Análisis: Hugo Chávez, el heredero perdido de Fidel Castro

0 97

El fallecido venezolano fue la persona que mejor encarnó las ideas de Castro en las últimas décadas en toda América Latina.

HABANA.- Con la muerte de Hugo Chávez, también Cuba ha perdido al gran líder político que añoraba tras la lenta desaparición pública de Fidel Castro. Admirador confeso y amigo íntimo del revolucionario cubano, el venezolano fue la persona que mejor encarnó las ideas de Castro en las últimas décadas en toda América Latina.

Chávez se encargó no sólo de socorrer con petróleo a la atribulada Cuba de las penurias económicas, sino también de insuflar aire fresco a las ideas políticas de Fidel. Si Castro fue para Chávez el gran modelo a seguir, también Chávez fue para Castro su heredero ideal en las tribunas del subcontinente.

“Para mi hermano Chávez, campeón olímpico de nuevas ideas socialistas”, le escribió el ex Presidente cubano al venezolano en la dedicatoria de un libro que le regaló en 2006 en La Habana. “Fidel siempre ha sido un Quijote (…), pero un Quijote victorioso, invencible”, decía por su parte Chávez sobre su “amigo” y “mentor”.

Con su fino olfato político, el revolucionario cubano había reconocido temprano al futuro líder de masas. “Esperé a Chávez en el aeropuerto, lo conduje al lugar de su hospedaje y conversé con él durante horas, intercambiando ideas”, recordó el propio Castro en una carta sobre el presidente venezolano, teñida ya de pesar por la inminente muerte de su discípulo.

No sólo los ideales de izquierda unían a ambos, sino también su particular estilo de hacer política. Tanto Castro como Chávez construyeron aparatos de gobierno modelados en torno a su persona. Y los dos eran ídolos de masas consumados, que encadilaban a su público desde la gran tribuna.

Brillante, agudo y carismático Fidel Castro, contundente, directo y lenguaraz Hugo Chávez. De su mentor heredó el venezolano términos como el del “Imperio” para fustigar a Estados Unidos, y a Castro se refirió también a menudo para enarbolar la bandera de la emancipación en América Latina.

Si el libertador venezolano Simón Bolívar es la figura histórica que representa por excelencia el proyecto socialista de Chávez, Fidel Castro es posiblemente el líder político vivo al que más ha elogiado en sus discursos.
Chávez fue la figura que sucedió a Fidel Castro como icono de la izquierda latinomericana cuando la imagen del cubano empezaba a desgastarse. “Lo quiero por sobre todas las cosas”, dijo sobre el venezolano a la agencia DPA en 2012 el astro del fútbol argentino Diego Maradona, admirador declarado de Castro.

Las visitas de famosos cautivados por las revoluciones latinoamericanas, reservadas en los 60 a Fidel Castro, también empezaron a llegar a Caracas a comienzos del siglo XXI. El cineasta Oliver Stone, el actor Sean Penn o el filósofo Noam Chomsky son o fueron algunos de los más conocidos admiradores de Chávez, así como en otra época lo eran Jean-Paul Sartre o Julio Cortázar del líder cubano.

La solidaridad de Chávez con Cuba no se limitó a las declaraciones públicas. Caracas apoya desde hace años a La Habana con unos 100.000 barriles de crudo diarios, vendidos en condiciones muy favorables a cambio de servicios médicos y educativos de la isla en los barrios más pobres de Caracas y otras ciudades venezolanas.

Cuba y Venezuela “son una sola nación”, dijo también en alguna ocasión Chávez, artífice del concepto de la “Venecuba” como corazón del bloque socialista latinoamericano.

NOTA ORIGINAL EMOL

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.