridad del Estado y que pueden llegar a ser procesados a puerta cerrada. El sistema judicial chino se caracteriza por tener una tasa de condenas de más del 99 %. Bajo la ley, China podrá también abrir en Hong Kong una “Oficina de defensa de la seguridad nacional” que dependerá directamente del Gobierno central para “ocuparse” de las infracciones. La norma apunta también a supervisar la labor de las organizaciones no gubernamentales extranjeras o exteriores y órganos de información que trabajen en el territorio.

Sin embargo, algo que ha dejado una luz de esperanza para los hongkonenses es el artículo 4 que garantiza “la libertad de expresión, de prensa, de publicación, de asociación, de reunión, de procesión y de manifestación”, siempre y cuando sean pacíficos y no afecten a la seguridad nacional. (I)

https://www.eluniverso.com/noticias/2020/07/06/nota/7896990/hong-kong-ley-seguridad-china

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.