El cardenal Parolin asegura que ha crecido la confianza entre el Vaticano y la dictadura comunista china

0 182

El Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, ha concedido una entrevista a un periódico vinculado al órgano oficial del Partido Comunista Chino.

InfoCatólica 13/05/19

Una foto del papa Francisco sonriente y un título ambicioso (“El Papa Francisco ve a China como una gran nación, dice un cardenal”): es el artículo publicado en la portada del Global Times, el periódico de Beijing vinculado al “Diario del Pueblo”, el órgano oficial del Partido Comunista Chino. Por primera vez en la historia de esta publicación, y quizás de China misma, se difunde una entrevista completa a un cardenal, que además es Secretario de Estado, como es el caso del Card. Pietro Parolin.

La nota del editorial explica que esto es «un signo del rumbo positivo que están tomando las relaciones entre China y el Vaticano», confirmadas por las «pacíficas y recientes celebraciones pascuales» -quizás, refiriéndose a las tensiones, que luego se reavivaron en Mindong- y por la «representación vaticana en la Exposición Internacional de Horticultura».

La entrevista fue redactada por Francesco Sisci y por Zhang Yu. Sisci es el periodista que entrevistó hace tres años al Papa Francisco, en un reportaje en el que ahondó en China, y en el cual hizo hablar a Francisco de todo, menos de la situación actual de la Iglesia en China. A diferencia de aquella vez, en esta ocasión, el Card. Parolin habló de algunas problemáticas que se viven en China y se refirió a las intenciones que subyacen al acuerdo sino-vaticano, para el «beneficio de toda la comunidad católica china, que yo abrazo fraternalmente -sobre todo, a aquellos que más han sufrido y continúan sufriendo».

Entrevista completa

El acuerdo entre la Santa Sede y la República Popular de China ha sido firmado. El diálogo sigue en curso. ¿Cómo se está procediendo ahora? ¿Con qué frecuencia se encuentran los dos lados? ¿Puedes darnos algunos detalles al respecto?

Sí, el 22 de septiembre de 2018 firmamos un acuerdo provisional sobre la nominación de obispos en China. Las dos partes son conscientes de que tal acto constituye el punto de llegada de un largo viaje, pero es sobre todo un punto de partida. Hay confianza en que ahora se puede abrir una nueva fase de mayor cooperación para el bien de la comunidad católica china y la armonía de toda la sociedad. Los canales de comunicación están funcionando bien. Hay elementos que demuestran una mayor confianza entre las dos partes. Estamos inaugurando un método que parece positivo y que aún tendrá que desarrollarse con el tiempo, pero que, por ahora, nos da la esperanza de poder llegar gradualmente a resultados concretos. Tenemos que caminar juntos, porque solo de esta manera podremos curar las heridas y los malentendidos del pasado para mostrar al mundo que incluso a partir de posiciones muy alejadas, podemos alcanzar acuerdos fructíferos. Me gustaría resaltar un aspecto que está particularmente cerca del corazón del Papa Francisco: la verdadera naturaleza del diálogo. En el diálogo, ninguna de las dos partes renuncia a su propia identidad o lo que es esencial para llevar a cabo su propia tarea. China y la Santa Sede no están discutiendo teorías sobre sus respectivos sistemas ni quieren reabrir las preguntas que ya pertenecen a la historia. En su lugar, estamos buscando soluciones prácticas que afecten la vida de personas reales que desean practicar su fe de manera pacífica y ofrecer una contribución positiva a su propio país.

Hay cierta oposición al diálogo del Vaticano con el gobierno chino. ¿Cuál es su opinión sobre la oposición y qué le diría a los oponentes dentro de la Iglesia?

Como ocurre generalmente en asuntos complejos y cuando se abordan problemas de gran importancia, también en las relaciones chino-vaticanas, es habitual comparar diferentes posiciones y proponer soluciones diferentes, de acuerdo con los puntos de vista iniciales y las preocupaciones prevalecientes. Por lo tanto, no debería sorprenderse si hay críticas, que pueden surgir en la iglesia o en China o en otros lugares, a una apertura que puede parecer sin precedentes después de un período de confrontación tan largo. De hecho, me parece humano y cristiano mostrar comprensión, atención y respeto por aquellos que expresan tales críticas. Por supuesto, no todos los problemas han sido resueltos. Muchas preguntas aún deben ser abordadas y las estamos enfrentando con buena voluntad y determinación. Soy consciente de que nadie lo ha resuelto por completo (¡ni, de hecho, puede proporcionar una fórmula mágica!), Pero también puedo decir que estamos comprometidos a encontrar soluciones duraderas, que sean aceptables y respetuosas para todos los interesados. Obviamente, las críticas que provienen de posiciones prejuiciosas y que parecen buscar preservar los viejos equilibrios geopolíticos son otra cuestión. Para el papa Francisco, que es consciente de todo lo que ha sucedido incluso en el pasado reciente, el interés principal en el diálogo en curso es a nivel pastoral: está haciendo un gran acto de confianza y respeto por el pueblo chino y su cultura milenial, con la esperanza bien fundada de recibir una respuesta igualmente sincera y positiva. El punto verdaderamente importante es que el diálogo debe poder construir progresivamente un consenso más amplio dando frutos abundantes. Un primer y doble fruto, para observar cuidadosamente, es lo que ya se ha producido. Por una parte, estamos empezando a superar las condenas recíprocas, nos conocemos mejor, nos escuchamos, comprendemos mejor las necesidades de quienes participan en el diálogo. Por otra parte, se abre la posibilidad de que dos entidades internacionales antiguas, grandes y sofisticadas, como China y la Sede Apostólica, puedan llegar a ser cada vez más conscientes de una responsabilidad común por los graves problemas de nuestro tiempo. Las respuestas globales deben corresponder a los desafíos globales. El catolicismo, por su naturaleza, es una realidad global, capaz de promover de manera original la búsqueda de sentido y felicidad, reforzar el valor de pertenecer a una cultura específica y al mismo tiempo experimentar la fraternidad universal. Como señaló recientemente un obispo chino, las comunidades católicas en China hoy piden estar plenamente integradas en la comunión universal, trayendo a la Iglesia el don de ser chinos.

La inculturación siempre ha sido importante para la Iglesia Católica cuando predica el Evangelio. Ahora China está llevando a cabo la «chinicización» de las religiones. ¿Cuál es su opinión sobre la inculturación y la «chinicización»?

La inculturación es una condición esencial para una buena proclamación del Evangelio que, para dar fruto, requiere, por un lado, salvaguardar su auténtica pureza e integridad y, por el otro, presentarla de acuerdo con la experiencia particular de cada pueblo y cultura. La fructífera experiencia de Matteo Ricci es un testimonio sobresaliente de esto: sabía cómo hacerse auténticamente chino para promover los valores de la amistad humana y el amor cristiano. Para el futuro, ciertamente será importante profundizar este tema, especialmente la relación entre «inculturación» y «chinicización», teniendo en cuenta cómo el liderazgo chino ha podido reiterar su voluntad de no socavar la naturaleza y la doctrina de cada religión. 

Estos dos términos, «inculturación» y «chinicización», se relacionan entre sí sin confusión y sin oposición: de alguna manera pueden ser complementarios y pueden abrir vías para el diálogo a nivel religioso y cultural. Finalmente, diría que los principales actores en este compromiso son los católicos chinos, llamados a vivir la reconciliación para ser auténticamente chinos y completamente católicos.

El Vaticano (Santa Sede) ha desempeñado un papel positivo en ayudar a China a obtener reconocimiento por sus esfuerzos para combatir el tráfico de órganos. ¿Hay otras áreas en las que los dos lados pueden trabajar juntos?

Como señalé anteriormente, hoy existen muchos desafíos globales que deben enfrentarse con un espíritu de cooperación positiva. Pienso en particular en los grandes temas de la paz, la lucha contra la pobreza, las emergencias ambientales y climáticas, la migración, la ética del desarrollo científico y el progreso económico y social de los pueblos. Es de primordial importancia para la Santa Sede que en todas estas áreas se coloque la dignidad de la persona humana en el centro, comenzando con el reconocimiento real de sus derechos fundamentales, entre los que se encuentra el derecho a la libertad religiosa y el derecho a la libertad, que es el bien común de todos. Estos son horizontes muy amplios que hoy más que nunca necesitan un compromiso compartido por parte de todos: creyentes y no creyentes. La Santa Sede continuará jugando su papel dentro de la comunidad internacional y está abierta a todas las iniciativas que promuevan el bien común.

Es un momento complicado para todo el mundo y en particular para algunos países. ¿Qué podría decirle a los líderes políticos personalmente, como hombre religioso?

Hoy, más que en el pasado, los líderes políticos están llamados a tener enormes responsabilidades. Lo que sucede a nivel local casi de inmediato tiene repercusiones a nivel global. Todos estamos interconectados, por lo que las palabras y decisiones de unas pocas personas influyen en la vida y la forma de pensar de muchas personas. Como hombre de fe y como sacerdote, me gustaría invitar a aquellos que tienen responsabilidades políticas directas a tener en cuenta este poder de influencia sobre las personas, un poder que puede ser vertiginoso. Me gustaría decir que, incluso en las situaciones más difíciles y ante las decisiones más complejas, no deberían temer levantar la vista, más allá del éxito inmediato, buscar soluciones duraderas y de gran alcance sin condiciones previas que puedan contribuir a construir un futuro más humano, más justo y más digno para todos. En este sentido, me gustaría resaltar el mensaje del Papa Francisco para la celebración de la 52.a Jornada Mundial de la Paz el 1 de enero de 2019, titulado «La buena política al servicio de la paz», que ofrece valiosas indicaciones a todos aquellos que Tener responsabilidades políticas.

Usted ha tratado con representantes chinos durante muchos años. ¿Cuál es el recuerdo más poderoso de esa época? ¿Y la más bella?

Tengo buenos y claros recuerdos del momento en que, como Subsecretario de Relaciones con los Estados, tuve tratos con los representantes chinos y le agradezco al Señor por permitirme tener esa rica experiencia. Por supuesto, no faltaron preocupaciones y temores. En no pocas ocasiones, me pareció que nunca progresaríamos y que todo se detendría. Sin embargo, la voluntad de avanzar prevaleció en ambos lados, y con paciencia y determinación buscamos superar los obstáculos en el camino. Este detalle particular ha quedado claramente impreso en mi memoria. Los momentos más conmovedores fueron aquellos en los que pasamos momentos de familiaridad y amistad juntos, permitiéndonos conocernos más y apreciarnos más y, al final, compartir la humanidad que nos une más allá de las diferencias que existen entre nosotros. .Estas son situaciones que tienen un profundo valor en sí mismas, pero que también fueron útiles para crear una atmósfera más favorable durante las negociaciones. Recuerdo, en particular, un día entero en Asís con la delegación china un domingo de primavera: la fascinación de los lugares de San Francisco y el clima que se creó entre nosotros me abrió el corazón a una gran esperanza, que me hizo regresar todos los años siguientes y aquello todavía me anima. Hemos visto sus primeros frutos y, con la gracia de Dios, veremos aún más, en beneficio de toda la comunidad católica china, que abrazamos fraternalmente, sobre todo de aquellos que más han sufrido y continúan sufriendo, y de la toda la población de ese país, a la que sinceramente extiendo todos los buenos deseos.

Eminencia, ¿tiene algún mensaje en particular para el pueblo chino y sus líderes?

Me gustaría enviar a los líderes, pero también a todo el pueblo de China, los saludos, los mejores deseos y las oraciones del Papa Francisco. El Santo Padre le pide a los católicos en particular que emprendan con valor el camino de la unidad, la reconciliación y una renovada proclamación del Evangelio. Ve a China no solo como un gran país sino también como una gran cultura, rica en historia y sabiduría. Hoy, China ha despertado gran atención e interés en todas partes, especialmente entre los jóvenes. La Santa Sede espera que China no tenga miedo de entablar un diálogo con el mundo en general y que las naciones del mundo den crédito a las aspiraciones profundas del pueblo chino. De esta manera, con todos trabajando juntos, estoy seguro de que podremos superar la desconfianza y construir un mundo más seguro y próspero. En palabras del Papa Francisco, diríamos que solo al estar unidos podemos superar la globalización de la indiferencia, trabajando como artesanos creativos de la paz y como promotores resueltos de la fraternidad.

Entrevista en inglés en la web del Global Times.

Traducida al español por InfoCatólica

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.