La llamada “agenda de derechos” y las mayorias parlamentarias en el uruguay de cara a un proximo gobierno de coalición.

0 32

Por Carlos Alvarez Cozzi

Por estas horas en mi país, luego de las elecciones generales del 27 de octubre ppdo, el líder del Partido Nacional, Luis Lacalle, está dialogando con los candidatos de los demás partidos de oposición, el Colorado, Cabildo Abierto, el Independiente y el de la Gente, a fin de conformar una coalición que el próximo 24 de noviembre, en el balotaje, y obtenga el gobierno, desplazando así a la izquierda del poder que ostenta desde hace 15 años consecutivos.

El candidato oficialista obtuvo el 38 por ciento del electorado por lo que la actual oposición coaligada puede alzarse con la Presidencia de la República encabezada por Luis Lacalle, dentro de un gobierno multicolor.

Si bien hay muchas coincidencias en los programas elaborados por cada partido de cara a las elecciones pasadas, sobre todo en materia económica y social, uno de los puntos críticos y fundamentales lo constituye el de la llamada por la izquierda como “agenda de derechos”. Ella refiere a las leyes aprobadas durante los gobiernos de la izquierda, tales como la legalización del aborto, del consumo de cannabis con fines recreativos, el matrimonio homosexual, la adopción de niños por parejas del mismo sexo, la FIV, la de cambio de sexo registral y la ley trans.

Antes de las elecciones, los candidatos del Partido Nacional, del Colorado, del Independiente y naturalmente del Frente Amplio coincidieron que no cambiarán dichas leyes por entender que constituyen derechos. (https://alvarezcozzicarlos.wixsite.com/website/post/en-uruguay-cuatro-partidos-pol%C3%ADticos-aceptan-la-colonizaci%C3%B3n-cultural-de-la-ideolog%C3%ADa-de-g%C3%A9nero).

El Partido Cabildo Abierto expresó por medio de su líder, el Gral. ® Guido Manini que no está de acuerdo con la legalización del aborto y de la marihuana así como tampoco con la ideología de género imperante en la Enseñanza. Y ello es correcto, porque constituye una violación de la laicidad así como el derecho constitucional de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos (art. 41 de la Constitución).

En verdad, hay pretendidos “derechos” que se invocan como tales que en realidad no lo son sino que representan meros deseos, potenciados por la ideología de género y el feminismo radical de género.

Entonces nos preguntamos si este tema será un escollo para la conformación de la coalición de gobierno por parte de los partidos opositores.

Aunque hemos ya manifestado reiteradamente, en varios artículos publicados, nuestra oposición filosófica y ética a gran parte de estas leyes por la razón que acabamos de mencionar, sabemos que la mayoría de las fuerzas opositoras han expresado que las leyes que se han votado en los gobiernos del FA no serán tocadas.

Respetamos las decisiones legítimamente adoptadas, pero si pretendemos que no se imponga en la Enseñanza, violando la laicidad, una ideología única en la educación de los hijos como la ideología de género y se respete el derecho constitucional a que los padres decidan los valores que la educación trasmite a sus hijos y más en temas sensibles como la educación sexual, que debería ser educación para el amor.

Esto nos parece lo mínimo de lo mínimo a exigir de los socios de una coalición: respetar lo que establece la Constitución tanto en lo relativo al respeto de la laicidad como del derecho de los padres en la educación de sus hijos.

También está claro que sin tocar la “agenda de derechos” ya existente hay artículos de estas leyes -como en los casos de la legalización del aborto y de la despenalización del consumo de cannabis con fines recreativos- que no se cumplen a cabalidad o directamente son ignorados y ello debe modificarse.

Creemos que sobre esta base de acuerdo mínimo, el tema de la “agenda de derechos” no será un obstáculo para conformar nuevo gobierno en Uruguay a partir del 1º de marzo de 2020.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.