Desconcertante ceremonia episcopal

1 593

Como es costumbre en la Iglesia, al menos en Chile, siempre que hay una nueva ordenación episcopal, asisten el Nuncio y los Obispos ya consagrados.

Esta tradición se repitió hace pocas semanas en la ciudad de Arica, en la consagración episcopal de Monseñor Moisés Aishan, que tomó posesión del gobierno eclesiástico de esa diócesis.

Sin embargo, lo que no es costumbre –al menos hasta ahora– es que los Obispos consagrantes y el consagrado participen de un culto pagano al sol.

Por este motivo la extraña ceremonia ocurrida por ocasión de la consagración del nuevo Obispo de Arica, produjo con justificación una profunda perplejidad entre los católicos del mundo entero.

Como se puede apreciar en las fotos que aparecen publicadas en la página web Iglesia.cl, los obispos presentes, entre los cuales el Nuncio y el Cardenal Ezzati, se inclinaron revestidos con los ornamentos episcopales ante una especie de altar callejero dedicado a los “dioses” Pachamama (tierra), Tata Inti (sol) y a los Malkus (espíritus de las montañas).

Posteriormente, el “sacerdote”  inca impuso  collares de papel de colores llamativos al nuevo  Obispo Atisha.

No hay ninguna posibilidad de equívoco en la ceremonia pagana. Ella no tiene ningún sentido cristiano ni católico y en todas sus exterioridades remonta a los cultos originarios de las supersticiones paganas, antes de la venida de la Fe.

Sin embargo, no se trata de un ídolo antiguo en vías de desaparición. Al contrario, es uno de los nuevos ídolos del mundo moderno; la revalorización de todo lo que dice relación con los indígenas, sus costumbres, cultos y prácticas ancestrales. Es claro que esa revalorización representa una especie de venganza contra la Fe católica, que limpió nuestro continente de todas esas supersticiones y cultos, a veces criminales.

Por ello, la revalorización de esta ceremonia indígena constituye un contrasentido de la obra evangelizadora de 500 años en nuestro suelo.

Quizá, algún lector podrá alegar que los Obispos lo hicieron en seguimiento a las indicaciones de SS Francisco, quien recomendó que los Pastores vayan a “la periferia”, y que “tengan olor a oveja”.

Quien así pensara interpretaría mal las palabras del Papa,  pues no podría el Vicario de Cristo recomendar algo que es lo opuesto de aquello que el salmista ya decía: “todos los dioses de los paganos son demonios” (Salmo 96.5) y que el Apóstol reafirmó con energía: “ digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios” (1 Corintios 10:20).

La participación de los Obispos en esta ceremonia no puede dejar de desorientar a los fieles, pues parece indicar que no existen diferencias entre los cultos y creencias católicas y las paganas, y que todas ellas conducen igualmente a Dios. Si esto fuera así, ¿para qué entonces consagrar un obispo en tierras donde ya existían antes “sacerdotes” del “dios” sol?

Son las desviaciones del falso ecumenismo, que, en vez de procurar acercar las almas a la única Verdad, Nuestro Divino Redentor, mezclan las varias religiones en una especie de “supermercado” de cultos, donde cada uno escoge algo para la suya, según sus conveniencias, preferencias y caprichos personales o tribales.

No queremos juzgar las intenciones de los participantes del extraño rito, lo que ponderamos es que este hecho, objetivamente, es lo contrario de lo que se pide a un Maestro en la Fe:

Es responsabilidad principal del Obispo vigilar sobre la ortodoxia y la integridad de la enseñanza de la doctrina cristiana, sin titubear en hacer uso de su autoridad cuando el caso lo requiera. Corrija oportunamente a aquellos que se atrevan a proponer doctrinas contrarias a la fe y, en caso de falta de enmienda, los prive de la facultad de predicar o enseñar”. ([i])

 



[i] “APOSTOLORUM SUCCESSORES”DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO PASTORAL DE LOS OBISPOS

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cbishops/documents/rc_con_cbishops_doc_20040222_apostolorum-successores_sp.html#Capítulo V

 

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.