La prensa bajo un cerco oficialista

0 222

por Miguel Henrique Otero, Presidente Editor de El Nacional de Caracas

(…) Como el cerco publicitario, judicial y administrativo no ha logrado el cierre de El Nacional, el gobierno decidió desde el tercer trimestre del año pasado imponer una serie de trabas a la importación del papel para imprimir nuestro periódico, las revistas y suplementos adicionales que acompañan al diario de lunes a viernes y los fines de semana. Como es conocido, Venezuela no produce papel periódico y, en consecuencia, somos importadores natos de este rubro. Ahora bien, desde que el gobierno de Hugo Chávez  impuso en el país un régimen de control de divisas, las empresas periodísticas deben a acudir ante las instancias oficiales para obtener los dólares para cancelar las bobinas de papel que se compran en Estados Unidos o Canadá.

No resulta una tarea fácil lograr que el gobierno apruebe las solicitudes de dólares que presentan los diarios independientes y democráticos. A pesar de ello, El Nacional ha cumplido con todos los documentos exigidos por la ley sin que el gobierno entregue en los plazos acordados los dólares necesarios para cancelar a nuestros proveedores.

Finalmente, el gobierno decidió quitarse la máscara y, a pesar de que nuestras solicitudes estaban fielmente selladas, firmadas y aprobadas por todos los organismos oficiales competentes desde octubre de 2013, Maduro ordenó a sus funcionarios no entregar las sumas en dólares ya autorizadas. Con ello dañan un sector de la economía que genera cerca de 30 mil puestos directos e indirectos de trabajo.

No se trata en todo caso de una batalla empresarial contra el gobierno, pues los medios de prensa cuentan con el respaldo absoluto de los gremios de periodistas colegiados, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y de los otros sindicatos vinculados a la actividad de impresión y distribución de diarios y revistas.

El gobierno de Nicolás Maduro aduce que carece de dólares suficientes para mantener el ritmo de las importaciones, pero eso es difícil de creer en un país petrolero que exporta petróleo a un promedio de 100 dólares el barril, muy por encima de su costo de producción.  A esta fecha apenas nos queda un reducido inventario de bobinas de papel periódico que, estirándolo al máximo, quizás nos permita seguir imprimiendo un mes más.

Es trágico y doloroso que esté en peligro de muerte un diario que nació hace 70 años, fundado por la familia Otero Vizcarrondo, tan ligada a Chile por múltiples afectos y razones, en especial por haber donado a la Universidad de Chile el edificio de la Escuela de Periodismo. Pero seguiremos luchando, como diría Pablo Neruda, “aunque miles de voces crucen este silencio…” http://diario.latercera.com/2014/02/21/01/contenido/opinion/11-158294-9-la-prensa-bajo-un-cerco-oficialista.shtml

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.