ANIVERSARIO DE UNA LIBERACIÓN

0 391

Con un homenaje en Sala, los diputados abordaron desde la visión histórica y política la relevancia de la caída del muro, ocurrida el 9 de noviembre de 1989.

A nombre de la bancada de diputados de la UDI, Jaime Bellolio inició el homenaje señalando que este acontecimiento marcó “un antes y un después para quienes creemos en la lucha por la dignidad, por la libertad y por la sociedad”, y recordó a las personas que lucharon por su libertad, “pero que nacieron, crecieron y murieron a la sombra de ese muro, que más allá de ser una franja de concreto, custodiada día y noche por perros y soldados con órdenes de matar a quien intentara cruzarlo, significaba la imposición de un modelo por la fuerza de las armas y no de las ideas”.

Además, afirmó que su caída significó la consolidación de una estructura mundial que “hoy ha permitido el desarrollo de países que hace veinticinco años eran gobernados por ideas estatistas que solo contribuían a la desigualdad, a la falta de oportunidades y a la falta de libertad de todo orden”.

A continuación, el diputado Jorge Sabag (DC) ahondó en los datos históricos que se relacionan con el Muro. Recordó que en sus 28 años de existencia, se calcula que pudieron haber muerto hasta 270 personas, en su intento por cruzar “esa barrera irracional que separó, de un día para otro, a Alemania en dos, a causa de la incapacidad de los regímenes políticos para tolerar la sola existencia de un pensamiento distinto”.

Recalcó el fuerte simbolismo del Muro durante la Guerra Fría, tras la Segunda Guerra Mundial, con la Unión Soviética, por un lado, y Estados Unidos, Inglaterra y Francia, por el otro, enfrentados ideológicamente. Reafirmó finalmente el compromiso de todos los presentes en la Sala con la democracia y planteó que “este sistema político exige la confianza para que, aun con diferencias muy profundas, podamos ponernos de acuerdo”.

Por Renovación Nacional intervino el diputado José Manuel Edwards, quien exhortó a todos a realizar una reflexión y extraer conclusiones, porque la “construcción del Muro de Berlín, para muchos, responde a la pretensión de algunos de poder dirigir central y controladamente los aspectos más esenciales de la voluntad humana”, y su existencia “se explica por la inevitable desconfianza en la democracia que sufren la mayoría de las doctrinas marxistas” que conciben a las personas como si estuvieran en un permanente estado de inmadurez e incapacidad.

“La gran lección es que la realidad humana se aparta de las utopías teóricas cuando estas últimas se imponen, como sucedió en Alemania, pues siempre traen, sin excepciones, su consecuencia trágica y dolorosa. Los seres humanos no son sujetos de experimentación ni las sociedades, laboratorios. La libertad prevalece sobre la retórica y la mentira”, puntualizó Edwards.

El diputado Pepe Auth (PPD) enfatizó que, siendo adolescente, ingresó al Partido Socialista “porque representaba la idea de que la lucha por la igualdad no debía nunca sacrificar la libertad y que la lucha por la libertad no debía nunca sacrificar la lucha por la igualdad” y también porque el Partido Socialista, en plena guerra fría, se negaba a elegir “entre el águila imperial y sus ímpetus de asesinato de la voluntad de los pueblos para elegir sus destinos, en nombre de una supuesta libertad, y el oso soviético que hacía exactamente lo mismo en nombre del valor de la igualdad”.

En ese sentido, sostuvo que el Muro de Berlín fue justamente “la expresión del asesinato de la libertad en nombre de la protección de la igualdad” y “dividió al mundo, de manera ignominiosa, en dos mitades y fue la justificación para anular, intentar eliminar, controlar y perseguir el impulso consuetudinario de los pueblos por buscar su propio camino”.

El diputado Auth concluyó su alocución insistiendo que “hoy sigue habiendo muros” y que la vocación y voluntad que se pone para celebrar la caída del muro de Berlín “debemos ponerla para derribar todos los muros, porque aquí, en la lucha por la libertad y en la aspiración de armonizar la lucha por la libertad y la igualdad, no caben los dobles estándares”.

A nombre de la bancada del Partido Comunista y la Izquierda Ciudadana, intervino el diputado Daniel Núñez, quien hizo hincapié en la solidaridad de la República Democrática Alemana, que recibió a cientos y miles de exiliados perseguidos por la dictadura militar; pero reconoció que “hay aspectos del régimen político” de ésta, “con los cuales no nos identificamos ni nos llenan de orgullo”.

El legislador recalcó que se atribuye a la caída del Muro “la desaparición del llamado campo socialista”, pero recordó “la forma incruenta como cayeron dichos regímenes, donde los ejércitos de los países socialistas no emplearon sus armas contra su pueblo y, donde los gobiernos colapsaron en medio de manifestaciones ciudadanas masivas, no exentas de episodios de violencia, pero muy lejanas de la barbarie que vivimos los chilenos luego del golpe de Estado de 1973”.

Por último, se dirigió “al pueblo chileno, a los trabajadores, a los estudiantes, a los pueblos originarios, a los jóvenes y mujeres de Chile” para decir “que hoy, a 25 años de la caída del socialismo en Europa del Este, los sueños y utopías por construir una sociedad más justa están más vivos que nunca”.

Finalmente intervino en el homenaje, a nombre del Comité Independiente, el diputado Gabriel Boric, quien remarcó que “hay una Izquierda que hoy tiene que ser capaz de despercudirse de lo que fue la tiranía de la Unión Soviética y atreverse a decir, con voz fuerte y la frente en alto, que ahí no se construyó el modelo que queremos para nuestros países, que la Stasi fue lo mismo que la Dina y que ante dictaduras de tal calibre no cabe ni un centímetro de ambigüedad”.

Agregó que “se pretende utilizar” la conmemoración de los 25 años de la caída del Muro de Berlín para hacer creer “que con su caída también se cayeron los ideales de quienes defendemos los principios de la Izquierda”, pero, indicó el diputado Boric, “no se cayeron los principios de igualdad y de soberanía de los pueblos; no se cayeron con él, desde ningún punto de vista, los derechos de los explotados y los oprimidos a tomar parte en la lucha de clases que ellos niegan”.

Por último, también sostuvo que hoy existen muros de segregación en nuestro país, que “dependiendo del tamaño de la billetera la salud a la que se puede acceder, la calidad de la educación a la que se tiene derecho y la pensión con que se jubilará”.

Fuente: prmid=120585http://www.camara.cl/prensa/noticias_detalle.aspx?prmid=120585

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.