Nadie sabe cómo lograr que Kim Jongun se aleje del borde del abismo

138

La situación en la península coreana puede salirse de control: Pyongyang ha subido las apuestas; es hora de ponerse más firme con el régimen más hostil del planeta.

Incluso para sus propios estándares agresivos, las acciones de Corea del Norte durante el último par de semanas han sido extraordinarias. Kim Jong-un, el joven dictador del país, amenazó a Washington con un Armagedón nuclear, al prometer una lluvia de misiles sobre EE.UU. y sus bases militares en Hawai y Guam; declaró un “estado de guerra” con el Sur; anunció que reiniciaría un reactor que produce plutonio, e impidió que trabajadores surcoreanos entraran al complejo industrial de Kaesong, casi la única instancia de cooperación Norte-Sur.

Las interrogantes son cómo interpretar todo esto y cómo responder. Ninguna de las dos es fácil. (…)El costo humano de la guerra sería enorme: hay 1,7 millones de uniformados en la península y las baterías de artillería norcoreanas están apuntadas hacia Seúl. Los generales estadounidenses suponen que un conflicto podría matar al menos a un millón de personas; entre éstas, miles de estadounidenses. Y también sería el fin para la próspera economía de Asia.

Además, Kim encabeza un régimen que no se preocupa nada de su propio pueblo brutalizado. Alrededor de 150 mil a 200 mil norcoreanos se pudren como prisioneros políticos en un extenso gulag. A los agricultores se los apiña en granjas colectivas y se los obliga a agotadoras faenas.

(…) Ante el recrudecimiento de las tensiones en la península coreana, el Ejército Popular de Liberación chino fue puesto en estado de alerta y está preparando planes de contingencia, que incluyen un eventual envío de fuerzas a Corea del Norte para resguardar las instalaciones atómicas en caso de un conflicto militar.

Ayer se supo que Corea del Norte trasladó un misil de “considerable alcance” a su costa oriental, aunque no [con] potencia para llegar hasta EE.UU., informó el ministro de Defensa surcoreano, Kim Kwan-jin.

Según la agencia surcoreana Yonhap, las autoridades de inteligencia de Seúl y Washington mantienen una fuerte vigilancia y creen que Pyongyang podría lanzar un misil cerca del 15 de abril, día en que el régimen comunista celebra el natalicio del fundador del país y abuelo del actual líder Kim Jong-un, Kim Il-sung.

NOTA ORIGINAL EL MERCURIO

Déjanos tu opinión

Comments are closed.