No hay tiempo que perder

“Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”

¡En defensa del derecho de confesión!


Estimado Sr. (a)


¡¡¡Ya basta!!!


Los Diputados que aprobaron el proyecto de obligación de violar el secreto de la confesión se transformaron en nuevos Diocleciano, perseguidores de los católicos. 


No podemos quedar callados delante de esta flagrante violación de nuestra libertad de profesar nuestra religión y de poder recibir el sacramento de la confesión sin que el poder civil se entrometa en ello.

Ningún país comunista, a pesar de la implacable persecución que organizaron, nunca aprobaron una ley de esta naturaleza. 


Manifieste su rechazo ahora mismo al Presidente de la Comisión de Constitución del Senado. 


No hay tiempo que perder. Hoy es por el tema de los abusos a los menores y mañana será por cualquier otra causa. 


Y, al mismo tiempo que los diputados se dicen tan preocupados por el abuso de los menores autorizan la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, quitándoles el referente de padre y madre con el cual todo niño se debe educar.


Por un lado se dice proteger de los abusos y por el otro se lo perjudica para toda la vida por la ausencia de un padre y una madre.


¡Hasta cuando!


Proteste hoy mismo al Presidente de la Comisión de Constitución del Senado expresando su total rechazo al proyecto que viola el secreto de la confesión sacramental.


Lo mantendré al tanto de esta gestión que Ud. y yo comenzaremos de inmediato. 


No deje de enviárselo a sus amigos y contactos para viralizar nuestro total rechazo. 


Mis cordiales saludos


Carlos del Campo García Huidobro


Credo; pasado, presente y futuro de Chile.


PS: Esto es más grave que un tema de vida o muerte. Puede significar la muerte eterna de miles de chilenos que no se acerquen a la confesión por temor a que el sacerdote sea obligado a revelar la materia.


¡Apoyanos! 

Llegamos a 1500 personas

Llegamos a 6200 personas

Llegamos a 15000 personas

¡Dona y ayúdanos a llegar a más personas!

Credo, pasado y futuro de Chile.

Por un Chile autentico, cristiano y fuerte.

Comparte esta Campaña

Credo Chile © 2019