Demasiado ruido

0 276

(…) En apenas dos semanas en el cargo, Maduro ha provocado cuatro incidentes diplomáticos que no han ido a más por la prudencia de la contraparte. Decirle al ministro español de Exteriores que “saque sus narices” de Venezuela (por mucho que la del ministro no fuera una declaración afortunada), abrir una crisis con Perú y acusar de “injerencia” a su canciller por promover en Unasur un llamamiento “a la tolerancia y al diálogo” o calificar a Barack Obama de “jefe mayor de los diablos” y promotor de la violencia de “la derecha fascista”, después de que el presidente de EE UU expresara su preocupación por el país caribeño, no parecen los pasos más adecuados para apuntalar una imagen de estadista. Maduro ha logrado incluso que el Gobierno del colombiano Juan Manuel Santos, que maneja la situación de Caracas con guante de seda, exprese su malestar por la arremetida contra el ex Presidente Álvaro Uribe, a quien el venezolano acusó de querer asesinarlo.

Mal remedo de su mentor, Hugo Chávez, Maduro alterna las peleas con las dádivas y ofrece petrodólares a cambio de apoyo. Empezó garantizando el suministro del crudo subvencionado a los 18 miembros de Petrocaribe y ha seguido esta semana con los países del Mercosur. Maduro recibió palmadas en la espalda en Uruguay, un baño de masas en Argentina y honores militares en Brasil, al que la desastrosa situación económica de Venezuela abre oportunidades por el desabastecimiento alimentario y el deplorable estado del suministro eléctrico. El férreo pragmatismo de Dilma Rousseff -si bien preocupada por controlar los excesos del chavismo- no ayuda a dar a Brasil solidez como referencia diplomática regional.

Maduro haría bien en rectificar el tiro. Ni la chequera (cada vez más delgada) ni los desplantes van a afianzar su legitimidad en el exterior. Como tampoco el acoso a los opositores ni las palizas a los diputados van a disipar las dudas de muchos venezolanos sobre la limpieza de los comicios. Las encuestas ya muestran el desgaste del recién estrenado presidente.

http://elpais.com/elpais/2013/05/10/opinion/1368215827_491342.html

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.