La corrupción es la mentira

7

Estamos sepultados en corrupción. Toda la sociedad. Hablo de la española, en primer lugar, pero es extensible a todo el occidente: al primer mundo. Y no se salva ningún estamento, empezando por el político y sus miembros, a todos los niveles. Solo salvo a excepciones personales, o a personas excepcionales, que alguna debe quedar. Supongo.

Es como una lava que mana suavemente, pero que funde todo a su paso: no deja ni rastro, y nada queda en pie: sólo cenizas: las del propio volcán al enfriarse sus ríos ardientes. Da lo mismo que hablemos de la política, de la judicatura, de la universidad -de tan demoledora y sintomática actualidad en estos últimos meses-, de la medicina, de la policía, del mundo empresarial, de la información o del mundo periodístico en todas sus manifestaciones, de lo que sea… TODO ESTÁ PODRIDO. Y, además, se busca corromper a cuantas más personas, mejor: porque la corrupción siempre es de las personas y, a partir de un cierto número de ellas, ya se habla de estamentos y de sistemas de corrupción. Corrompidos y corruptores.

No he exagerado ni en una sola letra en lo que llevo escrito. Y si me pusiese a enumerar casos y cosas estaría un mes seguido escribiendo; y eso solo por contar desde el año 1982: por poner un año en cierto modo “simbólico” en España.

Aquí, en este país, todo el entramado de corrupción empezó con los sociatas en el poder. Antes de FG (¿Felipe González?) y AG (¿Alfonso Guerra?) -los siameses del PSOE, marxistas de temporada- los políticos, ya en la misma transición y en sus inmediatos albores, fueron unos caballeros, en el sentido que antes tenía esta palabra. Por cierto, desde los “cien años de honradez” ya ni existe el vocablo; no digamos su contenido.

En cierto modo, no hubo “engaño” por su parte, porque hicieron toda una declaración de intenciones que, además, cumplieron al pie de la letra: “A España no la va a conocer ni la madre que la parió”. El engaño o la mentira como sistema político estuvo más bien en los medios que emplearon, empezando por robar a manos llenas, por comprar a todo el que se vendía, y por mentir compulsivamente. ¿Conoce alguien a un político que, en el ejercicio de sus funciones, alguna vez haya dicho una verdad queriendo? ¡Me encantaría conocerlo, palabra!

Y de ahí se fue extendiendo, como una mancha de aceite usado -que ni merece la pena reciclar porque ya es imposible- por toda España. Se contagiaron los demás partidos -todos: cuánto más rojelios, más, claro-, se sumaron estamentos y, a día de hoy, la política -y, con ella, la entera sociedad- solo es corrupción, podredumbre y mentira. Se corrompe hasta a los niños desde que son niños. O a la mujer, que es la que más vale. O los sindicatos. O los jueces: siempre encontrarán a alguno que haga un “marlaska” cuando le convenga al gobierno o a quien pague más.

Lo último, de momento, lo de PS y su doctorado. Claro que, para eso, hizo falta que toda una universidad estuviese corrompida. Y para que una estuviese corrompida, tenían que estarlo todas las demás. Y lo están, porque vienen funcionando así desde hace más de cuarenta años; empezando por la endogamia y el dedazo: por señalar algo que va contra de la línea de flotación de la misma institución; y no hay entidad que lo resista durante mucho tiempo.

“Todo se ha politizado”. Lo que viene a significar que todo está corrompido o en vías de estarlo.

¿Cómo ha sido posible tamaño desastre; de muy difícil reciclaje, por cierto? Todo nace y viene del IMPERIO de la MENTIRA. Y de su poder corruptor de las personas: si se admite, es como admitir la gangrena como síntoma de salud. Y en esto se está. En todos los temas.

¿Cuál es la “madre de todas las mentiras”? Viene de lejos. En concreto, de Diderot, que metió la “cuña publicitaria” -que alcanzó un éxito de extraordinario recorrido- de que los gobiernos, las sociedades y, en último término -o en primer término- las personas, debían montarse la vida “ut si Deus non daretur” -entonces aún la gente que quería decir algo “culto” o que así le pareciera escribía en latín: ¡qué tiempos!-, es decir, “como si Dios no existiese”.

No hay mentira más gorda ni más destructiva, ni hay engaño mayor que enseñarle al hombre que Dios no existe. Por eso, Diderot, enclicopedista de postín y ateazo con pedigri, que se da cuenta de lo que está diciendo, lo pone en condicional: “como si…”. ¡Es que ni se atreve a decirlo tal cual! Así eran los ateos entonces. Los de ahora son unos desvergonzados. Por ej., el R, el de C’s.

A partir de aquí cabe ya todo: desde que “el hombre es el dios para el hombre”, hasta la ideología de género; desde la “interrupción voluntaria del embarazo” hasta liquidar a los viejetes o enfermos; desde el divorcio a llamar “matrimonio” al mero arrejuntamiento ambisex u homosex: ¿qué más dará, no?; desde sustituir la VERDAD por las “ideologías” -todas falsas y mentirosas-: hasta que un tío dice que es una tía, lo meten en una cárcel de mujeres y “se ventila” a unas cuantas, hasta que lo trincan -en Inglaterra, lógico-; desde usar los fetos abortados para abaratar o “llevarse” el dinerillo de la calefacción de los hospitales -también en Inglaterra- hasta llevar a la bancarrota a países enteros; desde cargarse la libertad de enseñanza hasta secuestrar la patria potestad de los padres respecto a sus hijos; desde los ERE a mentir en el curriculum vitae, desde que el problema de España es exhumar los huesos de Franco hasta que a una señora, a la que acababan de hacer ministra, engañó con el máster… ¡y la tildan de “valiente” por mentir primero y dimitir después!

Y así podríamos seguir días y días.

Con la mentira por delante y como bandera se puede hacer del hombre lo que se quiera y con total impunidad, porque no hay ante quien rendir cuentas: sin Dios, o sea, sin Vida Eterna, todo está “permitido”. Los ciudadanos, a esas alturas, ya están todos convertidos en borregos, ¡y tan a gusto, oigan!

De Dios nadie se burla.  Mucho menos la ingente cantidad de imbéciles -nacidos así o hechos en laboratorio ideológico- que pretenden afirmar y afirman, como denuncia la Escritura Santa: Dixit insipiens in corde suo: non est Deus! (Y no lo pienso traducir, ¿vale?)

De la corrupción “por lo eclesiástico”, en la próxima entrega.

Y recen por mí: se lo agradezco.

http://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php Puesto este elocuente juicio sobre España,

¿qué cabría decir de muestro país?

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.