Libro investiga la relación entre el Ejército del Pueblo Paraguayo y el FPMR

0 106

Vitrina mundial

Entre 1995 y 1996, dos de los fundadores de la principal guerrilla de ese país, aún vigente, viajaron a Chile para recibir, de parte de frentistas, adiestramiento en secuestros, manejo de armas, entre otras técnicas subversivas.

GASPAR RAMÍREZ

En su origen, la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), cuando todavía no tenía ese nombre, y antes de los secuestros y de las operaciones en el norte del país, tuvo una conexión chilena: dos de los fundadores de esta agrupación de izquierda viajaron a Chile a comienzos de los años 90 y fueron entrenados por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR). La relación entre las agrupaciones terroristas está documentada en “EPP, historia no autorizada”, libro en que el periodista paraguayo Andrés Colmán cuenta desde los inicios de esa guerrilla en el año 1992, cuando el Partido Patria Libre (PPL, marxista, creado en 1990) decide “construir un brazo armado clandestino”, hasta la generación actual, que mantiene secuestrado desde hace tres meses al exvicepresidente Óscar Denis.

“Esos remanentes del FPMR fueron el primer grupo asesor de lo que hoy es el EPP”, dice a “El Mercurio” Colmán, quien en 2001 coordinó un equipo de cinco periodistas del diario Última Hora para investigar a esa agrupación luego del secuestro de María Edith Debernardi, esposa de un empresario y liberada tras el pago de un rescate. Fue el primero de 15 secuestros que el EPP ha realizado hasta ahora.

Se fijaron en las figuras de Alcides Oviedo y Carmen Villalba, considerados dos de los fundadores del EPP. Ambos cabecillas, actualmente encarcelados, niegan el nexo con los frentistas, pero, con datos del Ministerio Público paraguayo y entrevistas con exmilitantes de PPL, aparecen las pistas de los viajes a Chile.

En su libro, Colmán menciona cinco viajes de Oviedo a Chile entre 1995 y 1996; el último, el 30 de noviembre de ese año, con ingreso por el aeropuerto de Iquique, y no hay datos de su salida, por lo que “se presume que salió ilegalmente”. Mientras que Villalba registra cuatro viajes entre 1996 y 1997, y la última visita tampoco registra datos de salida.

Según la fiscalía paraguaya, esos viajes fueron “incursiones para obtener apoyo logístico internacional y realizar jornadas de entrenamiento en técnicas de guerrilla urbana y rural, secuestros, construcciones de escondites, ataques a puestos policiales y militares, manejo de armas y explosivos”.

Colmán muestra en su libro algunas fotos de Oviedo en Chile, requisadas en un allanamiento realizado por la fiscalía antisecuestro a la casa de los Oviedo Villalba en la localidad de Itapuá.

“Tanto Carmen como Alcides lo desmintieron muchas veces (los contactos con el FPMR), tal como desmintieron muchas cosas que después terminamos confirmando. Como su propia pertenencia al Partido Patria Libre, que finalmente asumieron”, dice Colmán.

Hay una versión que sostiene la fiscalía y los organismos de seguridad de Paraguay, pero que el periodista no pudo confirmar en su investigación: que Oviedo y Villalba participaron como “observadores” en el secuestro de Washington Olivetto, en São Paulo en diciembre de 2001. Olivetto estuvo en poder de sus captores 53 días, hasta que fue rescatado en febrero de 2002 por la policía tras la detención de dos colombianos, una argentina nacionalizada española y tres chilenos, estos últimos pertenecientes al FPMR y al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Colmán dice que el contacto entre ambas agrupaciones no fue muy largo, pero que después del adiestramiento comenzaron aplicar “las técnicas de guerrilla que aprendieron con el FPMR” y los secuestros, una de sus principales fuentes de financiamiento.

Oviedo y Villalba fueron detenidos en 2004, y la dirección política de la agrupación pasa a Osmar Martínez (luego encarcelado y moriría en prisión), quien estableció contactos con otra organización izquierdista de la región: las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). De acuerdo con la investigación de Colmán, integrantes de la guerrilla colombiana viajaron a Paraguay en 2005 y “entrenaron, durante cinco o seis meses en el monte, al grupo que hoy continúa activo en la zona norte de Paraguay”.

Recién en 2008 adoptaron el nombre de Ejército del Pueblo Paraguayo, y pese a que no es una fuerza con gran poder de combate, los diferentes gobiernos no han podido controlarlo.

La fiscalía antisecuestro de Paraguay encontró las fotos en un allanamiento a una casa de los Oviedo, en Itapuá. Esta sería en Viña del Mar. ANDRÉS COLMÁN

https://merreader.emol.cl/2021/01/16/A/9I3TFN8K/light?gt=001201

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.