¿Está llegando la guerra civil a Europa?

0 30

«La guerra civil está llegando a Europa». Quien lo escribe es el periodista británico James Delingpole en un artículo (https://www.breitbart.com/big-government/2018/09/16/delingpole-civil-war-is-coming-to-europe-warns-german-politician/) publicado en el portal de noticias norteamericano , en el cual el autor recoge las palabras textuales a él referidas “off-the-record“, como se dice en la jerga periodística, por un político alemán que pidió permanecer en el anonimato.

Delingpole precisa, sin embargo, como todo cuanto a él le fue confiado con los micrófonos apagados por su misterioso personaje representa en realidad el pensamiento de muchísimos ciudadanos alemanes, siempre más preocupados con la imprudente política de acogida de su Canciller Ángela Merkel, que en los últimos tiempos abrió las puertas del país a cerca de tres millones de inmigrantes, la mayor parte de los cuales hombres en edad de combate, procedentes de países musulmanes.

De acuerdo con el periodista inglés, que pudo constatar todo personalmente al haber permanecido en Alemania dos semanas, durante las cuales pudo observar y respirar de cerca la actual atmósfera alemana en materia de inmigración, es que existe una suerte de voluntaria, como también suicida, ceguera de la mayor parte de la población alemana frente a la existencia de un macroscópico problema de integración con los inmigrantes musulmanes.

Una obstinada e irracional reticencia en enfrentar la realidad alemana en materia de acogida e integración de los denominados “inmigrantes”, por la cual nadie osa admitir que el “Rey está desnudo”, si no muy suavemente en privado: «Ello no significa que se haya quedado inmune al problema, casi nadie osa hablar si no es en privado: hordas de musulmanes, a veces con sistemas de valores completamente diferentes, en realidad hostiles, que no pueden o no quieren integrase por razones que van desde la pereza al desprecio, hasta el deseo de someter todo Occidente al Islam».

Tan clara y benevolente actitud del pueblo alemán, frente a la imponente inmigración islámica explica, siempre según Delingpole, por qué Alternative for Germany (AfD), el principal partido de oposición a la nefasta política de importación musulmana querida por Merkel, continúe manteniéndose, a nivel nacional, en un ajustado 16%. Quien salvará a Alemania (y a Europa) de las consecuencias del desastre político-social, autoinflingido por Merkel– continúa el periodista británico- no será por tanto la Afd, sino algo diferente, según cuanto previó el político alemán protagonista de su entrevista. A la pregunta del por qué Alemania se está autoinflingiendo tal absurdo proceso de inmigración en masa, el desconocido político alemán aclara como, además de la evidente voluntad de reparar sus propias responsabilidades con respecto a la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, existen otras dos importantes razones.

La primera razón es económica y principalmente es promovida por la siniestra mainstream, pero goza también del apoyo de una pequeña parte de los conservadores. Por detrás de esa motivación existe una consideración demográfica para la cual, la población alemana, en un progresivo e ineluctable envejecimiento, necesita de un flujo de sangre “nueva”. Porque con las actuales tasas de natalidad no es de hecho posible substituir a los alemanes nativos, resultando necesario y vital, para la manutención de una economía fuerte y competitiva, la importación de “trabajadores huéspedes”. En otras palabras, para que la economía alemana sostenga y conserve su papel de “locomotora de Europa” necesita con urgencia “fuerzas frescas”, poco importa sean islámicas y no integrables a los valores germánicos.

El segundo motivo, existente en la base de la incontrolada apertura de Alemania al flujo migratorio es, por el contrario, de carácter nacionalista y tiene por objetivo la construcción del “nuevo orden mundial”, sin barreras ni límites, orquestado y financiado a punta de millones por el magnate húngaro George Soros y sus fieles seguidores infiltrados en todos los niveles del poder: «Fomentar la inmigración de la cultura extranjera, aparentemente hostil, al final hará mejor a las personas. Resolverá el desagradable problema del privilegio del hombre blanco. Cruzando las razas, mezclaremos y abandonaremos nuestra inútil identidad nacionalista que, en el pasado, nos llevó a tanto chauvinismo y guerras».

El problema, continúa el anónimo alemán, es que tales motivaciones sean hechas propias e inspiren la acción política de la clase dirigente actualmente en el poder: «y que esto, por lo menos, sea el actual pensamiento de la elite liberal global que domina nuestros gobiernos, los gobiernos locales, las instituciones civiles, la sociedad, los estudios jurídicos y así sucesivamente. La mayor parte de ellos probablemente no pensó acerca de la cuestión a fondo en los términos explícitos delineados anteriormente (…) Es una verdad simple y observable que la mayor parte de nuestra clase dirigente -en todos los niveles, supranacionales (ONU, UE), nacionales, locales (consejos, policía senior, etc.) – se ha hecho su idea sobre la inmigración de masas y la formación de una comunidad paralela por parte de los musulmanes no integrados que ahora se ha convertido en algo inevitable que no puede ser puesto en discusión en términos muy severos». Es cierto, puntualiza el anónimo interlocutor, que el pensamiento de la elite en el poder no coincide con el real del pueblo, como se pudo constatar en diversas ocasiones: «en la votación sobre el Brexit, en la de Donald Trump, hasta en la oleada de líderes populistas como Matteo Salvini en Italia y Viktor Orban en Hungría».

De esta profunda disociación entre la voluntad de una oligarquía prepotente decidida a imponer a toda costa su loco e irrealizable proyecto de melting pot cultural y la real voluntad de la población reacia a ver pisoteada la propia identidad y el propio sistema de valores deriva, según el anónimo político, el riesgo concreto de deslizar gradualmente en una dramática situación de creciente conflicto social. En apoyo de este comentario destaca, por otra parte, que el objetivo de desencadenar una guerra civil en el corazón de Europa no representa de ningún modo una novedad sino que forma parte de una línea estratégica de conquista del continente europeo por parte del Islam: «sabemos, naturalmente, que desde hace mucho tiempo está siendo una de las misiones del Estado islámico y de similares organizaciones terroristas musulmanas -de hecho es el objetivo del Islam político en general- el provocar una guerra civil en Europa para obligar a los musulmanes moderados a tomar una posición y, en definitiva, para colocar a toda Europa bajo el Islam».

https://es.corrispondenzaromana.it/esta-llegando-la-guerra-civil-a-europa/

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.