Castigo de EEUU a Cuba por apoyar a Venezuela es la acción correcta

0 75

EDITORIAL EL NUEVO HERALD 4 DE JUNIO DE 2019

Automóviles clásicos pasan este martes frente a la terminal de cruceros de La Habana. El Gobierno de EEUU prohibirá a partir de este miércoles los cruceros a Cuba y restringirá las visitas culturales de los ciudadanos estadounidenses, en un nuevo intento por castigar a la isla por su “papel desestabilizador” en Venezuela y Latinoamérica.

 ERNESTO MASTRASCUSA 

De repente y de una manera decisiva, el gobierno de Trump eliminó el martes la forma más popular de viajar a Cuba al prohibir que los cruceros lleguen a la isla: la medida fue un castigo financiero por el continuo apoyo de Cuba al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela.

Este es una decisión fuerte a la que no estamos acostumbrados: una administración de Estados Unidos que tiene una política dura hacia Cuba, algo que no veíamos desde los días de Ronald Reagan en los años 80.

Y el sur de la Florida está en el medio de estos cambios. Las cuatro compañías de cruceros más grandes del mundo: Carnival Corporation, Royal Caribbean International, Norwegian Cruise Line Holdings y MSC Cruises, todas con sede en el sur de la Florida, también se verán afectadas. Tienen barcos programados para navegar a Cuba, y al menos siete estaban programados para detenerse en la isla este mes. Eso ya no podrá seguir pasando.

Eso no es todo: el Departamento de Comercio también está prohibiendo a partir del miércoles que los viajes educativos, así como los barcos recreativos y de paseo, salgan de Estados Unidos y realicen una estadía temporal en Cuba.

El anuncio es la implementación de algunas de las nuevas políticas sugeridas por el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en Miami en abril pasado, donde dijo que los viajes no familiares a Cuba iban a ser reducidos. El senador republicano de Florida, Marco Rubio, elogió la medida. “La administración de Trump merece un gran crédito por responsabilizar al régimen cubano de sus políticas”, dijo Rubio, quien ha estado presionando para poner un fin al régimen de Maduro. Él tiene razón.

Cuba debe ser castigada por el apoyo continuo y por su participación en el mantenimiento de Maduro en el poder mientras Venezuela está colapsando, esto a pesar de la advertencia de Estados Unidos de que deje de inmiscuirse en ese país. El secretario de Comercio, Steve Mnuchin, dijo que Cuba está siendo castigada por “desempeñar un papel desestabilizador en el hemisferio occidental”. Es bueno escuchar que Estados Unidos está denunciando las acciones de Cuba de una manera enérgica.

Creemos que las nuevas restricciones enviarán un fuerte mensaje a Cuba para que se dé cuenta de que interferir en la crisis venezolana tiene un alto costo: van a recibir mucho menos dinero en efectivo desde Estados Unidos. El país está cerca de la bancarrota y su gente carece de alimentos y medicamentos. Estados Unidos están golpeando a Cuba, una isla que por mucho tiempo ha sido partidaria de cualquier país que desafíe a EEUU, donde más le duele: en la lucrativa industria del turismo.

Y limitar el dinero que genera el turismo está ocurriendo en un peor momento para Cuba, cuando la nación está entrando a lo que el gobierno le gusta llamar “periodo especial”: un periodo en donde habrá una falta de alimentos y combustible, que solía recibir de Venezuela.

Durante meses, la insistencia de Estados Unidos de que Cuba deje de interferir en Venezuela, como es costumbre, ha caído en oídos sordos del gobierno de la isla, que ha enviado suministros y mano de obra al país sudamericano. ¿Quién será el más afectado por esta acción? Los cubanos de a pie.

Pero la crisis en Venezuela debe ser resuelta antes de que sus consecuencias afecten a la región entera o se convierta en otra Cuba. El régimen de Maduro no solo está oprimiendo al pueblo venezolano, sino que también está afectando a la vecina Colombia, que ha visto a más de 1 millón de venezolanos llegar a su país.

Maduro secuestró la última elección de su país y debe abandonar el poder y permitir el regreso de la democracia a Venezuela. Estados Unidos tiene razón al presionar a Maduro. Cuba, por supuesto, un lugar donde los hermanos Castro permanecieron en el poder durante casi 60 años, está saboteando los esfuerzos de Estados Unidos para poner fin a la crisis de Venezuela. Hay que mencionar que el gobierno de Trump también ha estado trabajando con El Grupo de Lima, una alianza de 12 naciones que buscan restaurar la democracia en Venezuela a través de medios pacíficos.

El gobierno cubano se ha colocado estúpidamente en la línea de fuego de la administración Trump. En este juego político de graves consecuencias, dudamos que el gobierno de Trump vaya a parpadear.

https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/en-nuestra-opinion/article231186678.html#wgt=blogs

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.