El obispo inglés encargado de la defensa de la vida insta a los católicos a resistir el embate de la nueva ley, que sería «la más extrema de Europa»

0 77

Una ley, de tapadillo, que permitiría acabar con la vida del concebido casi a término del embarazo.

InfoCatólica 2/07/20

Mons. John Sherrington, obispo auxiliar de la Diócesis de Westminster, instó a los católicos a resistir el nuevo embate que pretende eliminar las protecciones para los niños no nacidos y que «dejarían al Reino Unido con la legislación de aborto más extrema de Europa».

El obispo John Sherrington emitió la apelación el 1° de julio cuando los miembros del Parlamento intentaron presentar enmiendas a un proyecto de ley de abuso doméstico que dijo que introduciría «el aborto a demanda, por cualquier motivo, hasta término del embarazo». Un grupo de parlamentarios buscará derogar las secciones 58 y 59 de la Ley de delitos contra la persona de 1861, que prohíbe la administración de drogas o el uso de instrumentos que provocan un aborto espontáneo.

Sherrington afirmó que «esto se presenta como una despenalización del aborto, pero, si se lleva a cabo, haría mucho más que eso. Daría como resultado la introducción del aborto a demanda, por cualquier motivo, hasta que un niño pueda nacer vivo, con un límite máximo de 28 semanas».

«Dejaría al Reino Unido con la legislación sobre aborto más extrema de Europa, donde en casi todos los países el límite de tiempo para el aborto es de 12 semanas. A la mayoría de nuestros conciudadanos les gustaría ver el límite actual de 24 semanas reducido, no aumentado».

Sherrington, el obispo principal para asuntos de la vida de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, continuó: «Esta enmienda también tendría el efecto de eliminar las cláusulas de la Ley de Aborto de 1967 que permiten a los médicos ejercer una objeción de conciencia en relación con el aborto. Además, también eliminaría las garantías legales que actualmente protegen a las mujeres y los niños». Instó a los católicos a escribir a sus parlamentarios, a través del sitio web del grupo pro vida Right to Life, instándolos a oponerse a la enmienda.

Right to Life ha acusado al lobby del aborto, liderado por el proveedor de abortos más grande del Reino Unido, BPAS, de tratar de «secuestrar» el Proyecto de Ley de Abuso Doméstico, que busca salvaguardar a las mujeres y niños que enfrentan abusos en sus hogares. La organización benéfica dijo que las enmiendas representarían «el cambio más extenso a la legislación sobre el aborto» desde que la práctica se legalizó en 1967, dejando a Inglaterra y Gales con «una de las leyes de aborto más extremas del mundo».

Los activistas a favor del aborto han estado activos durante la crisis del coronavirus, que ha tenido un efecto devastador en el Reino Unido, con 43.991 muertes por COVID-19 al 2 de julio, la tercera cifra más alta registrada en el mundo. Cuando el país entró en el cierre patronal en marzo, el gobierno se vio presionado para permitir que las mujeres aborten prematuramente en sus hogares sin supervisión médica. Aprobó la medida, luego la rescindió rápidamente, antes de volver a presentarla.

Sherrington, obispo auxiliar de la Diócesis de Westminster, expresó su conmoción por las acciones del gobierno. El mes pasado, las cifras oficiales revelaron que hubo un número récord de abortos en Inglaterra y Gales en 2019. El 11 de junio, el gobierno informó que hubo un total de 209.519 abortos el año pasado, más que en cualquier otro año desde 1967.

Antonia Tully, directora de campañas de la Sociedad para la Protección de los Niños No Nacidos, dijo: «Estamos viendo una tragedia nacional aquí. Esta cifra espantosa nos muestra que el aborto se está normalizando cada vez más ».

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38059

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.