Coronavirus: ¿Existen riesgos de “eutanasia oculta” de ancianos?

0 59

ANDREA GAGLIARDUCCI               ACI PRENSA                 28 DE ABRIL DE 2020

En Bélgica, donde la pandemia de coronavirus COVID-19 se ha propagado muy rápidamente, se cree que existe el riesgo de una mentalidad de eutanasia cuando se trata de cuidar a pacientes de edad avanzada.

El 10 de abril, el virólogo belga Emmanuel André informó: “En las últimas 24 horas se han reportado 325 muertes y 171 en hogares de ancianos en Flandes entre el 18 y el 31 de marzo, lo que lleva a un total de 3.019 muertes”. Estas fueron las palabras que dispararon la “alarma en Bélgica”, el país con el mayor número de muertes por contagio, pero también provocaron la sospecha de que todas esas muertes, especialmente entre los ancianos, fueron el más reciente avance de una mentalidad de eutanasia que lleva a considerar que los pacientes de edad avanzada no deben ser tratados, incluso cuando existe la posibilidad de hacerlo.

Hay que decirlo claramente: No hay evidencia concreta de esta falta de voluntad para curar a los ancianos, y todo está oculto detrás de la opción (a veces necesaria) de dar prioridad a la atención de aquellos que pueden salvarse, el llamado triaje. Pero el pasado 16 de abril, el Instituto Europeo de Bioética, con sede en Bruselas, quería que su voz resonara sobre el tema, después de ser inicialmente muy cauteloso al tomar una posición.

La precaución, explicó el Instituto, se debió al hecho de que inicialmente se pensó que los problemas éticos se “limitaban a la cuestión de definir la prioridad de la atención”, porque en caso de sobrecarga de servicios de cuidados intensivos, la edad avanzada de una persona es uno de los criterios utilizados en el triaje: quien tiene la mayor posibilidad de salvación es tratado primero, razonamiento cínico, pero a veces es necesario.

Sin embargo, el Instituto denunció que “la discusión se movió rápidamente de la provisión de asistencia, a la fase de hospitalización”.

“Incluso en ausencia de congestión, y para evitar este escenario, algunos afirman que no tratan directamente a los pacientes que han alcanzado una edad avanzada, sea cual sea su estado de salud. Estas situaciones son particularmente ciertas para las personas que residen en hogares de ancianos: algunos tuvieron que enfrentar el rechazo de ser transferidos al hospital para recibir asistencia, incluida la atención respiratoria”, informó.

De los obispos de Bélgica, no ha habido declaraciones al respecto. La Conferencia Episcopal Belga está copresidida por el Obispo de Amberes, Mons. Johan Bonny, y el Obispo de Tournai, Mons. Guy Harpigny, pero ninguno abordó el tema. Como si eso fuera poco, el Arzobispo de Bruselas y Primado de Bélgica, Cardenal Jozef de Kesel, está en el hospital y, por lo tanto, su voz tampoco está presente en el debate público.

En Bélgica se aprobó la eutanasia en 2002, pero con una ley del 5 de marzo de 2020, justo antes del estallido de la crisis de COVID-19, ésta se modificó aún más, de una peor manera.

En la práctica, de acuerdo con la nueva ley de eutanasia, si a un médico se le pide acabar con la vida de un paciente, una persona deprimida, discapacitada, enferma o a un niño, pero el pedido es contrario a sus creencias religiosas o médicas, éste debe “transmitir al paciente los contactos de un centro especializado en el derecho a la eutanasia”.

Según el Consejo de Estado, esta enmienda es una violación de la libertad de conciencia, pero de todos modos fue aprobada, porque ahora ninguna demanda escrita o no escrita puede evitar que el médico realice la eutanasia de forma legal. Una enmienda que muestra cómo la cultura en Bélgica ha llevado cada vez más a la aceptación de la eutanasia como la “terapia del dolor” por excelencia. El crecimiento fue exponencial: de 349 archivos enviados a la Comisión Federal de Control y Evaluación de la Eutanasia en 2004 a 2.655 en 2019.

No es casualidad que el hermano René Stockman, Superior General de los Hermanos de la Caridad, haya notado que en el caso del coronavirus nos movemos “de una batalla por la muerte a una batalla contra la muerte”, pero que en cualquier caso vivimos “con una mentalidad utilitaria, lo que crea una atmósfera en la cual la persona mayor no debería ser una carga para la familia, la comunidad, las arcas del estado”.

El punto de vista de los Hermanos de la Caridad es importante. Los Hermanos de la Caridad son una congregación religiosa compuesta por hermanos (no sacerdotes), nacidos en Bélgica a fines del siglo XIX, con vocación de practicar la caridad de manera profesional, y en particular en el cuidado de las personas, con especialización en el cuidado de pacientes psiquiátricos.

Tienen centros psiquiátricos en todo el mundo, incluso en la República Centroafricana. Quince de estos hospitales están en Bélgica, y los hermanos han tenido que lidiar con la elección de una organización que administra sus hospitales para aceptar practicar la eutanasia, bajo ciertas condiciones. Pero para los Hermanos de la Caridad, y en particular para el Hermano Stockman, las prácticas de no a la eutanasia siempre han sido una de las batallas clave.

La denuncia del Hermano Stockman es dura: desde el utilitarismo que estableció el derecho a morir para todos y, en todo caso, hasta el código de ética que “se supone que justifica la admisión al tratamiento” y de esta manera “alivia la conciencia de los médicos y enfermeras”.

Porque básicamente “se ha calculado diligentemente el número de camas y respiradores disponibles para cuidados intensivos. Por lo tanto, los comités de ética se reunieron y propusieron a hogares de ancianos para mantener a los ancianos con pocas posibilidades de rehabilitación en los hogares, a fin de mantener las camas y los respiradores en los hospitales gratuitos para los jóvenes. Y esto se consideró una política humana”.

Hay que decir que no fue una campaña del Gobierno, pero fueron propuestos por varios expertos en ética de varias universidades, incluso de la Universidad (Católica) de Lovaina. Para esto, el Hermano Stockman señala que “los científicos, políticos y expertos en ética pensaron que habían tomado la decisión correcta”, y que “limitar e incluso prohibir la visita a los pacientes en hogares de ancianos y lavarse bien las manos antes de ingresar podría ser suficiente”.

Pero lo imponderable sucedió, es decir, el brote de la infección por coronavirus en hogares de ancianos de forma incontrolada, un evento que fue “considerado imposible y, por lo tanto, inverosímil”, a pesar de situaciones similares que ya habían sucedido en Italia y España.

“Es innegable”, señala el hermano Stockman, que “muchas personas mayores y con discapacidades en hospicios o pacientes que reciben tratamiento en centros psiquiátricos sienten cada día y concretamente en esta crisis pandémica que son los últimos en recibir los tratamientos adecuados. Al menos se sienten tratados como ciudadanos de segunda clase”.

El hermano Stockman cita como ejemplo el caso de Tine Nys, la mujer de 38 años que se le había practicado la eutanasia el 27 de abril de 2010, luego de que le diagnosticaran apresuradamente el síndrome de Asperger, una enfermedad considerada incurable y, por lo tanto, suficiente para obtener la eutanasia. La familia había denunciado a los tres médicos, alegando que no se habían cumplido los criterios legales, pero el juicio por asesinato contra los tres médicos que favorecieron y administraron la eutanasia terminó a principios de febrero con una triple absolución.

Dice el hermano Stockman: “Lo que había estado oculto en el juicio de eutanasia de Tine Nys con todo tipo de declaraciones opacas y mediáticas ahora se revela completamente: nuestros ciudadanos ‘decentes’ se deterioran, con una ética falsa, muchos grupos de personas terminan siendo ciudadanos de segunda clase cuyas vidas son menos dignas de vivir que las vidas de otros”. Y entonces, concluye Stockman que “la sociedad ahora tiene dos grupos: Los que son útiles y los que no lo son”.

“En la crisis del coronavirus, estos últimos son los viejos, pero ¿quién será el próximo grupo después del coronavirus y cuándo llegará su momento? ¿Se volverá a usar la careta de la determinación absoluta y la falsa misericordia mientras el virus del pensamiento utilitario proliferará nuevamente?”, reflexionó.

Estas son todas las razones que sugieren que, al final, la falta de atención a los ancianos puede ser una eutanasia oculta. Sucede en Bélgica, que es el laboratorio de Europa, donde todas las opciones parecen tomarse como modelo. Pero es fácil que esa mentalidad esté, después de todo, extendida en todas partes. No en vano, el ministerio laico, familiar y de vida, el 7 de abril, emitió la alarma para los ancianos, pidiendo aclarar que “salvar las vidas de las personas mayores es una prioridad tanto como salvar la vida de cualquier otra persona”.

https://www.aciprensa.com/noticias/coronavirus-existen-riesgos-de-eutanasia-oculta-de-ancianos-59929

Leave A Reply

Your email address will not be published.