¡Alto a la desfiguración de la Catedral de Notre-Dame!

Después del incendio que destruyó la flecha, el techo y una parte de la bóveda de Notre-Dame de Paris, el Sr. Emmanuel Macron proyecta recurrir al arte contemporáneo para reconstruir en la precipitación la Catedral. Con este fin, el Primer Ministro anunció el lanzamiento de un concurso internacional de arquitectos. 


Algunos arquitectos como Olivier Leclercq piensan reinterpretar la flecha elegante de Viollet-le-Duc imaginando “por ejemplo, un agujero con una suerte de flecha en negativo hacia abajo”. Según el Profesor Babeau, presidente del Instituto Sapiens, « otros proponen reemplazar la aburrida techumbre por un magnífico invernadero que sería una especie de espacio laico transparente”. 


De acuerdo con los fundadores de la primera agencia de arquitectura de Francia, Denis Valode y Jean Pistre “hay que evitar absolutamente la organización de un concurso, con arquitectos venidos del mundo entero, que no conocen el tema y querrán aprovechar para marcar sobre la construcción una creatividad arquitectónica inoportuna”.


¡Hay modas que hacen más mal que revoluciones, advertía Victor Hugo!


Notre-Dame de Paris es un lugar sagrado cuya armonía debe ser preservada. La única solución digna de esta joya de la Civilización Cristiana es su restauración idéntica.


Por favor, hágaselo saber de inmediato al Sr. Emmanuel Macron y a su Ministro de la Cultura firmando esta petición que les es dirigida.

¡Firma y contribuye a mantener Notre-Dame en su estado original!

¡Detengamos la desfiguración de Notre Dame!

La conmoción producida en el mundo entero por el incendio de la Catedral de Notre-Dame y la caída de su flecha suscita en todos los países un ardiente deseo de verla restaurada. 


He tomado conocimiento que Ud. considera un “gesto arquitectónico contemporáneo” para su reconstrucción y que un concurso de arquitectos sería abierto para ello.


Aventurarse a introducir el arte contemporáneo en la Catedral de Notre-Dame significaría desfigurar este símbolo del arte medieval que maravilla cada año a 13 millones de visitantes. Sería un atentado a la identidad cristiana de Francia que mancharía para siempre su gobierno.


Yo me asocio a los franceses que veneran la Catedral de Notre-Dame de Paris tal como la han dejado sus nueve siglos de historia para pedirle que renuncie a sus proyectos y de restaurarla de modo idéntico.


Sr. Presidente, Sr. Ministro de la Cultura, los saluda con mi alta y vigilante consideración.

Credo, pasado y futuro de Chile.

Por un Chile autentico, cristiano y fuerte.

Logo