Incomprensible pero cierto

0 53

Así están las cosas. Y así vamos. La noticia es la siguiente: en el Vaticano van a estar un mes 300 jóvenes de todo el mundo, católicos, no católicos y ateos -tal cual; y supongo que con gastos pagados, claro- para que hablen, en grupos según idiomas, sobre las nuevas tecnologías, sobre la Iglesia que les gustaría, sobre proyectos de futuro, problemas e inquietudes, etc. Una especie de pre-sínodo: una especie de “mundialito” antes del sínodo de octubre sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

¿Con qué finalidad? Con los resultados de sus debates, convenientemente recogidos, se escribirá un documento que se presentará a los obispos para que lo estudien y lo debatan. Tal que así. Y la cuestión me ha desconcertado tanto, tanto…, que se me hace realmente incomprensible.

Porque, vamos a ver. Si el tema fuese “los jóvenes”, pues que vaya quien quiera o pueda, con tal de ser “joven”. Vale.

Pero, para hablar de “la fe” y para hablar y debatir sobre “el discernimiento vocacional” -supongo, aunque quizá me equivoco, que será “en el ámbito católico” y para “vocaciones dentro de la Iglesia”, ¿no?-, tipo “sacerdote” o “religioso” y fe “católica”, ¿qué pueden “aportar” al respecto los no-católicos y los ateos? ¿Qué va a decir sobre “la Iglesia” una persona que no la ha pisado en su vida?

En algún otro sitio que no sea la Iglesia Católica, si se hace un congreso sobre “cardiología”, por ejemplo, se invita y se les paga, para que asistan como invitados, ¿a “curanderos”? ¿Y a físicos nucleares? ¿Y a astrónomos?

Sólo en la Iglesia Católica, a un mentiroso y a un fullero como Dario Edoardo Viganò -al que “han pillado con el carrito del helado”-, se le acepta -muy a regañadientes por cierto, y tras sesuda reflexión de quien lo puso en ese sitio; sitio que debería tener como lema la diaconía de la verdad y la transparencia más exquisita- su renuncia al cargo, con la mano derecha, a la vez que con la izquierda se le nombra adjunto del nuevo sustituto suyo. ¿Lo entienden?

Sólo en la Iglesia Católica -tal como está el patio- hubiesen invitado a un pre-sínodo sobre la Fe a Stephen Hawking, ateo redomado y confeso, que declara que “Dios no tiene cabida en su sistema”, además de haber declarado en mil sitios que Dios no existe ni como invento.

Por cierto: ya se ve que “en todas partes cuecen habas”, y en Inglaterra lo van a enterrar -al Stephen, el “ateo”- en una abadía. ¿Lo pillan? Debe ser cosa del humor inglés. O de la mala “milk”, muy inglesa también.

Mal pinta lo del sínodo de los jóvenes con estas antesalas. Por cierto: ¿alguien sabe cuántas respuestas al cuestionario que se puso en circulación al respecto se han recibido? ¿En España? ¿En toda la Iglesia?

Serían muy interesantes esos datos, caso de que lo que diesen fuese cierto, claro.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.