Más gobierno, menos leyes

0 18

Mauricio Vargas         “El Tiempo” de Bogotá        16-IX- 2018

Algunos medios de comunicación parecen afectados de bipolaridad –si los siquiatras me permiten el término–: por un lado, han sido críticos severos –y con razón– de la ‘mermelada’, esos billones de pesos anuales en contratos asignados por recomendación –y para beneficio– de decenas de congresistas; pero, por el otro, cuestionan al presidente Iván Duque por no haber conformado aún mayorías en el Senado y la Cámara, para sacar adelante su agenda legislativa. Acostumbrados los parlamentarios a la criminal ‘mermelada’, lo que tendría que hacer Duque para esas mayorías sería entregar más jalea.

La declaración de ‘independencia’ de los liberales y de Cambio Radical, así como la postura opositora de algunos de los más connotados ‘enmermelados’ del santismo, demuestra que, al menos en el arranque, la nueva administración no los está untando con la adictiva confitura. Incluso en el Centro Democrático, el partido del Presidente, algunos se quejan de que nada les dan. Eso explica que el Ejecutivo tenga desde ya problemas para encontrar apoyo en el Capitolio.

Prefiero que el Gobierno sacrifique eventuales mayorías en el Congreso, con tal de no otorgar ‘mermelada’. Un indicio positivo: el presupuesto, en discusión en las comisiones económicas, no incluye cupos indicativos, la esencia misma de la ‘mermelada’. Se trataba de partidas que los congresistas recomendaban de manera semi-secreta para supuestos proyectos y cuyos contratistas, los parlamentarios, señalaban a cambio de una tajada del negocio: la obra no se hacía o quedaba a medias.

El gobierno Santos dejó raspada la olla presupuestal, con casos escandalosos como que la plata del Programa de Alimentación Escolar (PAE) no alcanzaba para terminar este año, y el nuevo gobierno tuvo que hacer recortes aquí y allá para completarla. Entonces, no hay mucho margen distinto de la reforma tributaria –polémica como todas– que prepara el Ministerio de Hacienda, así como más recortes en gasto.

Gobernadores y alcaldes les han pedido a los congresistas de sus regiones que apoyen la tributaria para que el año entrante haya plata para inversión. Esperemos que estos recursos sean manejados con transparencia y que el propio Gobierno impulse mecanismos de seguimiento –veedurías públicas incluidas–, como una parte de los talleres que el Presidente hace cada semana en las regiones. Habrá que estar muy vigilantes.

De todos modos, sin ‘mermelada’ es posible que el primer periodo de sesiones de este Congreso no resulte muy pródigo en leyes. Hasta mejor: cada año, el Congreso colombiano aprueba más de un centenar de leyes, con muy escaso debate público, y así como hay unas pocas buenas, hay un montón que son meros saludos a la bandera y otras muchas que van cargadas del veneno de algún negociado.

El Gobierno tiene variados mecanismos para resolver cientos de asuntos por la vía de decretos y resoluciones. Las medidas de ahorro presupuestal, tan necesarias para que el país no vaya a la quiebra, las ha comenzado a tomar el Presidente sin necesidad de ir al Congreso. Los graves problemas de seguridad en varias regiones que el gobierno pasado descuidó de manera indolente no necesitan leyes, sino ejercicio efectivo e inteligente de la fuerza militar, policial y de justicia. En frentes como la salud o la infraestructura, lo urgente no son nuevas leyes sino una juiciosa administración que cuide los recursos y vigile la ejecución: menos leyes y más administración y más gobierno, lo que, de paso, nos ahorra la ‘mermelada’.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/mauricio-vargas/mas-gobierno-menos-leyes-mauricio-vargas-268874

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.