Las horribles terribles historias detrás de las leyes de suicidio asistido

59

Los defensores del suicidio asistido quieren normalizar el suicidio como la opción del final de la vida. No es un accidente que la ley de California reciba ese nombre.

Mientras avanza el recurso de apelación a la Ley de suicidio asistido de California, nos enteramos de que un puñado de médicos han escrito la mayoría de las recetas de medicamentos letales desde que la ley entró en vigencia.

Uno de esos médicos es Lonny Shavelson, un ex médico de urgencias contratado que salió de su jubilación tan pronto como se aprobó la ley para dispensar recetas letales. Shavelson no está certificado por la junta en ninguna especialidad médica, incluido el diagnóstico o tratamiento de enfermedades mentales, que a menudo es la raíz de una solicitud de suicidio.

Su única «práctica» consiste en hacer que la gente muera.

Shavelson admite haber «asistido al lado de la cama» a 89 personas que se suicidaron. Él enfatiza que las drogas letales deben tomarse en 2 minutos o pueden «fallar». Por «fallo», él quiere decir que las personas no mueren, y puede decidir que no quieren suicidarse.

En su libro «Muerte elegida», Shavelson escribe sobre sobre sus observaciones en un suicidio asistido. Gene, un viudo solitario, se puso en contacto con la Hemlock Society, que desde entonces ha cambiado su nombre a «Compassion and Choices». «Sarah», la directora de la oficina local de la Hemlock Society, vino a la casa de Gene para preparar y distribuir la mortal receta. Esta no fue la primera experiencia de Sarah con «ayudar» a morir a una persona. Ella lo llamó «la experiencia más íntima que puedes compartir con una persona … Más que sexo. Más que nacimiento … más que nada».

Sarah sostuvo la cabeza de Gene en su regazo mientras le daba las drogas suicidas. Cuando comenzó a quedarse dormido, Sarah colocó una bolsa de plástico sobre su cabeza y le dijo a Gene que «fuese hacia la luz».

Pero las drogas fallaron. Gene se despertó y comenzó a gritar.

Shavelson describe lo que sucedió a continuación:

«Su mano funcional se apresuró a arrancar la bolsa de plástico. La mano de Sarah atrapó la muñeca de Gene y la sostuvo. Apartó su brazo y se posó sobre los hombros de Gene. Sarah se balanceó hacia adelante y hacia atrás, inmovilizándolo, sus dedos retorcían la bolsa para sellarla con fuerza en su cuello mientras ella repetía, «la luz, Gene, ve hacia la luz». El cuerpo de Gene se presionó contra el de Sarah y luego dejó de moverse.

Como  escribe Wesley Smith ,  «hay una palabra que describe lo que le sucedió a Gene, y  esa palabra es asesinato».

No hay evidencia de que Shavelson alguna vez haya informado las circunstancias de la muerte de Gene a las autoridades.

¿Por qué lo haría?

Una vez que una persona solicita el suicidio asistido, la ley presume que todos, el médico, el facilitador del suicidio, los miembros de la familia, los trabajadores del hospital, actúan con la más pura intención.

De esta manera, la ley termina protegiendo a los que cometen mala praxis:

  • A diferencia de otros suicidios, la policía no investigará  un suicidio asistido para determinar la causa de la muerte o si la persona fue forzada o presionada, o si la persona fue asesinada después de que cambió de opinión, como lo fue Gene.
  • La enfermedad subyacente, no el suicidio, figura como la causa de la muerte, lo que significa que los doctores y los forenses deben mentir en el certificado de defunción de la persona.
  • De hecho, la ley no permite el uso de la palabra suicidio para describir el proceso de autoingestión de una dosis letal de barbitúricos para terminar con la vida.
  • Si un médico fue negligente al hacer el diagnóstico inicial o pronóstico, nadie lo sabrá porque todos los registros indicarán que la persona murió de la presunta enfermedad.
  • Un testigo «interesado», alguien que se beneficiará financieramente de la muerte de la persona, puede firmar la solicitud de un medicamento suicida.
  • Un miembro de la familia puede iniciar la solicitud de suicidio asistido: Shavelson dice que la mayoría de las llamadas a su clínica de suicidio provienen de miembros de la familia , no de la persona que busca el suicidio.
  • Cualquier médico u osteópata puede escribir la receta. No se requiere una relación previa entre médico y paciente con la persona que busca drogas suicidas.
  • No se requiere evaluación de salud mental, aunque la mayoría de las personas que reciben un diagnóstico terminal sufren de depresión.
  • Otra persona puede recoger los medicamentos letales de la farmacia.

En resumen, las leyes de suicidio asistido están diseñadas para facilitar el crimen perfecto.

Entonces, ¿cómo me afecta esto?

Quizás se pregunte cómo esto le afecta a usted o a sus seres queridos ya que nunca buscaría el suicidio asistido.

Los defensores del suicidio asistido quieren normalizar el suicidio como la opción del final de la vida.  No es un accidente que la ley de California reciba ese nombre.

El objetivo de Shavelson es que el hospicio «se haga cargo» del suicidio asistido. Compassion and Choices, la antigua Hemlock Society ahora fuertemente financiada por George Soros, quiere «cambiar el sistema de atención médica» para que el suicidio se legalice a nivel nacional. Faye Girsh, Asesora Principal de la Red de Salida Final, dice que debería «ser un crimen» no permitir que alguien se suicide. El Dr. Philip Nitschke, director y fundador de Exit International, dice que «las personas tienen derecho a disponer de [su] vida  cuando lo deseen».

Kathryn Tucker, ex litigante de Compassion and Choices y directora del Proyecto End of Life Liberty,  dice que  «sería apropiado que la práctica se normalice más dentro de la práctica de la medicina,  con menos supervisión y regulación del gobierno».

Life Legal regularmente maneja los casos que involucran la denegación o el retiro de la atención médica de soporte vital sin el consentimiento del paciente.  Las personas están muertas de hambre y deshidratadas contra su voluntad porque se ha «normalizado en la práctica de la medicina» privar a las personas de los cuidados básicos.

Resulta terrible imaginarse cómo sería la normalización a gran escala del suicidio asistido.

 

Fuente:

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=32594

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.