La dictadura comunista cubana aumenta la represión contra los disidentes

0 73

Según informa Susana Gaviña en el diario español ABC, un informe del Observatorio Cubano de Derechos Humanos denuncia 1.798 detenciones arbitrarias y 1.647 retenciones forzosas de activistas en 2020.

ABC / InfoCatólica 14/01/21

«Ya basta de tanta represión. Ya basta de tanto abuso contra el pueblo cubano», clamaba ayer, en un vídeo colgado en las redes sociales, Nelva Ismarais Ortega, tras la nueva detención de su marido, José Daniel Ferrer, disidente y coordinador de la plataforma Unión Patriótica Cubana (Unpacu). La hermana de Ferrer, Ana Belkis, también alertó sobre esta nueva retención arbitraria (que duró ocho horas) a escasos metros de su casa, que acoge la sede de la Unpacu, habitualmente vigilada por los agentes de la Seguridad del Estado.

Esta detención, que tuvo lugar ayer miércoles a primera hora de la mañana (hora local), coincidió con la publicación del informe anual del Observatorio Cubano de Derechos Cubanos (OCDH) sobre la violación de derechos en la isla, que documenta el incremento de la represión en 2020.

Según la ONG, el año pasado fue «nefasto» para los derechos humanos en Cuba. «Se han incrementado las prohibiciones y las limitaciones al ejercicio de libertades, y la represión tomó una deriva peligrosa que coloca al país a las puertas de un proceso similar a la Primavera Negra de 2003». En aquella ocasión fueron detenidos y condenados 75 opositores, que serían conocidos como el Grupo de los 75, que incluía además a médicos y a periodistas independientes. Entre los condenados se encontraban, entre otros, José Daniel Ferrer y su hermano Luis Enrique, así como el actual director del OCDH, Alejandro González Raga. Gracias a la mediación de la Unión Europea y del Vaticano fueron liberados aquellos que aceptaron abandonar el país, pero no los que se negaron a ello, como fue el caso de José Daniel Ferrer.

El informe anual señala que además de continuar con las prácticas ya habituales, como las detenciones arbitrarias, la represión del régimen ha ido más allá en 2020, «alcanzando a sectores sociales como el de la cultura, e incrementando sus acciones contra el periodismo alternativo; estos han sido sido víctimas del ensañamiento policial y de las terminales mediáticas del régimen», señala la ONG en un comunicado. Con ello hacen referencia al hostigamiento que han sufrido y siguen sufriendo los artistas del Movimiento San Isidro tras reclamar la liberación del rapero Denis Solís, detenido por un falso delito de desacato. En señal de protesta, algunos miembros del MSI se pusieron en huelga de hambre, acto que fue desarticulado de manera intempestiva el 26 de noviembre por la noche con el allanamiento de la sede del MSI, con la excusa de cumplir los protocolos del Covid-19. El rechazo hacia ese acto empujó a cientos de artistas y simpatizantes a congregarse un día después ante el Ministerio de Cultura pidiendo que se respetaran los derechos fundamentales, de libertad de expresión y de opinión política. Así nació el grupo 27-N. Esta movilización espontánea, la mayor que se había producido en décadas, desencadenó una nueva ola represiva del Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel.

Según el informe, durante 2020 han tenido lugar al menos tres olas represivas: la del 30 de junio, en respuesta a las protestas contra el racismo y la violencia policial, tras la muerte de Hansel Ernesto Hernández Galiano, de 26 años, que según denunciaron los familiares fue «disparado por la espalda»; la del 8 de septiembre, en respuesta a la «Revolución de los Girasoles»; y la ola represiva de noviembre-diciembre «contra el Movimiento San Isidro y otros grupos de la sociedad civil».

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=39581

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.