La UE teme el avance de los eurófobos

0 316

Quien interprete la crisis de Europa como una crisis esencialmente económica puede estar quedándose ciego para lo que de veras está en juego: el auge de una extraña coalición de los euroescépticos de siempre  con euro-desencantados, euro-hostiles y euro-desheredados de nuevo cuño. Populismos, extremismos y nacionalismos dejan un susto tras otro, una sucesión de desagradables sorpresas en las últimas citas electorales.

(…) Pero primero los hechos. El excanciller británico Nigel Lawson, un antiguo europésta en un país de eurófobos, declaró ayer que el Reino Unido debe anadonar la UE”. El ultraderechista UKIP acaba de consolidar su espacio en la escena electoral británica en las municipales, no muy lejos de conservadores y laboristas. Y en la próspera y tradicionalmente eurófila Alemania, el partido Pirata y una nueva formación antieuro ganan peso en las últimas encuestas. Oskar Lafontaine, ferviente defensor de la moneda única cuando era uno de los líderes del SPD, aboga ahora por una salida alemana del euro.

El talón de Aquiles es que las clases medias lleven a las urnas su desencanto

Y así ad infinitum: es difícil —y en algún caso posiblemente injusto— meter en el mismo saco a movimientos muy diferentes, pero Italia (y su antipolítico Movimiento 5 Estrellas), Grecia (con los neonazis de Aurora Dorada), Holanda (10% de los votos para la plataforma anti-islamista de Geert Wilders), Bélgica (8% para el extremista Filip Dewinter), Hungría (con un Gobierno ultra-nacionalista que desafía a las instituciones europeas), Finlandia (los Auténticos Finlandeses lograron un 20% de los votos en 2011), Austria (el partido anti-europeo de un excéntrico multimillonario ha acumulado en torno a un 10% de los votos en varias regiones), Dinamarca, Suecia y muchos otros países dejan el continente con cada vez menos excepciones a esa corriente. Hasta el punto de que el filósofo Jürgen Habermas aseguró hace unos días en Lovaina que lo único que une a los ciudadanos en estos momentos “es un euroescepticismo que se ha acentuado durante la crisis en todos los países, aunque en cada país por razones diferentes y a veces opuestas”. (…)

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.