La verdadera cara de Kamala Harris: 9 cosas que debes saber de la futura vicepresidente de EEUU

0 207

Religión en Libertad                                           14 de enero de 2021

En Estados Unidos se vive en estos momentos una situación muy compleja, y en la más que segura transición en la Casa Blanca el futuro presidente Joe Biden no es el gran protagonista, sino la que será su segunda, Kamala Harris.

Esta demócrata del ala más extremista e izquierdista del partido y abortista declarada es considerada por muchos como la gran vencedora de este proceso, por encima de Biden. Incluso se habla sin reparos de que más pronto que tarde será la nueva presidenta.

En esta campaña de promoción y ensalzamiento de Harris han contribuido en gran medida los grandes medios de comunicación que destacan de ella el hecho de ser la primera mujer vicepresidente y el hecho de ser de raza negra.

Sin embargo, para los católicos y las personas defensoras de la vida y la familia la llegada de Harris es una pésima noticia debido a su ya comprobada radicalidad en asuntos clave. En su blog en Infocatólica, Jorge Soley repasa algunos de estos puntos conflictivos de la que ya consideran la mujer más influyente del mundo:

Algunos datos de la vicepresidente Kamala Harris

Kamala Harris fue la cabecilla del acoso contra el juez Kavanaugh.

Harris anunció que creía las acusaciones de Christine Blasey Ford antes de interrogar a Kavanaugh y continuó difamando al juez a pesar de una investigación del FBI que lo exoneraba y de la ausencia de pruebas. Para Harris lo único importante era intentar frenar la llegada al Supremo de un juez que no comulgaba con su abortismo radical.

No ha sido el único caso en que Kamala Harris se ha comportado de este modo en una nominación judicial: en 2018, cuando Harris era miembro del comité judicial del Senado, durante su interrogatorio al juez Brian Buescher, afirmó que ser miembro de los Caballeros de Colón, una organización de la sociedad civil católica que cuenta con dos millones de miembros en Estados Unidos, era motivo suficiente para excluir a un juez del poder judicial federal. Kamala llegó a tratar a los Caballeros de Colón como un grupo de promoción del odio por su oposición al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero quizás allí donde hay mayor evidencia de que Kamala Harris es una fanática abortista es en su desempeño como fiscal general de California. Primero procesando a periodistas pro-vida del Center for Medical Progress (CMP) que investigaron a la multinacional abortista Planned Parenthood en relación a la venta de partes de bebés abortados. Luego en su insistente persecución a David Daledein, el investigador que invirtió varios años para exponer el tétrico mercado de compra y venta de partes de fetos abortados.

Tras hacer públicas toda una serie de grabaciones que confirmaban la existencia de ese tráfico ilegal, la fiscal general de California, Kamala Harris, en vez de investigar a quienes realizan esas prácticas, siguiendo la sugerencia de los abogados de Planned Parenthood, envió agentes del Departamento de Justicia de California a una redada en casa de David Daleiden para requisarle las cintas, archivos y ordenadores.

Kamala Harris ha participado en la redacción de proposiciones de ley que restringen las garantías a la libertad religiosa en Estados Unidos, como la Do No Harm Act, que limitaría la extensión de la objeción por motivos religiosos. Por ejemplo, si la Do No Harm Act entrase en vigor, las Hermanitas de los Pobres se verían obligadas a contratar seguros que incluyen abortivos para sus empleados.

Otra de las políticas que defiende Kamala es que los estados se sometan al escrutinio federal en caso de que aprueben alguna ley que suponga algún tipo de restricción al aborto. Si un estado aprueba una ley de este tipo, la ley (aunque fuera constitucional), no podría entrar en vigor hasta que el gobierno federal lo autorizara. Kamala, siendo senadora, apoyó un proyecto de ley que derogaría la Enmienda Hyde, que bloquea los fondos federales para el aborto.

También siendo senadora, Kamala Harris ha votado dos veces en contra de la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto Nacidos Vivos, un proyecto legislativo que requeriría que los médicos brinden la misma atención a los bebés que sobreviven a un aborto fallido como a cualquier otro recién nacido. Si por algún motivo el aborto al que te someten falla, Kamala y los suyos se encargan de que el médico te pueda dejar morir una vez ya hayas nacido.

Kamala, en buena lógica, está a favor del aborto sin ningún límite de tiempo de desarrollo fetal y ha sido una de las más agresivas en contra de una prohibición del aborto a partir de las 20 semanas de gestación.

Un último punto, más anecdótico si quieren, pero muy significativo: estas Navidades, Kamala, en vez de felicitar las Navidades ha preferido felicitar una fiesta llamada Kwanzaa, consistente en siete días de celebraciones (del 26 de diciembre al 6 de enero), celebrada por algunos afroamericanos en Estados Unidos y que incluye libaciones y el encendido de una vela por día de la kinara, un candelabro especial, al tiempo que se medita en torno a las tradiciones paganas africanas.

Ésta es Kamala Harris, una fanática abortista que no se detiene ante nada para imponer el aborto incluso hasta después del nacimiento y que considera que las creencias religiosas en general y el catolicismo en particular son generadores de odio al no defender y promover el aborto y el matrimonio homosexual”.

https://www.religionenlibertad.com/eeuu/475689056/kamala-harris-vicepresidente-eeuu-verdadera-cara.html

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.