El chavismo se rearma con Diosdado Cabello al frente

0 26

Como si se tratara de una tarta nacional, Nicolás Maduro ha repartido el poder entre los distintos clanes revolucionarios, incluyendo su propia familia, y reservándose para los más cercanos los trozos más suculentos. La designación más destacada ha llevado a Diosdado Cabello, número dos del chavismo y líder de radicales y militares, a la presidencia de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), precisamente cuando en los mentideros políticos de Caracas se cree inminente la conclusión de la nueva Carta Magna.

“Juro que haré lo que tenga que hacer para defender la Constitución, juro que acompañaré a nuestro querido hermano presidente Nicolás Maduro en la construcción del socialismo bolivariano”, clamó Cabello, jaleado por los delegados constituyentes, quienes gritaron y repitieron el histórico “¡Volvió, volvió, volvió!”, uno de los mantras del chavismo desde el regreso al poder de Hugo Chávez tras el fracasado intento de golpe de Estado de 2002.

El militar retirado, quien asegura representar la corriente más fiel a las ideas de Hugo Chávez, respondió a las aclamaciones de sus partidarios asegurando que “nos vamos para la calle. Una Constituyente no es para estar aquí metido, que el pueblo nos diga lo que nos tiene que decir”.

Cabello sustituye así a Delcy Rodríguez, nueva vicepresidenta ejecutiva y la más fiel colaboradora del ‘hijo de Chávez’. Según el dogma revolucionario, Maduro debería plegarse ante el nuevo presidente de la plenipotenciaria ANC, pero en la práctica, este órgano revolucionario y su antigua presidenta acataron y llevaron a cabo todas las órdenes emanadas desde el Palacio de Miraflores.

“Decir que Maduro queda subordinado a Diosdado es caer en el juego del régimen. Cabello sólo preside un comité asambleario cuyo único fin es entronizar la dictadura”, destacó el constitucionalista José Vicente Haro.

El primer mandatario también intervino en el debate, asegurando que “me da risa cuando dicen que tenemos una dictadura. Este es un pueblo combatiente que no soportaría una dictadura, es un pueblo de la escuela de Chávez”.

Una vez instalado el nuevo presidente constituyente llegó la primera orden desde el Palacio de Miraflores: el nombramiento del nuevo presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), que fue acatada de forma unánime. El elegido es Calixto García Sánchez, hijo del dirigente del mismo nombre, vinculado personalmente con el presidente. Ingeniero industrial y desconocedor de las finanzas públicas, García será el encargado de llevar a cabo la imposición del nuevo cono monetario en medio de la mayor hiperinflación de la Historia del planeta, que ya roza una subida de precios del 30.000%.

Otro nombramiento presidencial lleno de polémica fue la designación de la antigua nuera de Cilia Flores, “primera combatiente revolucionaria” y mujer de Maduro, al frente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Queda por ver cuánto tiempo se prolongará la presidencia de Cabello en la ANC, que funge desde agosto de 2017 como órgano plenipotenciario con la misión de arrebatar sus funciones constitucionales al Parlamento legítimo y convertida en una especie de versión contemporánea del Comité de Salud Pública de la Revolución Francesa, pese a que la Carta Magna sólo le confiere poder para redactar una nueva Constitución.

Precisamente el mes pasado el entonces aún presidente colombiano Juan Manuel Santos hizo públicas las investigaciones de sus servicios secretos, que aseguran que la nueva Carta Magna está casi a punto y que con ella se acabarían las elecciones directas, siguiendo el modelo cubano. La oposición venezolana teme que la convocatoria de un referéndum aprobatorio es inminente.

La cuota de poder de Cabello también se ha incrementado con la llegada al Ministerio de Obras Públicas de su mujer, Marleny Contreras. Otro de los sectores fuertes del chavismo, encabezado por el nuevo zar económico, Tareck El Aissami, ha situado a varios ministros en el nuevo gabinete, incluida la arquitecta que fungió como interventora en la acometida del Estado contra el Banco Banesco.

El ascenso de Cabello no llega en su mejor momento personal. Después de años esquivando las sanciones internacionales, su nombre ha sido incluido en las listas negras de EEUU y de la Unión Europea. De esta forma sí volverá a tener mayor presencia pública, circunscrita actualmente a su programa de televisión, ‘Con el mazo dando’, en el que ataca a diestro y siniestro a quienes considera enemigos de la revolución.

 

Fuente:

http://www.elmundo.es/internacional/2018/06/20/5b2a8ee7e5fdead8668b4687.html

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.