Estados Unidos se planta ante el intento de la ONU de aprovechar la pandemia para establecer el derecho al aborto.

0 60

Los Estados Unidos enviaron una carta enérgica a varios comités de la ONU a principios de agosto en la que el país norteamericano rechaza como «estrafalaria» cualquier idea de que existe un derecho al aborto, dentro del contexto de las presiones de Naciones Unidas para que se pueda seguir abortando durante la pandemia.

Register/InfoCatólica 31/08/20

La carta fue enviada el 11 de agosto de 2020 a varios departamentos de las Naciones Unidas, entre ellos: el Grupo de Trabajo sobre la discriminación contra las mujeres y las niñas; al Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental; y al Relator Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias. La carta se hizo pública en internet el 25 de agosto.

La misiva fue emitida por la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas en Ginebra. Andrew Bremberg es el Embajador de los Estados Unidos ante la Oficina de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales en la ciudad suiza.

Aborto y pandemia

«Recibimos su extraña e inexplicable carta del 22 de mayo de 2020, relativa a las supuestas ‘restricciones indebidas tomadas en el contexto de la pandemia COVID-19 que impiden el acceso a los servicios de aborto’ en los Estados Unidos», dijo Bremberg, refiriéndose a las críticas que los Estados Unidos recibieron después de que algunos estados dieran pasos para restringir los procedimientos médicos no esenciales para detener la propagación del coronavirus.

«Como titulares de mandatos de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, sin duda están ustedes al tanto de que la legislación internacional de derechos humanos no reconoce ningún ‘derecho al aborto’», escribió.

«Los Estados Unidos están decepcionados y rechazan categóricamente este intento transparente de aprovechar la pandemia de COVID-19 para afirmar la existencia de tal derecho. Se trata de una perversión del sistema de derechos humanos y de los principios fundacionales de las Naciones Unidas», dijo el embajador.

En la carta se señalaba que el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, declaró en una carta del 1 de junio a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional que «las Naciones Unidas no intervienen en asuntos que están esencialmente dentro de la jurisdicción interna de ningún Estado. Por lo tanto, la atención de la salud se presta con pleno respeto a las leyes nacionales. No promueve, y mucho menos impone, el aborto a nadie, ni tiene la intención de hacerlo».

Los Estados Unidos están «particularmente decepcionados de que hayan decidido desperdiciar el tiempo y los recursos limitados de sus mandatos en acusaciones tan espurias, en lugar de centrar sus energías en las áreas en las que su atención es más apropiada y está más justificada», dijo Bremberg en la carta de agosto.

Que la ONU denuncie la opresión comunista china a los uigures

La carta citaba los «verdaderos abusos de los derechos humanos» que se producen en la provincia china de Xinjiang como algo que sería más apropiado para que el comité se preocupara en comparación con las políticas de aborto de los Estados Unidos.

El gobierno chino mantiene actualmente a más de un millón de uigures y otras minorías étnicas y religiosas en campos de concentración, y los grupos de derechos humanos informan constantemente de casos de tortura, adoctrinamiento antirreligioso, trabajos forzados, abortos forzados y esterilizaciones.

«Sin embargo, el sistema de las Naciones Unidas -incluidos el Secretario General, el Consejo de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos- se ha mantenido notablemente callado en este tema, aun cuando encuentran amplias oportunidades para opinar sobre cuestiones de interés político interno de los Estados Unidos», escribió.

Según la carta, los Estados Unidos y otros Estados «consideran cada vez más que el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas está totalmente quebrantado», debido a su condición de «guardianes autodesignados para etiquetar ciertas preferencias políticas como ‘derechos’». «Al mismo tiempo, vemos violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales a escala masiva que generan pocos o ningún comentario por parte de estos mismos guardianes», dijo Bremberg.

El lunes, durante un encuentro virtual con organizaciones de mujeres de la sociedad civil, se le preguntó a Guterres qué se puede hacer para asegurar que los «derechos críticos» -referidos a la atención de la salud reproductiva- sean protegidos durante la pandemia.

«Está claro que estamos siendo testigos de un ataque muy fuerte», en los términos de la Declaración de Beijing, dijo Guterres, en aparente referencia a las objeciones de los EE.UU. y otros países. La Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing es un documento de 1995 que «señaló 12 áreas clave en las que era necesario tomar medidas urgentes para garantizar una mayor igualdad y oportunidades para mujeres y hombres, niñas y niños», incluida la salud reproductiva.

Guterres dijo que las Naciones Unidas estaban trabajando para asegurar que «los gobiernos no se aprovechen de la COVID-19 para socavar los derechos de la salud sexual y reproductiva», y que esos servicios seguirán estando disponibles.

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38509

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.