Católicos ingleses critican el acuerdo entre el Vaticano y China

0 62

Un grupo de católicos ingleses se unieron para expresar su consternación por permitir que el gobierno ateo chino tenga un papel en la elección de los obispos católicos en un momento de creciente opresión.

Un diputado de larga data y un ex miembro del Parlamento Europeo se encuentran entre los nombres que han condenado el acuerdo. Un grupo de católicos ingleses, incluido un parlamentario de larga data, firmaron una carta conjunta en la que expresaban su «profunda consternación» por el acuerdo provisional del Vaticano con Pekín.

El parlamentario conservador Sir David Amess se unió a la ex diputada irlandesa Kathy Sinnott y al profesor David Paton para criticar al Vaticano por permitir que el gobierno ateo chino tenga un papel en la elección de los obispos en un momento de creciente opresión.

«Las autoridades chinas también han continuado hostigando, deteniendo o reteniendo indefinidamente e incomunicando a algunos de los principales clérigos católicos, incluidos los obispos Guo y Shao en el último año», dice la carta, publicada en el Catholic Herald de esta semana. Añade que desde la firma del acuerdo, el gobierno chino ha destruido dos santuarios marianos. «Todo esto ilustra el siniestro precedente del tratado chino-vaticano: los concordatos con los regímenes totalitarios europeos a principios del siglo XX», dice. «El cardenal Zen ha acusado al Vaticano de entregar su rebaño en la boca del lobo», concluyen los firmantes. «El juicio de la historia puede ser mucho más duro que eso».

AsiaNews informó el lunes que cuatro sacerdotes de la Iglesia Católica clandestina habían sido puestos bajo custodia policial por «adoctrinamiento». La publicación dijo que los sacerdotes estaban «siendo adoctrinados en la política religiosa del gobierno chino porque se niegan a inscribirse en la Asociación Patriótica».

El cardenal Zen, el ex obispo de Hong Kong, dijo anteriormente que el acuerdo era un paso hacia la «aniquilación» de la Iglesia en China. Si bien no se han anunciado los términos exactos del acuerdo, Zen expresó pesimismo. Mientras que el Papa puede vetar el nombramiento de un obispo aprobado por el Estado, «¿cuántas veces puede hacer eso realmente?», dijo Zen.

Lea la carta completa a continuación:

Los abajo firmantes, escribimos para expresar nuestra profunda consternación ante el «acuerdo provisional» negociado recientemente por la Santa Sede con la República Popular China.

Si bien la redacción oficial del acuerdo no ha sido divulgada, todos los indicios indican que el gobierno chino oficialmente ateo ha tenido un papel en la elección de los obispos católicos. Mucho peor aún que esto, sin embargo, bajo la presidencia de Xi Xinping, los católicos de China y otros grupos religiosos minoritarios, especialmente los musulmanes uigures, están sufriendo la represión más dura durante muchas décadas.

El informe anual de la Comisión Ejecutiva del Congreso de los Estados Unidos sobre China advirtió que el encarcelamiento de un millón de uigures en los campamentos de reeducación política orwellianos «puede ser el encarcelamiento más grande de una minoría étnica desde la Segunda Guerra Mundial, y que puede constituir crímenes de lesa humanidad». Las autoridades chinas también han continuado hostigando, deteniendo o reteniendo indefinidamente e incomunicando a algunos de los principales clérigos católicos, incluidos los obispos Guo y Shao en el último año.

En mayo de 2018, los obispos de la Asociación Patriótica Católica China (CCPA), impuestos por el estado, aprobaron un plan de cinco años para la «chinización» del catolicismo en China, lo que significa la conformidad obligatoria del cristianismo católico con la ideología política del gobierno chino. Desde 2017, las iglesias de Henan, Jiangxi, Zhejiang, Liaoning y Hebei han sido obligadas a destruir pancartas e imágenes con mensajes religiosos, a volar la bandera comunista china y a cantar el himno nacional en los servicios. Incluso a los niños se les ha prohibido ir a la iglesia. Solo en Henan, cientos de cristianos han sido arrestados y se les han confiscado Biblias, se han destruido más de 20 iglesias y se han eliminado o destruido aproximadamente 100 cruces y otros símbolos cristianos.

A la luz de estos abusos contra los derechos humanos y la naturaleza opresiva del régimen de Xi Jinping, no es de extrañar que la mala fe del gobierno chino se manifieste en la reciente destrucción de dos santuarios católicos marianos en China desde la firma del acuerdo. Todo esto ilustra el siniestro precedente del tratado chino-vaticano: los concordatos con los regímenes totalitarios europeos a principios del siglo XX.

El cardenal Zen ha acusado al Vaticano de entregar su rebaño en la boca del lobo. El juicio de la historia puede ser mucho más duro que eso.

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33559

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.