Celebraciones con milicias populares

0 406

La solución del gobierno al problema de la inflación es poner a la juventud kirchnerista a hacer control de precios.          Joaquín Morales Solá    La Nación / Argentina / GDA 

Diez años después de un poder casi absoluto, el kirchnerismo acaba de depositar en manos de La Cámpora (las juventudes del kirchnerismo) la solución del problema inflacionario (al encargarles hacer control de precios).  (…) Podrá decirse que Cristina Kirchner usará a sus jóvenes camporistas para agravar la sensación de miedo que ya existe en algunos sectores sociales. Muchos empresarios no necesitan de La Cámpora para sentir miedo; con Guillermo Moreno (polémico Secretario de Comercio Interior) les sobra y les basta. (…)

El régimen venezolano ha copiado del cubano algunas prácticas similares de control y delación civiles. Cristina Kirchner se siente tan identificada con el gobierno venezolano que en la reunión de la Unasur, en Lima, poco después de las elecciones que Nicolás Maduro habría ganado por un puñado de votos, denunció un golpe de Estado en Caracas. Lo argumentó sosteniendo que la oposición al chavismo se atribuía la victoria. ¿Cómo? ¿Perder una elección es ahora un golpe de Estado? La Presidenta argentina quedó aislada en Lima con su extravagante teoría, sobre todo después de que la brasileña Dilma Rousseff volcara la balanza hacia una posición más racional.

En Lima hubo un esbozo del discurso oficial que se desplegará dentro de la Argentina. Cristina está acorralada por denuncias de corrupción que ella no responde, pero que la Justicia investiga. Los fiscales están tirando anzuelos en la pecera presidencial: Lázaro Báez (el amigo de Néstor Kirchner acusado de lavado de dinero) conduce directamente a la Presidenta. Las denuncias de corrupción coinciden con una clara y acelerada declinación de la Presidenta en las encuestas. Perdió unos 10 puntos de aceptación social en apenas un mes, según distintas mediciones de opinión pública. Su problema es que la corrupción presunta, el autoritarismo y el golpe a la Justicia son contemporáneos con la decadencia económica. En un discurso invertebrado y carente de una estructura, la Presidenta fue clara sólo cuando convocó al temor, al propio y al ajeno.

http://diario.elmercurio.com/2013/05/26/internacional/internacional/noticias/79FABC39-077C-499C-82BD-C02EE3701B53.htm?id={79FABC39-077C-499C-82BD-C02EE3701B53}

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.