Cómo la crisis católica de abuso sexual afecta la lucha contra el aborto en los Estados Unidos

3

Gualberto Garcia Jones recuerda que las mayores victorias legales para el movimiento abortista en 2018 tuvieron lugar en Chile e Irlanda. Ambos países legalizaron el aborto durante o poco después de las revelaciones de casos masivos de abuso sexual.

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y la legalización del aborto?

Las mayores victorias legales para el movimiento abortista en 2018 tuvieron lugar en Chile e Irlanda. Ambos países legalizaron el aborto durante o poco después de las revelaciones de casos masivos de abuso sexual. Chile e Irlanda históricamente fueron algunos de los países más católicos del mundo, pero han sufrido enormemente debido a las presiones combinadas de la secularización cada vez más agresiva de la cultura dominante y la desilusión de muchos católicos con una miembros de la Iglesia que perpetraron y encubrieron innumerables casos de abuso sexual.

La reciente exposición del Cardenal McCarrick y las increíbles consecuencias, hacen recordar otra oportunidad en que el Cardenal McCarrick estuvo en las noticias y causaba un grave escándalo a la Iglesia.

Era 2004, y recién salía de la facultad de derecho; Estaba empezando a trabajar en el movimiento pro-vida en American Life League. Recuerdo que la primera tarea que la Sra. Judie Brown me dio fue redactar y traducir al español un folleto informativo sobre la necesidad de negar la comunión a los políticos a favor del aborto basados en la ley canónica 915.

Fue una tarea desalentadora dada mi conversión relativamente reciente a la fe católica, y el hecho de que mi entrenamiento fue en derecho civil en oposición a la ley de la Iglesia. Pero tiene perfecto sentido para mí. Si los católicos realmente creen que el aborto es la matanza intencional de un niño, ¿cómo podrían las personas que son defensoras activas de este horrendo crimen estar en comunión con la Iglesia?

En ese momento, el político pro aborto más notorio era el senador John Kerry, quien mientras se postulaba para la presidencia se describía a sí mismo como un católico en buena posición y se jactaba de haber sido monaguillo. American Life League tuvo el coraje de llamar al Cardenal McCarrick por permitir que este notorio político pro-aborto recibiera la comunión en Washington DC. En entrevistas antes de las elecciones, McCarrick había declarado que «no estaba cómodo» negando la comunión a los políticos en base a su postura sobre el aborto, por lo que American Life League sacó un  anuncio de página completa en el Washington Times que mostraba a Jesús en la cruz que pregunta al «Cardenal McCarrick: ¿Está cómodo ahora?»

En ese momento, me pareció que se trataba de una estrategia agresiva, y tal vez incluso poco caritativa. Pero como ahora es tan dolorosamente claro para todos los católicos, los delitos graves requieren graves consecuencias, y el Cardenal McCarrick merecía mucho más que un anuncio crítico de página completa.

Recuerdo haber explicado esta campaña a mis amigos no católicos en ese momento de la siguiente manera: imagínense si abusar de los niños se volvió legalmente aceptable en nuestra sociedad (como lo había sido en la antigua Grecia) y que fue apoyado abrumadoramente por uno de los dos partidos políticos (como el aborto es por el partido Demócrata de hoy), ¿deberían los funcionarios de la Iglesia salirse con la suya permitiendo que los defensores del abuso infantil reciban la comunión para evitar politizar la Santa Cena, como afirmaron el Cardenal McCarrick y su personal?

Poco sabía que lo que pretendía como analogía estaba sucediendo realmente, de hecho fue incluso peor de lo que imaginaba en mi analogía porque McCarrick no solo daba cobertura moral católica a un defensor político del asesinato de niños, él mismo era un abusador de niños y un promotor y habilitador de otros abusadores.

La corrupción de McCarrick alcanzó tal nivel, que cuando el Cardenal Ratzinger le ordenó comunicar a los obispos estadounidenses que iban a dejar de admitir a los políticos pro aborto a la comunión, McCarrick  retuvo el memorándum del Cardenal Ratzinger y mintió a sus compañeros obispos, declarando que dependía de cada obispo decidir.

El modus operandi de cómo McCarrick trató la comunión para los defensores del aborto es inquietantemente similar a las acusaciones hechas por el arzobispo Viganó en su reciente testimonio sobre el manejo del abuso infantil por parte de muchos en la jerarquía de la Iglesia. Primero, un grave pecado moral nacido de un profundo desorden se perpetra a través de un abuso de poder. Entonces, se forma una conspiración entre los culpables aprovechando la grave inmoralidad compartida a fin de amasar más poder y endurecer la conspiración. Por último, un patrón de corrupción se orquesta con zanahorias y palos similares a los de la mafia para evitar el descubrimiento de los crímenes mientras se acumula cada vez más poder en niveles cada vez más altos en la Iglesia.

El acto de aborto también comparte muchas similitudes con el acto de abuso infantil por parte de un sacerdote. Si bien el aborto claramente termina con la vida del niño en el útero, también implica la violación de ese aspecto más central de la feminidad, que es la maternidad. Cambia el rol de una mujer de heroica protectora de sus crías a co-conspiradora en el asesinato. También cambia el papel de los médicos y proveedores de atención médica, desde curadores hasta asesinos. Del mismo modo, el abuso sexual por parte de sacerdotes viola el aspecto más central de la vocación de un sacerdote, que es ser pastor y protector de su rebaño. Con el abuso sexual por parte de los sacerdotes, quien debería haber estado protegiendo a los más vulnerables del rebaño a menudo se convierte en la fuente de perdición para muchos.

Las consecuencias del movimiento pro-vida en los Estados Unidos aún están por verse. Durante décadas, el pueblo estadounidense ha sido más pro-vida que los tribunales (o sus conferencias episcopales) han permitido que lo sean. Miles de miles de leyes han sido anuladas por tribunales pro-aborto que aseguran casi el 100% de cobertura para la industria del aborto bajo demanda. Pero, ¿y si, como resultado de los casos clericales de abuso sexual homosexual, incluso estos intentos fallidos de aprobar leyes pro-vida imperfectas son abandonados por la mayoría de los Estados Unidos?

¿Qué pasa si después de 40 años de intentar cambiar la composición de la Corte Suprema, finalmente conseguimos un tribunal dispuesto a revocar Roe v. Wade, y luego resulta que la cultura secularista y la jerarquía católica ha destruido la Iglesia a tal punto que ya no existe el deseo de prohibir el aborto? ¿Qué pasa si el aborto depende de los estados (el escenario legal más probable) pero cada estado se convierte en Massachusetts?

¿Qué pasa si Estados Unidos pasa de ser la cuarta nación católica más grande, y la más financieramente generosa, a convertirse en una versión nacional de la Arquidiócesis de Boston, un páramo de católicos nominales?

Lo que está claro más allá de toda duda es que parte de la jerarquía de la Iglesia Católica se ha corrompido y mientras más pronto salga la verdad completa, más pronto podremos comenzar a reconstruir la Iglesia. No será fácil y no será rápido, pero tenemos la certeza de que pastores valientes e incontables sacerdotes y religiosos se pondrán de pie y la defenderán y nos recordarán que «¡Cristo nunca abandonará su Iglesia! La generó en ¡Su Sangre y continuamente la revive con Su Espíritu! »

Dios ayúdanos.

 

Fuente:

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33033

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.