El riesgo es salvar el euro para cargarse Europa

0 275

El talón de Aquiles europeo es en realidad un cóctel variopinto de déficit democrático, fragmentación Norte-Sur y una gestión de la crisis dolorosa – basada en aquella máxima thatcherista: no hay alternativa – para unas clases medias que vuelcan un desencanto creciente en las urnas, cada vez que hay elecciones. “Los partidos de derechas no aplican lo que prometían en los programas, como demuestra el caso español. Los partidos social-demócratas siguen inmersos en una crisis que dura ya más de una década, y que de nuevo España ejemplifica perfectamente”, apunta un diplomático.

Lo que se juega Europa, en fin, es evitar el hundimiento de los valores europeos —apertura al mundo, libertad, democracia— y dar respuesta a cambios fundamentales y a grandes desafíos sin caer en la xenofobia, en la violencia, en los viejos fantasmas. La globalización, la inmigración y el cambio tecnológico están haciendo la vida política mucho más compleja: las tradicionales recetas del centro izquierda y el centro derecha no acaban de funcionar. La política es una negociación perpetua con las sorpresas que depara la realidad: el contrato social que era el Estado del bienestar se está rompiendo con la sensacional excusa de la crisis, que pone al descubierto sus costuras, sus límites, con Europa inmersa en una dulce —o no tan dulce— decadencia. “Los votantes empiezan a buscar respuestas fuera de ese bipartidismo, porque las que les han dado hasta ahora no son convincentes. Y los más confundidos pueden encontrar atractivos los mensajes simplistas de las fuerzas populistas”, cierra Katinka Barysch, del Center for European Reform.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/07/actualidad/1367955296_014607.html

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.